El puente Fú, el camino hacia la prosperidad…

 

Es con gran alegría que les anuncio que la primera re-edición de mi libro: El puente Fú, el camino hacia la prosperidad, ya esta a la venta. Lo pueden adquirir en las tiendas electrónicas siguientes: IBooks, Kobo, Google books, y próximamente en muchas más. Por el momento, esta edición sólo esta disponible en ebook, la cual contiene mucho más información, imágenes a color y nuevos ejercicios que les ayudaran en su crecimiento espiritual y personal.

Con el mismo entusiasmo, les cuento que por ahora estoy dedicada al cien por ciento a escribir sobre la espiritualidad, que de hecho, fue así como me inicié en la escritura, con mi novela iniciática: “El despertar de Ana”, la cual me llevo por un viaje espiritual que marcó un antes y después en mi vida, un verdadero parteaguas. Y ahora con mayor fuerza, El puente Fú me ha señalado de nuevo el camino de regreso a mis origenes, a mi verdadera vocación. Esta re-edición marca un nuevo renacimiento en mi trabajo como escritora, que me inunda de una inmensa felicidad, me siento con mucha paz y con las energías renovadas, y todos estos bellos sentimientos me impulsan y  catapultan mi creatividad para dar lo mejor de mi en mis próximos proyectos.

Finalmente, sólo me resta desearles que tengan una amena y provechosa lectura y no dejen de trasmitirme sus impresiones, sus comentarios o sus sugerencias a través de mis redes sociales o blogs:
https://www.facebook.com/LorenaLacaille/
https://plus.google.com/u/0/103585995868688945247
https://lorenalacaille.wordpress.com
https://mundometafisico.wordpress.com
y a la brevedad posible les contestaré.

 

 

Sinopsis

“El puente Fú”, es el resultado de siete años de trabajo espiritual en los que la autora ha adquirido diversos conocimientos y experiencias que ha compilado de una manera precisa y con un lenguaje claro y accesible a todos.

 

En la tradición china el símbolo significa prosperidad y buena suerte, y en las fiestas del año nuevo chino suelen pegar imágenes de este símbolo para atraer las energías positivas para una vida más dichosa y un futuro mejor. De ahí que la autora decidiera llamarle a este libro El puente Fú, el camino hacia la prosperidad. Ya que en efecto, entre la información, las diversas técnicas de bienestar y los ejercicios que ella propone, llevaran al lector a tener la vida que siempre ha soñado: vivir como un ser humano pleno, en armonía con su entorno y en total abundancia.

Entre los temas que aborda el libro encontrará: los mantras, los sonidos mágico-espirituales que curan y transforman. ¿Qué es el Concepto Inmaculado? Crea tu libro alquímico-mágico, los ingredientes secretos de la pócima del éxito según Hércules, utiliza a tu favor el gran Secreto:«La Ley de la atracción». Esto y más aprenderá para impulsarlo y mantenerlo firme en la lucha diaria por la realización de sus sueños.

El puente es una guía holística que no debe faltar en su biblioteca personal.

 

Da click en el siguiente link y cómpralo en la tienda de tu preferencia: http://osmora.com/libreria/ebook/el-puente-fu

Lorena Lacaille escritora,metafísica, especialista en Feng Shui y terapeuta en EFT (técnicas de liberación emocional)

 

 

Anuncios

Nuccio Ordine, «el profesor rebelde» y· la utilidad de lo inútil·…

Entrevista a Nuccio Ordine en Librería Más Puro Verso

 

La utilidad de lo inútil.  Nuccio Ordine.  Editorial Acantilado, 2013.  176 páginas.  9,50 €

