Ocho autores franceses imprescindibles que debes leer

Además de Modiano, Piketty y Carrère, escritores de todo tipo conquistan las librerías

Vestido de novia
Pierre Lemaitre

Pierre Lemaitre (París, 1951) se ha convertido en una celebridad literaria con su gran novela sobre las heridas de la Primera Guerra Mundial, Nos vemos allá arriba (Salamandra), con la que ganó el Goncourt. Sin embargo, en Francia ya era un escritor reconocido y respetado en uno de los géneros que más se han cultivado en este país: el policiaco (¿qué sería de la novela negra universal sin la Serie Noire de Gallimard?). Vestido de novia (Alfaguara) es un contundente thriller, cuya trama está plagada de sorpresas y recovecos.

Junto a Maylis de KerangalNacimiento de un puente (Anagrama)— y Marie NDiayeTres mujeres fuertes (Acantilado)—, Agnès Desarthe (París, 1966) pertenece a una generación de escritoras francesas nacidas en los sesenta que han ido forjando una obra cada vez más sólida, con una gran repercusión en su país. Agnès Desarthe relata en Cómo aprendí a leer (Periférica) su relación con las letras y, a la vez, repasa entre el cariño y la ironía la cultura francesa. Mondadori había publicado sus dos títulos anteriores: Un secreto sin importancia y Cinco fotos de mi mujer.

Autor de Hombres (Anagrama), una impresionante novela sobre la guerra y sobre una de las grandes sombras de la historia reciente de Francia (el conflicto de Argelia), Laurent Mauvignier (Tours, 1967) es uno de los más interesantes novelistas actuales. Lejos de ellos, que acaba de ser rescatada por Cabaret Voltaire, es su primera novela, en la que relata una oscura historia familiar. Es autor de una de las principales novedades de la rentrée literaria francesa, Autour del monde, en el que une a varios personajes a través del terremoto de Japón de 2011.

El francés ha sido siempre una lengua de acogida. El irlandés Samuel Beckett, los rumanos Eugène Ionesco y Emil Cioran o el lituano Romain Gary son clásicos franceses que nacieron en otras lenguas. La red de liceos y las antiguas colonias han continuado esa tradición en la que se inscriben ahora autores como Atiq Rahimi, que ganó el Goncourt con La piedra de la paciencia (Siruela). El checo Milan Kundera (Brno, 1929) ha sido el último en cruzar el Rubicón de la lengua y ha escrito sus últimas cuatro novelas en francés, entre ellas La fiesta de la insignificancia (Tusquets).

Georges Duby defendió que la historia tenía que ser, ante todo, un género literario. Algunos de los mejores prosistas franceses son investigadores y, a la vez, clásicos de la lengua, nombres como Claude Lévi-Strauss, Fernand Braudel, Jean-Pierre Vernant, Jacqueline de Romilly o Gaston Bachelard. El último superviviente de aquella generación de sabios fue Jacques Le Goff (1924-2014), fallecido en abril y que, junto a Duby, explicó la Edad Media a través de libros como La civilización del Occidente medieval (Paidós).

Fernando Savater escribió sobre ella que es “una de las mejores novelistas francesas del momento, en cualquier género y categoría”. Fred Vargas (París, 1957), paleozoóloga experta en la peste negra, es una de las escritoras más interesantes y originales de Europa, con sus series del comisario Adamsberg y de los Tres Evangelistas. Sus libros, novelas negras como Huye rápido, vete lejos (Siruela) que enganchan casi desde el arranque, no se parecen a nada que se haya leído anteriormente, son un constante tour de force.

on su obra Arte, Yasmina Reza alcanzó un éxito que logran muy pocos dramaturgos. Junto a Ana Gavalda, Muriel Barbery y Katherine Pancol —aunque a cierta distancia literaria—, es una presencia constante en las listas de más vendidos. Su libro sobre el expresidente Nicolas Sarkozy, El alba, la tarde o la noche, es un apasionante retrato de la política. Anagrama acaba de editar en castellano Felices los felices, en el que narra las historias de 18 personajes que, sólo aparentemente, no tienen nada que ver entre ellos.

En ningún otro lugar, los tebeos ocupan un espacio tan destacado como en Francia y Bélgica. Más allá de los nuevos clásicos del género, desde Tardi hasta Manu Larcenet o Sfar, uno de los autores más interesantes es Emmanuele Guibert (París, 1964), que mezcla la fotografía con el dibujo para hacer experimentos tan interesantes como El fotógrafo, sobre la guerra civil en Afganistán. La infancia de Alan forma con La guerra de Alan un lúcido recorrido por el siglo XX a través de la biografía de un estadounidense.

