Ryū Murakami y «Los chicos de las taquillas».

No lo confundas con Haruki Murakami. Ryu Murakami es un escritor extravagante a quien le gusta ahondar en los rincones oscuros de Japón, abordando temas como la delincuencia, el individualismo y los defectos de la sociedad japonesa. Se le facilita ser pesimista sobre su propio país.

Hashi y Kiku fueron abandonados por sus madres en las taquillas de una estación de tren. A Kiku lo encontraron porque el calor le hizo gritar. A Hashi, porque el calor le hizo heder. Y eso marcó para siempre el rumbo de sus vidas. Hashi busca un sonido concreto, el latido del corazón de su madre. Huye de la casa de sus padres adoptivos y se instala en el Toxicentro, el paraíso para los proscritos en Tokio. Se pinta las uñas de verde, se prostituye, y entre cliente y cliente recibe lecciones de canto. Hasta que un coche negro aparece en El Mercado, el lugar donde todo lo que se vende se vende ahí, y de él baja D, el cazatalentos. Bajo la piel fresca de Hashi halla la voz más hipnótica que encontró jamás. “Haré de ti una estrella, niño”, le asegura. Contrata a un detective para que busque a la madre de Hashi. El encuentro será en un programa en directo de televisión. D podrá comprarse otro rascacielos. Kiku, porque quiere correr y volar, se hace saltador de pértiga. Entrena su cuerpo, vigila su mente, y durante un instante separa los pies de un mundo que aborrece, un mundo lleno de gente con aspecto de globo hinchado al que le encantaría reventar. Y porque lo aborrece, recuerda una palabra: datura. Un amigo le aconsejó que no la olvidara si alguna vez quería reducir Tokio a cenizas. Y quiere. Delicada y cruda, voraz y discreta, la novela de Murakami transporta al lector a los confines del desaliento. Con parsimonia, y sin estridencias ni concesiones, dibuja a sus personajes de forma tan precisa que no sólo comprendemos por qué desean la destrucción, sino que nos hace partícipes de esa explosión que cubrirá el mundo de blanco.

Ryu Murakami nace en Sasebo, donde realiza sus primeros estudios y forma parte como baterista de una banda de rock.En 1970 se traslada a Tokio para estudiar serigrafía en la Escuela de Arte Gendaishichosha, pero al poco tiempo abandona la carrera y se traslada a Fussa para estudiar en la Universidad de Arte Musashino.

Siendo alumno de la facultad, Ryu Murakami publica su primera obra, “Azul casi transparente” (1976) y gana el Premio Akutagawa.

Tiempo después publicaría “Los chicos de las taquillas” (1980), “Piercing” (1994) y “Sopa de Miso” (1997), entre otros.

Las obras de Ryu Murakamise se caracterizan por la crudeza en las descripciones y la violencia de las situaciones narradas.

Ryu Murakami – Kyoko.flv

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s