«Si dejamos morir lo gratuito, si renunciamos a la fuerza generadora de lo inútil, si escuchamos únicamente el mortífero canto de sirenas que nos impele a perseguir el beneficio, sólo seremos capaces de producir una colectividad enferma y sin memoria que, extraviada, acabará por perder el sentido de sí misma y de la vida. Y en ese momento, cuando la desertificación del espiritu nos haya ya agostado, será en verdad difícil imaginar que el ignorante homo sapiens pueda desempeñar todavía un papel en la tarea de hacer más humana la humanidadLa utilidad de lo inútil recoge citas y pensamientos coleccionados por Ordine durante muchos años de enseñanza e investigación, centrados en la idea de utilidad de aquellos saberes cuyo valor esencial es del todo ajeno a cualquier finalidad utilitarista. El libro está dividido en tres partes: una dedicada a la útil inutilidad de la literatura, y a aquellos personajes de la cultura que a lo largo de la historia han tratado este tema; otra que se consagra a los efectos que la lógica del beneficio ha tenido en el campo de la enseñanza, la investigación y las actividades culturales en general; y una tercera, da ejemplos de clásicos que han tenido efectos devastadores sobre la dignitas hominis.

La crónica de sucesos acaecidos en París el 26 de diciembre de 2013 revela que un hombre de letras desesperado, enojado contra unas instituciones indiferentes a su amor apasionado por la cultura, embistió con su coche las puertas enrejadas del palacio del Elíseo. El conductor, Attilio Maggiulli, no pudo soportar lo que consideraba un desprecio oficial hacia el proyecto de su vida, el Théâtre de la Comédie Italiénne —que perdió casi un 50% de subvenciones públicas en tres años—, y no halló forma mejor de presentar su memorial de agravios que estampando su indignación contra la sede oficial de la presidencia de la República Francesa.

Hasta ahí la historia resumida de Maggiulli. Esta crónica aborda, sin embargo, la historia de otro hombre de letras indignado, el profesor italiano Nuccio Ordine (que figura en su partida de bautismo como Diamante Ordine). Con los mismos o parecidos personajes —una cultura apuñalada, una educación asfixiada y un pueblo adormecido—, Ordine (Diamante, 1958) ha preferido usar la palabra para embestir contra la ignorancia promovida desde las instituciones y advertir de sus efectos a la ciudadanía. Si dejamos que nos roben el legado de nuestros antepasados y que se mutile el conocimiento, avisa, no es que dejemos de ser personas cultivadas: es que las generaciones futuras dejarán de ser personas en sentido estricto.

El vehículo empleado por Ordine para su clamor profético es el manifiesto titulado La utilidad de lo inútil, cuya publicación en España debemos a Jaume Vallcorba, padre de las editoriales mellizas Acantilado y Quaderns Crema, y al traductor y profesor de Filosofía Jordi Bayod Brau.

La barbarie de lo útil ha corrompido nuestras relaciones y afectos íntimos”

Ordine, profesor de prestigiosas universidades, experto en el Renacimiento y director de varias colecciones de clásicos en la editorial Les Belles Lettres de París, se dice “emocionado” por la recepción de su libro en Barcelona, donde fue presentado recientemente, y en Madrid (donde fue apadrinado por Fernando Savater). “La gente me abrazaba y me daba las gracias. Un estudiante me dijo: ‘Decidí estudiar Filosofía y Paleografía contra la voluntad de mi padre, que me preguntaba para qué servía eso. Su libro me ha reafirmado en mi decisión”, recuerda.

La tesis central del libro puede ser resumida en la idea de que la literatura, la filosofía y otros saberes humanísticos y científicos no son inútiles, como cabría deducir de su progresivo destierro en los planes educativos y presupuestos ministeriales, sino imprescindibles. “El hecho de ser inmunes [dichos saberes] a toda aspiración al beneficio” constituye, según el autor, “una forma de resistencia a los egoísmos del presente, un antídoto contra la barbarie de lo útil, que ha llegado incluso a corromper nuestras relaciones sociales y nuestros afectos más íntimos”.

Nuccio Ordine, en la sede de la editorial Les Belles Lettres de París.
Nuccio Ordine, en la sede de la editorial Les Belles Lettres de París. PIERRE MOREL

Como en un coro griego, Nuccio Ordine arma una defensa coral del conocimiento apoyándose en aquellos autores que le precedieron en su empeño. Dante, Petrarca, Moro, Campanella, Bruno, Bataille, Keynes, Steiner, García Márquez, Cervantes, Shakespeare, Platón, Sócrates, Séneca, Heidegger, Cioran, García Lorca, Tocqueville, Hugo, Montaigne… son reclutados y contextualizados para mostrar “la carga ilusoria de la posesión y sus efectos devastadores sobre la dignitas hominis, el amor y la verdad”.