 

Lorena Lacaille

Stephen King’s Top 20 Rules for Writers

In one of my favorite Stephen King interviews, for The Atlantic, he talks at length about the vital importance of a good opening line. “There are all sorts of theories,” he says, “it’s a tricky thing.” “But there’s one thing” he’s sure about: “An opening line should invite the reader to begin the story. It should say: Listen. Come in here. You want to know about this.” King’s discussion of opening lines is compelling because of his dual focus as an avid reader and a prodigious writer of fiction—he doesn’t lose sight of either perspective:

We’ve talked so much about the reader, but you can’t forget that the opening line is important to the writer, too. To the person who’s actually boots-on-the-ground. Because it’s not just the reader’s way in, it’s the writer’s way in also, and you’ve got to find a doorway that fits us both.

This is excellent advice. As you orient your reader, so you orient yourself, pointing your work in the direction it needs to go. Now King admits that he doesn’t think much about the opening line as he writes, in a first draft, at least. That perfectly crafted and inviting opening sentence is something that emerges in revision, which can be where the bulk of a writer’s work happens.

Revision in the second draft, “one of them, anyway,” may “necessitate some big changes” says King in his 2000 memoir slash writing guide On Writing. And yet, it is an essential process, and one that “hardly ever fails.” Below, we bring you King’s top twenty rules from On Writing. About half of these relate directly to revision. The other half cover the intangibles—attitude, discipline, work habits. A number of these suggestions reliably pop up in every writer’s guide. But quite a few of them were born of these relate directly to revision. The other half cover the intangibles—attitude, discipline, work habits. A number of these suggestions reliably pop up in every writer’s guide. But quite a few of them were born of Stephen King’s many decades of trial and error and—writes the Barnes & Noble book blog—“over 350 million copies” sold, “like them or loathe them.”

1. First write for yourself, and then worry about the audience. “When you write a story, you’re telling yourself the story. When you rewrite, your main job is taking out all the things that are not the story.”

2. Don’t use passive voice. “Timid writers like passive verbs for the same reason that timid lovers like passive partners. The passive voice is safe.”

3. Avoid adverbs. “The adverb is not your friend.”

4. Avoid adverbs, especially after “he said” and “she said.”

5. But don’t obsess over perfect grammar. “The object of fiction isn’t grammatical correctness but to make the reader welcome and then tell a story.”

6. The magic is in you. “I’m convinced that fear is at the root of most bad writing.”

7. Read, read, read. ”If you don’t have time to read, you don’t have the time (or the tools) to write.”

8. Don’t worry about making other people happy. “If you intend to write as truthfully as you can, your days as a member of polite society are numbered, anyway.”

9. Turn off the TV. “TV—while working out or anywhere else—really is about the last thing an aspiring writer needs.”

10. You have three months. “The first draft of a book—even a long one—should take no more than three months, the length of a season.”

11. There are two secrets to success. “I stayed physical healthy, and I stayed married.”

12. Write one word at a time. “Whether it’s a vignette of a single page or an epic trilogy like ‘The Lord of the Rings,’ the work is always accomplished one word at a time.”

13. Eliminate distraction. “There’s should be no telephone in your writing room, certainly no TV or videogames for you to fool around with.”

14. Stick to your own style. “One cannot imitate a writer’s approach to a particular genre, no matter how simple what that writer is doing may seem.”

15. Dig. “Stories are relics, part of an undiscovered pre-existing world. The writer’s job is to use the tools in his or her toolbox to get as much of each one out of the ground intact as possible.”

16. Take a break. “You’ll find reading your book over after a six-week layoff to be a strange, often exhilarating experience.”

17. Leave out the boring parts and kill your darlings. “(kill your darlings, kill your darlings, even when it breaks your egocentric little scribbler’s heart, kill your darlings.)”

18. The research shouldn’t overshadow the story. “Remember that word back. That’s where the research belongs: as far in the background and the back story as you can get it.”

19. You become a writer simply by reading and writing. “You learn best by reading a lot and writing a lot, and the most valuable lessons of all are the ones you teach yourself.”

20. Writing is about getting happy. “Writing isn’t about making money, getting famous, getting dates, getting laid or making friends. Writing is magic, as much as the water of life as any other creative art. The water is free. So drink.”

 

Cuento: Corazón Delator de Edgar Allan Poe.

Escritor, periodista y crítico literario americano, Edgar Allan Poe es conocido por su narrativa de horror romántica y su maestría del relato de influencia gótica, siendo considerado uno de los grandes maestros de la literatura universal y padre del género detectivesco.

Huérfano de padre y madre, Poe pasó por una educación irregular, de Estados Unidos a Escocia e Inglaterra, hasta su breve paso por la Universidad de Virginia y por el ejército, si bien la pulsión por la literatura del joven autor le llevó a dedicarse a la escritura.

