Literatura en escena: David Llorente .

A mí (precisamente a mí) no me ha hecho falta trabajar en un instituto para darme cuenta de que el niño que se aparta de los demás no es el niño más débil y que el niño que pasa el tiempo leyendo libros no es el niño que vive más alejado de la realidad. Es, en realidad, todo lo contrario.

Hay niños que (por el mismo motivo que todo lo redondo rueda cuesta abajo) serán escritores, quieran o no quieran. Son los que abren los ojos y observan el mundo. Es decir, los valientes que cometen el acto transgresor de mirar y no apartar la mirada, de decir y (además) escribir lo que dicen.

El escritor (me refiero al verdadero escritor) rodea con un círculo el área del tumor y después, mediante el ensalmo de la literatura, lo extirpa. Al escritor le fue encomendada la misión de levantar la alfombra y destapar la podredumbre. El escritor es el que grita y el que denuncia, el que levanta la bandera de la verdad y el que asume las consecuencias.

No entiendo cómo se puede escribir desde la neutralidad y desde las manos limpias. Son el dolor y la indignación los que me ponen la mano en el hombro y me sientan a escribir todos los días. Hay, sin embargo, una condición indispensable: la sinceridad: no escribiré una sola frase que no sea susceptible de tatuármela en la piel.

david-40-1
Soy el último libro que he escrito. Ábrelo y me estarás abriendo en canal. De lo que encuentres, respondo y no respondo.

David Llorente.

 

MADRID: FRONTERA, DE DAVID LLORENTE

Madrid FronteraLo ha vuelto a hacer. David Llorente lo ha vuelto a hacer. Pensaba que Te quiero porque me das de comer, su anterior novela, era irrepetible, una novela inclasificable sin parangón. Pero no, David vuelve con fuerza y vuelve a traernos un experimento literario llamado Madrid: Frontera. El autor se ha propuesto sacudir nuestras entrañas hasta que nos caigamos de la silla, sofá o lo que usemos para leer, con una historia cruda y violenta, de esas que dejan huella.

Madrid: Frontera es una novela con cuerpo (algo acartonado) y alma. Y nos habla desde su sinopsis. Cuenta historias de gente desesperada, sin voz, gente que quiere llorar y no puede (o no le dejan). Habla de una ciudad llena de vagabundos y comebasuras, pero también de gente de arriba (de muy arriba) que niega todas esas realidades. Y por eso la novela se enfada (ya os he dicho que este libro tiene alma, y por ello sentimientos) y se erige en defensora de los indefensos, en portadora de luz y verdad, en adalid de la esperanza, esa que nunca debemos perder.

David Llorente propone en su novela una historia dura, desasosegante, violenta, visceral, a caballo entre la realidad y la ficción. Una novela que produce claustrofobia desde la primera página, con la incesante lluvia anegando constantemente Madrid. Y consigue enganchar desde el principio, acompañando a un misterioso Igi W. Manchester que vagabundea por los restos de lo que en otros tiempos era una ciudad decente.

madrid-frontera
La lectura de un libro de David Llorente es como una buena bofetada, duele y enfada recibirla, pero a veces es necesario para seguir adelante y no salirse del camino. Lejos de seguir los cánones habituales de la novela negra, el escritor experimenta y juega con el lector en todo momento. Su manera de escribir impacta, por eso intentar explicar en unas pocas líneas esta novela no es del todo factible.

Porque la ciudad descrita en Madrid: Frontera es una ciudad atípica, es un Madrid con playa, con puerto deportivo, con rambla… una ciudad asquerosa donde el presidente habla desde un plasma y martillea una y otra vez con mensajes de falsa recuperación a los ciudadanos, unos pobres ciudadanos que viven en sus carnes desahucios diarios, que se pelean por dormir en cartones, que viven impotentes ante la policía, que no son atendidos por carecer de tarjeta sanitaria y ante el panorama que viven viajan al aeropuerto para coger billetes de ida (solo ida) a otros países en busca de una posibilidad que aquí le es negada. Vamos, algo del todo surrealista.

Pero luego te das cuenta de que no es surrealista. Que lo poco que no cuadra es que, como decían The Refrescos en los 80, “aquí no hay playa”. Que vives en una ciudad donde tu presidente también habla desde un plasma, donde los bancos priman sobre las personas, donde la gente sigue emigrando porque la falsa recuperación que nos venden es eso, pura falsedad. Y entonces piensas que Madrid: Frontera disfraza de distopía lo que no es más que un futuro no del todo lejano, y que David Llorente es el puto amo y no hace más que jugar con nosotros. Y te pones guerrero y catalogas esta novela no como una novela negra, sino como una novela de terror (porque terrorífico es lo que cuenta). Y tienes ganas de salir a la calle y gritar, liarte a golpes con el sistema, con la pérdida de identidad (definida como la madre de todas las desgracias por el autor) individual y colectiva, y con un ser humano que es la única solución, pero a la vez el único problema.

Por eso, tras leerte Madrid: Frontera en dos sentadas, terminas acongojado por el futuro que nos espera. Y piensas que lo mejor es darte un último paseo por Madrid y tirarte por el viaducto de Segovia (¡Ahí os quedáis, pringados!). Pero no, yo me quedo aquí, a ver qué pasa. David nos vende esperanza a su manera, a través de la desesperación de otros. Por eso quiero que lo leáis. Si no lo habéis hecho, ya estáis tardando. No me seáis…

César Malagón @malagonc

 

Novelas
Kira. Premio Francisco Umbral de Novela Corta. Editorial Zócalo. Zaragoza. 1998.
El bufón. Premio Ramón J. Sender de Narrativa. Editorial Zócalo. Zaragoza. 2000.
Ofrezco morir en Praga. Editorial Onagro. Zaragoza. 2008.
De la mano del hermano muerto / Ruku v ruce s mrtvým bratrem. Editorial Protis. Praga. 2011.
Te quiero porque me das de comer. Premio Memorial Silverio Cañada a la mejor primera novela de género negro. Editorial Alrevés. Barcelona. 2014.
Madrid: frontera. Premio Valencia Negra 2016 a la mejor novela del año.5 Editorial Alreves. 2016.

Teatro
Obras reunidas en Los árboles dormidos (editorial Protis. Praga. 2009):

El héroe”. 2004.
La última flecha de Cupido. 2005.
Una de miedo. 2006.
El manicomio. 2007.
Don Juan (versión 8.0). 2008.
Godot o la muerte no tiene la última palabra. 2009.

Obras no recopiladas:

Gregor Samsa. 2010.
Cocoliche. 2011.
Las tres hijas de Krapp. 2011.
Roja Caperucita. 2012.
Los cisnes de Chernóbil. 2013. Premiada en el festival Studentská Thálie6
Catalepsia. 2014.
Los funcionarios. 2014.
Blue Magic. 2015.

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s