¿Por qué este libro? “Llevo 24 años como profesor intentando convencer a mis alumnos de que no se viene a la universidad a obtener un diploma, sino a intentar ser mejores, esto es, a aprender a razonar de forma autónoma”. Para Ordine, la transmisión del amor por el conocimiento es un deporte de combate. Y eso implica desmontar algunas ideas materialistas imbuidas por el sistema capitalista. “La gente piensa que la felicidad es un producto del dinero. ¡Se engañan!”, afirma.

Dicha pretensión se ha extendido ya a todos los ámbitos. “El utilitarismo ha invadido espacios en los que que no debería haber penetrado nunca, como las instituciones educativas”, denuncia el profesor calabrés. Y advierte: “Cuando se recorta el presupuesto para las universidades, las escuelas, los teatros, las investigaciones arqueológicas, las bibliotecas… se está cercenando la excelencia de un país y eliminando cualquier posibilidad de formar a toda una generación”.

UN CV BRILLANTE

Nuccio Ordine es filósofo y profesor de literatura italiana de la Universidad de Calabria.

Ha enseñado en la Universidad de Yale, la de Nueva York, la Sorbona de París o el instituto Warburg de Londres.

Desde 2012 es caballero de la Legión de Honor francesa.

La utilidad de lo inútil es su último ensayo.

El autor se apoya también en un discurso ¡de 1848! de Víctor Hugo ante la Asamblea constituyente de Francia, donde el escritor pronunció estas palabras: “Las reducciones propuestas en el presupuesto especial de las ciencias, las letras y las artes son doblemente perversas. Son insignificantes desde el punto de vista financiero y nocivas desde todos los demás puntos de vista”. Dice Ordine que cuando leyó ese discurso pegó un salto hasta el techo, y hace suyas las tesis de Hugo al afirmar (exclamar, más bien) que “¡es en las épocas de crisis cuando hay que doblar el presupuesto para la cultura!”.

El manifiesto incluye también un escrito premonitorio de Abraham Flexner, publicado en 1939, que evangeliza sobre la importancia de la ciencia. “Quería que quedara claro que la defensa de lo inútil [lo no ligado al afán de lucro] no atañe solo a escritores y humanistas, sino que es una lucha que concierne también a los científicos”, explica Ordine. “El estado no puede renunciar a la ciencia básica [en aras del beneficio]; por eso he escrito un capítulo dedicado a las universidades entendidas como empresas”.

En épocas de crisis hay que doblar el presupuesto para la cultura”

La utilidad de lo inútil no es sólo un argumentario contra la deriva del utilitarismo o el “satánico comercio” (Baudelaire): es también un manual para superar lo que el autor del libro llama “el invierno de la conciencia” y para recordar, con Montaigne, que “es el gozar, no el poseer, lo que nos hace felices”.

Compilación realizada por Lorena Lacaille.

«A medio verano».

Ya han pasado más de dos meses desde mi último post. !Que increíble! y aún más las cosas que me han pasado, de pronto me siento como en una película de acción, no salgo de una situación cuando ya ha comenzado otra. Lo bueno de todo este movimiento es que justo no tengo tiempo para aburrirme ni para desperdiciar el tiempo en situaciones ni personas que no me nutren. El cambio ha sido una constante de este año y les confieso que años como este quisiera muchos más, son de esos periodos en la vida en que uno da un salto cuántico, un parteaguas: un antes y un después. No cabe duda que la vida es linda, y trato de que cada mañana no se me olvide agradecer por estar viva y por tener a mi lado a las personas que más amo en el mundo: a mi esposo y a mis dos hijos. Y por supuesto agradecida por estar en salud, realizo que con amor y salud todo es posible, sólo es cuestión de tiempo, disciplina y trabajo constante. Sin embargo, para recargar baterías hace falta tomarse una pausiita de tanto ajetreo, y en vista de que por una razón u otra no hemos podido partir de viaje, las escapadas de fin de semana, y mis caminatas matutinas o al atardecer han sido mi mejor manera de revitalizarme. Además, son fuentes de inspiración, desbloquean mis nudos creativos y le dan un empujoncito que me facilita la vida. Otras veces, los vientos me susurran soluciones a mis dilemas existenciales, en fin, que salir y estar en contacto con la naturaleza siempre es redituable. Así que si andan con los ánimos bajos, les recomiendo ampliamente una paseo al parque más próximo, o si tienen el privilegio de vivir cerca de la playa, de un lago, o bosque, aprovechenlo, nada mejor que estar en contacto con elementos naturales puros.