Poe comenzó a trabajar para diversos periódicos y revistas con los que se ganaba a duras penas la vida. Viajó por varias ciudades de California junto con su esposa, Virginia Clemm -que también era su prima-, que sólo contaba con 13 años de edad. Su muerte en 1847, apenas cumplidos los 24, significaría el derrumbe psicológico de Poe, que se tradujo en algunas de sus mejores y más oscuras obras al tiempo que se abandonaba al alcohol y las drogas.

Con anterioridad a la muerte de su esposa, Poe ya había sido incapaz de mantener un empleo fijo en los periódicos con los que colaboraba debido a su alcoholismo, que trataba de controlar. En 1845 publicó el que sería su poema más celebrado, El cuervo.

Poe practicó varios géneros a lo largo de su carrera literaria, tratando de una manera casi obsesiva temas como la muerte, el entierro en vida o el duelo. En este sentido son muy conocidos relatos como El pozo y el péndulo, La máscara de la muerte roja, El corazón delator o Berenice, entre muchos otros.

Además, Poe creó al primer detective moderno de la literatura, Auguste Dupin, personaje que influyó inequívocamente a autores como Arthur Conan Doyle o Agatha Christie.

En 1849, Poe apareció desorientado, vestido con ropas que no eran suyas y  vagando por las calles de Baltimore. Fue llevado a un hospital, pero no pudo recuperar el habla coherente para explicar qué le había pasado. La causa de su muerte no se aclaró y se ha especulado desde entonces con problemas de drogas, meningitis, sífilis o incluso rabia.

La influencia posterior de Poe en la cultura, tanto popular como académica, ha ido creciendo con el tiempo y en la actualidad es una figura incontestable, cuyos cuentos han sido llevados al cine en numerosas ocasiones e incluso ha pasado a formar parte, como personaje, de numerosos libros, episodios televisivos o largometrajes.

 

Pearl S. Buck vuelve con un inédito 41 años después de muerta

“Dormía en aguas tranquilas. Lo cual no quería decir que su mundo estuviera siempre inmóvil. Había veces en que el movimiento, incluso un movimiento violento, se hacía evidente en su universo…”.

Son las primeras de las últimas palabras de Pearl S. Buck, la popular Nobel de literatura estadounidense que regresa a las librerías con El eterno asombro (Ediciones B). Una novela inédita, 41 años después de muerta y 85 de su primera obra. Un libro que estuvo perdido casi 40 años y que apareció misteriosamente en 2012. ¿Dividirá a la crítica y al público, como lo hizo con sus casi 85 libros, entre ellos La buena tierra, El patriota, La estirpe del dragón y La gran dama?

“Mis conversaciones con mi madre acerca de las críticas adversas a su trabajo por parte de los críticos profesionales o académicos me hicieron comprender que ella sentía que el público lector era el árbitro final de su trabajo. El público amaba sus obras cuando estaba viva y miles de personas, jóvenes y viejos, todavía la leen y admiran. Ellos son los mejores jueces de su obra literaria”, sentencia Edgar Walsh, uno de los siete hijos adoptivos que tuvo Buck y su albacea literario, a través del correo electrónico.

El eterno asombro es una obra cuyo proceso de escritura, extravío, hallazgo y publicación tiene un cuento en sí mismo. Era el libro en el cual trabajaba Buck cuando murió el 6 de marzo de 1973, casi en la ruina, en Danby, Vermont (Estados Unidos). Así acabó sus días la escritora que acercó China y otros países asiáticos a los lectores de su país y de Occidente, que abogó por los derechos civiles, de la mujer y de las minorías y fundó la primera agencia de adopción, Wellcome house, que aceptaba niños orientales y mestizos. Toda una vida dedicada a luchar por la igualdad y contra los prejuicios.

El rastro de todo eso está en esta novela: la identidad, el mestizaje cultural y el aprendizaje y la búsqueda del individuo ante sí mismo y su lugar en un mundo que parece ajeno a su concepción de la vida. Eso es El eterno asombro personificado en Randolph Colfax, un muchacho que recorre medio mundo, llegará a una Corea desmilitarizada donde cambiará su vida y luego descubrirá el amor.

Esta es la última historia de Pearl S. Buck. Ella murió a los 80 años, y el manuscrito inacabado desapareció. Sus últimos años, recuerda Walsh, “habían sido caóticos: se había mezclado con personas que codiciaban su fortuna y que la habían alejado de su familia, amigos, empleados y editores”. Sus siete hijos no tuvieron acceso a sus bienes y alguien escamoteó el manuscrito y una copia mecanografiada “de los que nadie tuvo noticia durante 40 años”.

