Graham Swift «conciso y maestro de lo terminal».

Escritor inglés, nacido en Londres en 1949. Forma parte de la generación de escritores británicos de los ochenta de la llamada nueva narrativa junto a Martin Amis, Julian Barnes y Ian McEwan, entre otros. En 1988 publicó Como de otro mundo y en 1991 El país del agua, que fue llevada al cine con Jeremy Irons como protagonista.

En 1993 publicó Desde aquel día, una historia sobre el amor y la muerte. Narra la vida de un catedrático que sobrevive a un intento de suicidio, y en la búsqueda de la verdad sobre su vida se encuentra con la de un antepasado de la época victoriana, que también intentó buscar la verdad a raíz del conocimiento de las teorías de Darwin. El 29 de octubre de 1996 recibió el premio Booker Prize, por Last orders (Últimos tragos). Los protagonistas son un grupo de amigos que hacen un viaje para tirar las cenizas de un carnicero amigo de todos y pasan por lugares de su infancia que les traen todo tipo de recuerdos.

En 1999 publicó Fuera de este mundo, donde se introduce en una saga familiar de tres generaciones, marcadas por los acontecimientos del siglo XX. Aquí vuelve a incidir en el tema repetido en sus anteriores novelas: la disección de los traumas y los recuerdos mal tapados de sus personajes, quienes piensan que el pasado les ayudará a conocerse.

En enero de 2004 presentó la novela La luz del día, que en cierto modo supuso un cambio con respecto a sus anteriores obras. Aunque la acción vuelve a situarse en la capital inglesa, los personajes de La luz del día no son profesores sino, en palabras del propio autor, “gente elocuente y expresiva que no tiene vocabulario intelectual“.

“El Domingo de las Madres” su última novela

El escritor británico Graham Swift, autor de “El país del agua”, aborda en su último título, “El Domingo de las Madres”, un amor imposible entre una doncella inglesa y un chico de clase alta en 1924, una historia que le sirve para tratar sobre la búsqueda de la identidad o el poder de la literatura.

Acompañado por la editora de Anagrama, Silvia Sesé, quien ha considerado que se trata de una obra que “lo tiene todo para encantar a los lectores”, Swift ha comentado que la empezó con una imagen “muy amable” que le vino a la cabeza en la que había dos amantes en una cama y “vi que su relación era secreta, quizá por una cuestión de división social, lo que me llevó a un momento en el que el mundo se dividía entre los que servían y los que eran servidos”.

Haciendo honor a su apellido, que en inglés significa “veloz”, y sin que haya sido usual en su larga trayectoria, el londinense hilvanó el relato “de forma rápida y repentina, escribiendo con una prisa emocionante, con sensación de aceleración”.

A la vez, aunque no llegue a las 170 páginas, espera que “tenga toda la capacidad, la densidad, la profundidad y el alcance de las denominadas novelas de pleno derecho”.

“Confío -ha proseguido- que aunque sea breve contenga la intensidad, el impulso, la elegancia de la economía. ¿Por qué escribir cinco páginas si se puede decir lo mismo en una?”, se ha preguntado.

En “El Domingo de las Madres” muestra a la pareja formada por Jane Fairchild, una criada de 22 años, y su amante Paul Sheringham, el hijo único de una familia adinerada, con quien mantiene desde hace años una relación clandestina.

Sin embargo, todo cambiará el día 30 de marzo de 1924, una jornada que coincide con el conocido en Gran Bretaña como “Domingo de las Madres”, que en la clasista Inglaterra permitía a las criadas volver a sus casas para visitar a las familias, lo que Jane no hace porque es huérfana.

Además, el lector podrá conocer la evolución vital de esta mujer, quien no sabe que este día será decisivo en su vida, ni que se convertirá en una escritora famosa.

Graham Swift, sin eludir escenas de sexo y erotismo, ha indicado hoy que hay quien ha comparado la novela con “La Cenicienta”, porque “puede verse como la historia de éxito de una criada que se convierte en escritora y acaba acudiendo al baile de la literatura”, aunque cree que el libro va más allá y tampoco es ajeno “al dolor de la pérdida”.

 

Otras novelas

  • Sweet-Shop Owner, 1980
  • Shuttlecock, 1982
  • El país del agua (Waterland, 1983)
  • Como de otro mundo trad. de Alianza; Fuera de este mundo, trad. de Anagrama (Out of this World, 1988)
  • Ever After, 1992
  • Últimos tragos (Last Orders, 1996)
  • La luz del día (The Light of Day, 2003)
  • Mañana, 2007 (Tomorrow, 2007)

Aunque Swift ganó el Booker Prize por Last Orders en 1996, muchos consideran a Waterland como su mejor novela.

Historias Cortas

Learning to Swim (1982)

 

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s