En mi caso, tengo a 20 minutos de caminata el maravilloso Fleuve de Saint-Laurent, pegadita esta la ciclopista y un pequeño parque. Y por si no fuera poco, la marina, que me hace recordar la de Creta en Grecia, claro menos pintoresca pero también tiene su encanto. Luego de atravesar la patrimonial calle de Saint-Charles y bajando en linea recta llegamos al puente que atraviesa la A-132, cada vez que camino sobre esté siento un vértigo que me hormiguea desde la punta de los pies hasta el pecho. Por unos momentos, mi mirada se pierde en el flujo incesante de autos y camiones que van y vienen, vidas que se cruzan sin mirarse, siempre ansiosas por llegar a su destinación. Enseguida, esta la marina y después de pasar la bici pista mi recompensa: un atardecer maravilloso con el cielo malvo, tonos azules, rosados y colores ocres. Al fondo, el viejo puerto de Montreal, El estadio Olímpico y los barcos que cargan y descargan, aviones que surcan el cielo de forma sistemática. El mundo no se detiene, sigue su loca carrera. Sin embargo, yo tomo el tiempo de contemplar por unos minutos el privilegio de este escenario en movimiento. Las olas del fleuve producen en mi un efecto mágico-sedante, evoco viajes, lugares por visitar, momentos felices, flashazos de vidas pasadas, déjà vu, simplemente me transportan a otra dimensión. Siento una paz inmensa, y abro mis brazos como alas para cargarme al máximo de esa hermosa energía y entonces, un deseo vehemente me invade de volar, de volar muy lejos…De explorar el mundo.

Lorena Lacaille

Longueuil, Agosto 12, 2017.

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2017.

 

«Después de la tormenta sale el sol…»

”Después de la tormenta sale el sol” dice el dicho popular (y la canción de Shamanes), y después de días de lluvia, grises, fríos húmedos ventosos y de inundaciones, el buen clima se instala poco a poco. La primavera llega tardía pero llega.

Hoy me toco hacer bicicleta, desde hace tres semanas la saqué del cobertizo con la firme determinación de ejercitarme hasta que el clima lo permita, esto quiere decir que más o menos hasta finales de octubre andaré pedaleando en mi bicicleta. Los primeros días andaba algo adolorida y mis piernas débiles pedaleaban con dificultad, ahora todo va mejor, me siento en mejor forma, ya no pienso en los malestares pasajeros del ejercicio, sino disfruto con una sonrisa de este tiempo. Y como les contaba, hoy he salido y hasta el momento ha sido uno de los paseos que más he disfrutado, esta vez ya no hubo el viento fresco ni los copos de nieve diminutos de la semana pasada, sino un viento cálido acariciándome el rostro, un sol radiante, un cielo azul y despejado, no podía más que sentirme feliz y agradecida. La red de bici pistas que atraviesa la ciudad esta en buena condiciones (pese a los caprichos de la madre naturaleza) y esto permite disfrutar de esta actividad con mayor seguridad. Atravieso calles residenciales, avenidas principales, pequeños parques, escuelas, hasta llegar al gran parque regional de Longueuil llamado Le parc Michel-Chartrand. Este bosque urbano es un pequeño paraíso que permite relajarse a todos aquellos que buscamos un remanso de paz en medio del bullicio de la ciudad. Como es una zona de conservación la flora y fauna están omnipresentes y agregado a ello, hay tres lagos artificiales, un reloj solar, jardines comunitarios así como pequeños espacios culturales, tenemos un mini Central Park en Longueuil.