Hasta 2012, cuando ese diciembre Walsh se enteró de que una mujer había adquirido el contenido de un trastero de alquiler en Fort Worth (Texas). Allí descubrió el manuscrito autógrafo, de unas 300 páginas, y quiso venderlo a la familia Buck. Para entonces sus hijos ya habían recuperado el control del legado y patrimonio de su madre; aunque habían desaparecido muchas cosas, entre ellas el manuscrito de La buena tierra, premio Pulitzer de 1931 y uno de los libros más vendidos de la época. No se sabe que suerte correrá El eterno asombro cuyo comienzo continúa así:

“…El cálido fluido que lo envolvía podía mecerlo, incluso podía llegar a zarandearlo, de modo que abría los brazos instintivamente, sacudía las manos y abría las piernas como lo hacen las ranas cuando se lanzan de un salto…”.

Las principales aportaciones de su obra, asegura Edgar Walsh, “eran elevar la conciencia de millones de lectores de la vida en los países y sociedades distintas de las suyas”. Desde esa segunda obra titulada La buena tierra, sobre China, las siguientes las situó en países como India, Corea o Estados Unidos. Muchas de sus historias, recuerda su hijo, “se refieren a la lucha de la gente común contra la pobreza, la corrupción política y personal, los malos gobiernos y los conflictos morales de siempre. Ella era una firme defensora de los derechos de las mujeres y por los derechos de las minorías”. Destaca que las obras de su madre siempre eran muy accesibles y legibles: “No quería escribir prosa oscura y difícil. Incluso en sus escritos políticos ella era directa en sus análisis de las cuestiones de derechos humanos y políticos”.

Todo eso la llevó a convertirse en una especie de Nobel prodigio: el escritor que con solo nueve años de estar publicando obtuvo el galardón y se convirtió en uno de los más jóvenes en recibirlo con 46 años. Era hija de un misionero presbiteriano que llegó a China por primera vez acompañado de su mujer en 1880. Pero durante una visita de ellos a Estados Unidos fue cuando nació la escritora, el 26 de junio de 1892. Cinco meses después regresaron a China donde ella viviría hasta los 40 años, con intervalos de estudios en su país, entre 1910-1914 y 1925 y 1926.

Pearl S. Buck se convertiría en una escritora prolífica. Publicó un total de 43 novelas, 242 cuentos, 37 relatos infantiles, 28 obras de no ficción, 18 guiones para cine y televisión y cerca de 600 artículos. El eterno asombro será su novela número 44. Inacabada. La importancia de publicarla, dice Edgar Walsh, radica en que “es una oportunidad única para conocerla de verdad y comprender sus sentimientos y convicciones”. La continuación del comienzo de este inédito da más pistas:

“…No es que supiera nada de ranas; todavía no había llegado el momento para eso. Todavía no le había llegado el momento de saber. El instinto era aún su único recurso. Se pasaba la mayor parte del tiempo en un estado de quietud y sólo mostraba actividad cuando respondía a los movimientos inesperados del universo exterior…”.

Comienzo de ‘El eterno asombro’

Pearl S. Buck

Dormía en aguas tranquilas. Lo cual no quería decir que su mundo estuviera siempre inmóvil. Había veces en que el movimiento, incluso un movimiento violento, se hacía evidente en su universo. El cálido fluido que lo envolvía podía mecerlo, incluso podía llegar a zarandearlo, de modo que abría los brazos instintivamente, sacudía las manos y abría las piernas como lo hacen las ranas cuando se lanzan de un salto. No es que supiera nada de ranas; todavía no había llegado el momento para eso. Todavía no le había llegado el momento de saber. El instinto era aún su único recurso. Se pasaba la mayor parte del tiempo en un estado de quietud y sólo mostraba actividad cuando respondía a los movimientos inesperados del universo exterior.

Tales respuestas, que según le dictaba su instinto eran necesarias para protegerse, también se convirtieron en una fuente de placer. Su instinto se amplió a las acciones positivas. Ya no esperaba los estímulos del exterior. Ahora los sentía dentro de sí. Empezó a mover los brazos y las piernas, se dio la vuelta, primero por casualidad, pero enseguida por voluntad propia y con una satisfactoria sensación. Podía moverse por todo ese mar cálido y privado, y conforme fue creciendo también se percató de las limitaciones que ese espacio le imponía. Con la mano, con el pie, solía golpear las paredes blandas y, sin embargo, concretas, más allá de las cuales no podía ir. Hacia delante y hacia atrás, de arriba abajo, dando vueltas y más vueltas, pero nunca al otro lado; ese era el límite.