Cuando hago ejercicio es cuando mejor me siento conmigo misma, la actividad física me lleva de la mano a un diálogo interior y éste a la meditación, y luego a la reflexión. En este breve lapso me sitúo en el tiempo presente con una mayor consciencia, es cuando estoy más a la escucha de mis necesidades reales. Por eso cuando salgo a ejercitarme en mi bici o simplemente a caminar mi espíritu se llena de una paz que no puedo describir del todo. Me recargo, me siento con más energía y me siento más fuerte para seguir mi camino.

…Después de un largo periodo de pruebas empiezo a ver la luz al final del túnel, después de batallas sangrientas, de enfrentar enemigos sin corazón, de noches sin dormir, de vivir la injusticia, cuando parecía que ya no había esperanza la Justicia Divina se volvió a manifestar. Los daños fueron grandes (como el aprendizaje), pero ahora camino con mayor confianza, más fuerte que nunca, como el ave fénix renaciendo de la cenizas, confieso que no ha sido fácil, pero al final ganamos la guerra (Gracias a Dios por las personas que pusiste en mi camino para ganarla y que con su sabiduría están coadyuvando en este cambio tan trascendental en mi vida). Ahora poco a poco voy tomando fuerzas para seguir mi camino, para cumplir mi misión, y como nunca empiezo a disfrutar más de la vida, estoy re-aprendiendo a caminar, a ser una persona mucho más agradecida, este puzzle que es la vida empieza a tomar forma, sentido. La aventura no ha terminado, queda mucho camino por recorrer, muchas noches sin lunas, muchos días sin sol, pero también vienen en camino noches mágicas y días maravillosos. Después de la tormenta ha salido el sol, y por si no fuera suficiente estoy viendo un arcoíris…

Lorena Lacaille

Longueuil, Mayo 20, 2017

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2017.

Shamanes – Después de la Tormenta sale el Sol

Merci Amélie!

 

Llevaba cuatro meses buscando la forma de atravesar el abismo mental del cual era prisionero mi cerebro y por más que trataba nada funcionaba. El desanimo me venció por largo rato, sin embargo, no estaba deprimida, aceptaba mi punición sin chistar como un condenado a muerte. El muro era más fuerte y grande que yo, estaba claro que por el momento no me seria posible encontrar la forma de vencer tal obstáculo. Me deje llevar por el viento de la vida en diferentes direcciones, de cuando en cuando aterrizaba en alguna que me parecía interesante y mi mente se distraía pensando que había encontrado la cura, o al menos un bálsamo ante este naufragio mental, a mi incapacidad de volver a crear una frase. Decidí entonces auto-sabotearme, vetarme y no tocar los libros nuevos que tengo en la biblioteca, y mucho menos terminar aquellos libros que había comenzado. Me decía que “eso se había acabado” que “escribir no era para mi” para que seguir leyendo, pensaba que nada ni nadie me libraría de este châtiment. Había encadenado dos fracasos de un golpe, me sentía como Sísifo (Salvo que no me considero mezquina ni desleal como él) recomenzando una y otra vez sin ver el resultado final. Me preguntaba también por que los dioses se ensañaban conmigo. Dos años tratando de concluir dos proyectos, dos años perdida en el limbo y honestamente no veía por donde saldría del inframundo. Me sentía vacía, como muerta en vida, el cielo me parecía cada vez más lejano, una utopia. Así pasaron estos meses estériles hasta que en los últimos días volví a sentir ese gusanillo, “ese deseo incontrolable” de volver a leer, de escribir, pero me reprimía una y otra vez, no quería volver a empezar. El miedo a volver a fracasar me paralizó. Sin embargo, el deseo fue cada vez más fuerte. Fue entonces que me dirige a mi biblioteca, mi vista recorrió la fila de libros donde ella se encontraba, mi mano estaba temblorosa por la excitación, cerré los ojos y cuando los abrí estaba ya cómodamente sobre el sofá leyendo “Stupeur et tremblements” (cuatro días después la terminé y comencé “Cosmétique de l’ ennemi” que devoré en tres días, y ahora leyendo “Attentat¨Amélie Nothomb en la lengua de Moliére. !Que placer inmenso sentí! No volveré a privarme nunca de este alimento bendito de letras y palabras que revigorizan mi mente, mi espíritu y a mi cuerpo. En el pasado “Ni de Eva ni de Adán” (en español) y “Antéchrista” (en francés) ya me habían seducido. La prosa de Amélie es delicada, simple, espontánea, resalta con gran maestría la oscuridad y la luz de las emociones humanas. Y con ese poder sobrehumano sus letras me volvieron a la vida, me dieron esperanza, Amélie se convirtió en mi Salvadora, literal. Me hizo entender y ver las razones de mis tribulaciones y de mi caída al precipicio mental. Amélie se convirtió en mi Psicompompo, me resucitó, y de su mano volví a cruzar el umbral de la vida. Ahora, ella es mi principal mentora y miembro activo de mi gabinete-creativo imaginario. Como si despertará de un mal sueño volví a sentarme frente el ordenador y retomé de nuevo el teclado y redacté un pequeño cuento para el blog. Y días después este articulo-carta de agradecimiento por su invaluable ayuda. No podía dejarlo pasar. También estoy pensado seriamente en escribirle, sé que no le gusta el internet y contactarla por las redes sociales es imposible, en eso nos parecemos (en cada una de sus entrevistas descubro con beneplácito las similitudes entre ella y yo, escucharla y verla es un gaudeamus de literatura). Esas plataformas del ego son peligrosas, son demonios que si te descuidas se apoderan de tu mente y de tu alma y te convierten en zombi. La relación epistolar que mantiene Amélie Nothomb con sus lectores es bien sabida y con un poco de suerte me contesta, y con un otro poquito de suerte un día tendré el privilegio de conocerla, mientras tanto soló puedo decirte: Merci Amélie!