El instinto actuó en él nuevamente y le infundió el ímpetu necesario para acometer acciones más violentas. Día a día se iba haciendo más grande y fuerte, y a medida que tal cosa se hacía realidad, su mar privado empequeñeció. Pronto sería demasiado grande para su entorno. Lo sentía sin saber que lo sentía. Además, empezaron a afectarle unos sonidos débiles y remotos. El silencio había sido su envolvente, pero ahora dos pequeños apéndices, uno a cada lado de su cabeza, parecían contener ecos. Dichos apéndices tenían un propósito que él no acertaba a comprender, porque no podía pensar, y no podía pensar porque lo ignoraba todo. Pero podía sentir. Podía recibir una sensación. A veces tenía el deseo de abrir la boca y producir un sonido, pero no sabía qué era un sonido, o siquiera que tenía el deseo de producirlo. No podía saber nada; no todavía. Ni siquiera sabía que no podía saber. El instinto era todo lo que tenía. Se hallaba a merced del instinto porque no sabía nada.

El instinto, no obstante, le condujo al saber definitivo de que era demasiado grande para el lugar que lo contenía, fuera cual fuese. Se sentía incómodo y ese malestar de pronto lo empujó a rebelarse. Aquello era demasiado pequeño para él, fuera lo que fuese, e instintivamente quería desembarazarse de ello. Su instinto se manifestó en una creciente impaciencia. Abría los brazos y las piernas con tanta violencia que un día las paredes se rompieron y las aguas corrieron y lo abandonaron, dejándolo indefenso. En ese instante, segundo arriba segundo abajo, puesto que aún no podía comprender, pues nada sabía, sintió unas fuerzas que lo empujaban de cabeza por un canal infranqueablemente angosto. No habría logrado avanzar ni un poco de no haber tenido el cuerpo mojado y escurridizo. Centímetro a centímetro, unas contorsiones desconocidas lo empujaban en su camino, hacia abajo, en la tiniebla. No es que supiera nada de las tinieblas, pues nada podía saber. Pero sentía que lo empujaban unas fuerzas que lo impulsaban en su camino. ¿O acaso lo expulsaban simplemente porque había crecido demasiado? ¡Imposible saberlo!

Continuó su viaje, abriéndose paso por el angosto canal, abriendo las paredes por la fuerza. Un nuevo tipo de fluido empezó a manar y le transportó hasta que, de pronto, con una tal prontitud que le pareció que lo expulsaban, emergió al espacio infinito. Lo agarraron, aunque él no lo sabía, pero lo cierto es que lo agarraron, y por la cabeza, aunque con delicadeza, lo elevaron a una gran altura —quién o qué lo hizo es algo que él no podía saber, porque el saber le estaba vetado­—, y luego se vio colgando por los pies, cabeza abajo, todo lo cual había ocurrido con tanta rapidez que no supo reaccionar. Entonces, en ese instante, sintió en las plantas de los pies una cosa afilada, una sensación nueva. De pronto sabía algo. Adquirió el saber del dolor. Abrió los brazos. No sabía qué hacer con el dolor. Quería regresar al lugar donde siempre había estado, en esas aguas protectoras y cálidas, pero no sabía cómo regresar. Aun así, no quería seguir adelante. Se sentía ahogado, se sentía indefenso, se sentía completamente solo, pero no sabía qué hacer.

Mientras dudaba, temeroso sin saber lo que era el temor y con un saber instintivo de que se hallaba en peligro sin saber lo que era el peligro, sintió una vez más un saetazo de dolor en los pies. Algo lo agarró por los tobillos, alguien lo sacudió (ignoraba quién o qué), pero ahora conocía el dolor. De pronto el instinto acudió en su auxilio. No podía regresar, pero tampoco podía quedarse así. De modo que debía seguir adelante. Debía escapar del dolor siguiendo adelante. No sabía cómo, pero sabía que tenía que seguir adelante. Tenía la voluntad de seguir adelante y, con ella, el instinto le mostró el camino. Abrió la boca y produjo un ruido, un grito de protesta contra el dolor, pero esta protesta era activa. Sintió que los pulmones se le vaciaban de un líquido que ya no necesitaba y tomó aire. No sabía qué era el aire, pero sintió que ocupaba el lugar del agua y que no era estático. Su cuerpo contenía algo que lo tomaba y lo expulsaba y, sin que aquello cesara, de pronto empezó a llorar. No sabía que estaba llorando, pero fue la primera vez que oyó su voz, aunque no sabía que se trataba de su voz ni tampoco sabía qué cosa era una voz. Aun así, descubrió instintivamente que le gustaba llorar y oír.

Y ahora estaba del derecho, con la cabeza incorporada, y lo llevaron en brazos a un lugar cálido y blando. Sintió que le daban unas friegas de aceite, aunque no sabía qué era el aceite, y luego lo lavaron, aunque no tenía otra opción que aceptar lo que le ocurría, puesto que desconocía todas las cosas, pero ahora no había dolor, y sentía calidez y bienestar, aun cuando estuviera, sin saberlo, muy cansado, y sus ojos se cerraron y se durmió, sin saber siquiera qué era el sueño. El instinto era aún todo lo que tenía, pero bastaba el instinto, de momento.

Del sueño lo despertaron. Desconocía la diferencia, puesto que el saber no formaba parte aún de su ser. Ya no se hallaba en su mar privado, pero sentía calidez y amparo. Cobró conciencia, también, del movimiento, aunque no fuera el suyo propio. Simplemente, se estaba moviendo a través del aire en lugar de hacerlo a través del líquido, y respiraba acompasadamente, aun sin saber que lo hacía. El instinto le empujaba a respirar. El instinto lo empujaba también a mover las piernas y los brazos en el aire, de la misma manera que lo había hecho en su mar privado. Entonces, de pronto, puesto que todo le ocurría de pronto, ahora, sintió que lo depositaban en una superficie que no era dura ni blanda. Sintió que lo estrechaban sobre otra calidez y que le colocaban la boca junto a otra calidez. Aun sin saber, el instinto se le removió. Abrió la boca, sintió que le arrimaban a la boca una pequeña y cálida suavidad, un líquido le acarició la lengua, un placer instintivo se adueñó de todo su cuerpo, y sintió una necesidad enteramente nueva e inesperada. Empezó a chupar, empezó a tragar y sintió que aquel instinto nuevo le cautivaba por completo. Se trataba de algo que nunca antes había experimentado, un placer en todo su ser. Con la misma fuerza con que había sentido el dolor, sentía ahora el placer. Fueros sus primeros saberes, el dolor y el placer. No sabía qué eran, pero supo ver la diferencia entre ambos, y supo también que odiaba el dolor y que amaba el placer. Ese saber era algo más que el instinto, aunque el instinto tuviera también su parte. Conoció instintivamente la sensación de placer y conoció instintivamente la sensación de dolor. Cuando sentía dolor, el instinto le dictaba que abriera la boca y lloraba con todas sus fuerzas, y hasta con rabia. Descubrió que al hacerlo la causa del dolor se interrumpía, y ello se convirtió en saber.

 

La novela es la normalización de la esquizofrenia

Rosa Montero no tiene duda, para ella el género de la novela no es más que la normalización de la esquizofrenia, quizá la particularidad, dice, estribe en que “los escritores tenemos más yos, dentro de cada uno de nosotros está el mundo entero. Toda vida individual es por definición pequeña, pero cuando escribes novela sales de ti”.

En un frente a frente entre la española Rosa Montero y el nicaragüense Sergio Ramírez durante el Festival de la Palabra de San Juan de Puerto Rico, los narradores abordaron el tema de la creación y el origen de las historias.
Rosa Montero. ‘Los escritores tenemos más yos. Dentro de cada uno de nosotros está el mundo entero’. EL INFORMADOR / ARCHIVO
“En la literatura uno se puede transfigurar, ponerse en la vida de otros. No se sí exista la esquizofrenia múltiple, pero en la literatura es eso. En el mundo de la novela uno es un pequeño dios que manipula el universo de los personajes”, apunta Sergio Ramírez, quién fuera vicepresidente de Nicaragua tras de la revolución sandinista, en alusión a las formas que tiene un autor de inventar la vida.

Ambos escritores comenzaron sus carreras en el periodismo, aunque su desarrollo ha sido completamente distinto. Montero nunca ha dejado de ejercerlo, como reportera y articulista mientras que para Ramírez ha sido una actividad colateral, tras su paso por la política. “Yo comencé en el periodismo literario en la universidad, pero en realidad me hubiera gustado haber sido reportero de policía. Hoy soy articulista y me cuesta mucho trabajo elegir los temas, porque como periodista uno debe pensar en el lector, por el contrario, cuando se escribe ficción uno no debe pensar en el lector, eso lleva irremediablemente a la mala literatura”.

Para Rosa Montero, que recibió el premio del periodismo de El Mundo como articulista “el periodismo es un género literario, equiparable a cualquier otro. Lo que es raro un escritor que cultive un solo género. Son muchos los periodistas que han sido novelistas. Montero confundiera que ella comenzó a hacer literatura desde muy niña, cuando escribía historias de ratones parlantes. Así, dice “yo no pasé del periodismo a la ficción sino de la ficción al periodismo”. La diferencia estriba en que “como periodista escribes lo que sabes, mientras que en la novela escribes lo que no sabes que sabes, es decir tu inconsciente”.

Sobre las claves de la buena literatura, Rosa Montero apunta dos elementos esenciales: tener la humildad para que sean los personajes los que te cuenten la novela y, para que sea realmente libre, nunca buscar que la novela sea negocio.

Para un novelista, concluye Sergio Ramírez, escribir debe ser como respirar, una necesidad cotidiana.

 

 

fuente: http://www.informador.com.mx/cultura/2014/554862/6/la-novela-es-la-normalizacion-de-la-esquizofrenia.htm

 

Anne gives writing advice

 

 

Nacida bajo el nombre de Howard Allen O’Brien en el año 1941, cambió su nombre a ‘Anne’ desde pequeña, época en la cual comenzó a interesarse por los vampiros y las brujas, pasión que le duraría muchos años hasta 1998 cuando regresó al catolicismo.

Al principio de su carrera de escritora, Rice utilizó otros seudónimos como Anne Rampling yA.N. Roquelaure, utilizando el último para los libros de temáticas más adultas, aunque en realidad toda su obra contiene toques de horror, lujuria y un poderoso elemento homo erótico presente en muchos de sus personajes.
Bajo estos seudónimos, su obra más importante es la “Trilogía de la Bella Durmiente“.

Su primer libro en hacerse conocer fue “Entrevista con el Vampiro“, el cual escribió en 1973 y sería publicado tres años después.
Para 1994, Neil Jordan llevó a cabo una película basada en el libro, protagoinzada por Brad Pitt y Tom Cruise.

Años más tarde, se realizó también la película del tercer libro de las llamadas “Crónicas Vampíricas“, “La Reina de los Condenados“.
Esta película fue criticada por no ser una adaptación fiel del excelente libro.

Finalmente, el segundo libro de las Crónicas, “El Vampiro Lestat” se convirtió en un musical de Broadway.

De adulta, se casó con el poeta y pintor Stan Rice en 1961, teniendo con él dos hijos,Michelle en 1966 quien murió de leucemia a los cinco años, y Christopher Rice en 1966, ahora famoso escritor gay.

La tragedia volvió a entrar en la vida de Rice en 1998, cuando se le diagnosticó Diabetes Mellitus tras haber entrado en un coma diabético.
Luego de eso, su eterna lucha contra el sobrepeso sumada a la depresión por la muerte de su esposo en Diciembre de 2002, hizo que la autora llegara a pesar 115 kilos.

Poco después de enviudar, cansada de padecer de apnea al dormir, movilidad reducida y demás problemas del sobrepeso, se sometió a la operación de bypass gástrico el 15 de Enero de 2003.

 

El 30 de Enero de 2004, Anne anunció que se mudaría y, tras vender tres de sus casas más grandes, finalmente se estableció en Jefferson Parish, Louisiana, donde vive desde que su hijo se mudara a otro estado.

El único problema de la escritora pasó a ser entonces la cantidad de fanáticos acampando fuera de su casa los domingos, a la espera de una espontánea firma de autógrafos, lo que le quitó gran parte de la privacidad de una vida tranquila.

Hace poco tiempo, Rice pasó por un mal momento cuando, tras la publicación de su libro “Cántico de Sangre“, los lectores publicaron una muy fuerte crítica a su actitud en dicho libro, la cual calificaron de ridícula y fuera de lugar.

Durante los últimos años, la popularidad de la autora ha ido decreciendo, en parte por culpa de la mala crítica y pocas ventas de sus últimos libros, los cuales pasaron a ser más un reciclaje intelectual de obras anteriores, que los mágicos escritos con tintes de obras maestras de sus primeros libros y ni siquiera “Sangre y Oro“, la biografía de Marius, uno de sus personajes más populares pudo apaliar ese efecto.

Tras su retorno del ateísmo al catolicismo en 1998, religión que no practicaba desde que tenía 18 años, en 2005 la autora anunció que en adelante sólo escribiría sobre Jesucristo, de modo que el tiempo de los vampiros y las brujas se ha terminado para Anne Rice.

Bibliografía:

  • Las Crónicas Vampíricas
  • Entrevista con el Vampiro (Interview with the Vampire) (1976)
  • Lestat el vampiro (The Vampire Lestat) (1985)
  • La reina de los Condenados (Queen of the Damned) (1988)
  • Ladrón de cuerpos (The Tale of the Body Thief) (1992)
  • Memnoch el Diablo (Memnoch The Devil) (1995)
  • El Vampiro Armand (The Vampire Armand) (1998)
  • Merrick (2000)
  • Sangre y oro (Blood and Gold) (2001)
  • El Santuario (Blackwood Farm) (2002)
  • Cántico de Sangre (Blood Canticle) (2003
  • Nuevos cuentos de Vampiros
  • Pandora (1998)
  • Vittorio (1999)
  • Las Vidas de las Brujas de Mayfair
  • La hora de las brujas (The Witching Hour) (1990)
  • La voz del diablo (Lasher) (1993)
  • Taltos (1994)
  • Novelas sin secuelas por Anne Rice
  • The Feast of All Saints (1979)
  • Cry to Heaven (1982)
  • The Mummy or Ramses The Damned (1989)
  • Servant of the Bones (1996) (El sirviente de los Huesos)
  • Violin (1997)
  • El Mesías. El niño judio (2005)

Ficción corta

  • October 4th, 1948
  • Nicholas and Jean
  • The Master of Rampling Gate (Historia vampirica)

Trabajo escrito bajo el seudónimo de Anne Rampling

  • Exit to Eden (1985)
  • Belinda (1986)
  • The Claiming of Sleeping Beauty (1983)
  • Beauty’s Punishment (1984)
  • Beauty’s Release (1985)

Muchas veces somos autistas de nuestra propia vida: Villoro

El escritor mexicano Juan Villoro, que reúne cien artículos/cuentos en su último libro “¿Hay vida en la Tierra?”, considera que la tecnología nos ha convertido “muchas veces en autistas de nuestra propia vida”.

En la presentación de su obra, Villoro ha dicho que se trata de unos textos que vienen del periodismo, porque durante 16 años ha estado escribiendo columnas, con las que reivindica una suerte de “periodismo de tentación”, que trata sobre cuestiones que aparentemente no es necesario leer.
Villoro cree que sus artículos se sitúan en la tesitura de algunos escritores de la ironía. EFE / A. García
Los artículos, añade Villoro, permiten “redescubrir con asombro lo ordinario” y más en los actuales tiempos de realidad virtual, redes sociales y universo digital en los que “muchas veces llevamos una existencia espectral en la que nos representamos a nosotros mismos con un avatar, un pin o una contraseña”.

Cuando Villoro era pequeño la gran pregunta era si había vida en Marte, mientras que hoy “la verdadera pregunta, dice, es si hay vida en la Tierra” e ilustra su opinión con un ejemplo: “Conocí en un parque de Corea del Sur la existencia de un campamento de adolescentes que eran reeducados después de haberse convertido en autistas digitales y a los que se les
enseñaba a untar un pan con mermelada o a atarse los cordones de los zapatos”.

Los cien relatos de “¿Hay vida en la Tierra?” (Anagrama) surgen de recuperar lo ordinario y de muchas “irritaciones cotidianas” y ahí juega un papel primordial la ironía, que sirve para “entender algo desagradable para hacerlo por lo menos llevadero”.

Villoro cree que sus artículos se sitúan en la tesitura de algunos escritores de la ironía, todos admirados por él, como Jorge Ibargüengoitia, Josep Pla, Álvaro Cunqueiro o entre los contemporáneos Juan José Millás.

Distingue una línea fronteriza entre su trabajo como novelista y como articulista: “Para mí, la novela es algo que escribes sin saber muy bien cuál será el destino, escribes para descubrir un camino que parcialmente ignoras y donde tienes que encontrar el verdadero camino; y en cambio, en la crónica estás trabajando con un material instantáneo, muchas veces vinculado al presente y que reclama una explicación inmediata”.

Si el novelista es un excursionista, el cronista es un cazador de presas rápidas, resume.

Uno de los artículos revela una confesión del escritor japonés Kenzaburo Oé que le contó en una cena que su madre prefería a Tagore que a él, algo que arrancaba de no haber aprobado una historia de amor de su madre en Hiroshima.

Otro de los temas recurrentes en sus cuentos es el malentendido, recurso habitual de la escritura, como cuando viajaba en una avión de hélice con un matrimonio que aparentemente parecían narcotraficantes, y cuya mujer se acercó a Villoro pidiendo consejo espiritual al interpretar que era un cura, “pues iba vestido de negro y leyendo el libro ‘El día de todas las almas’
de Cees Nooteboom”.

Muchas de las historias del libro provienen de los “cacharros” que utilizamos, “porque ahora la gente se ofende cuando no los aceptas como amigo en facebook o los bloqueas en twitter, y además la gente se enamora muchas veces a través de internet”

Sin embargo, el autor mexicano percibe que “la tecnología nos pone en contacto con formas atávicas de la relación, internet es como la fogata que reúne a la gente y el chat es la voz colectiva de una tribu virtual”.

Del mismo modo, twitter ha representado la renovación de los aforismos, los epigramas o las greguerías, formas que estuvieron en boga hasta el siglo XVIII, aspectos positivos que conviven con defectos como “la falta de espacios de privacidad o el tráfico de información y de datos bancarios en la red”.

Fuente. http://www.informador.com.mx/cultura/2014/553738/6/muchas-veces-somos-autistas-de-nuestra-propia-vida-villoro.htm