Lorena Lacaille

 

Longueuil, Marzo 13, 2017.

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2017.

Ya casi termina el año…

Ya estamos a sólo dos días de terminar este 2016, que ha estado de lo más intenso, y a pesar de que este año ha sido de muchos cambios acelerados, de crisis agudas y hechos inesperados, lo terminaré bajo una buena nota, todas estas situaciones que pudieran parecer adversas siempre traen su equivalente positivo. En la adversidad se fortalece el espíritu y el alma.

Desde mi último post me dio por retomar la lectura de Desarrollo personal así que en esta ocasión no sólo les compartiré de literatura. Curiosamente estos libros que ahora poseo estaban apunto de tirarlos a la basura. Durante el pasado verano estaban renovando una de las oficinas donde trabaja mi esposo, y como él sabe que los libros son una de mis pasiones me invitó a visitarlo para salvar dicho tesoro. Debo confesarles que había muchos más libros, y me limité a tomar sólo aquellos que podían servirme como mentores. Algunos como Napoleón Hill (a quién ya conocía) pues en el pasado leí su libro best-seller «Piense y Hágase rico» y ahora terminé de leer en francés «Accomplisez des miracles» que me cayo como anillo al dedo sobre todo por que no esta de más un empujoncito para el alma y el espíritu cuando se esta a punto de embarcar en una nueva aventura. Es un libro que se los recomiendo es una lectura metafísica y espiritual que les agradará sin duda y que les ayudara a reestructurar su filosofía de vida. Siempre escuché hablar de Og Mandino pero nunca había leído algo sobre él hasta que cayó en mis manos esta versión francesa: «Le plus grand succès du monde» una historia ficticia que se desarrolla en los tiempos en que vivió Jesús y que termina poco después de su crucifixión. Los diez mandamientos que deja como legado Zachée son simples, profundos y nos recuerdan que venimos a algo más a este mundo, que todos tenemos un rol único y una misión por cumplir. Otro libro que aún no termino, pero se los recomiendo es el de «Les regles pour réussir en affaires» de Martha Stewart, la ama de casa que se volvió millonaria, una mujer visionaria y creativa de la cual se puede aprender algo en este libro, sobre todo si tu intención es lanzarte como empresario (a). Me quedan algunos títulos más por leer, ahora me siento culpable de no haber salvado todos los libros que había en la pequeña biblioteca de la cafetería. Sin embargo, convencí a mi marido de donarlos a: L´Armé du salut, un organismo de servicios sociales que ayuda a los más desfavorecidos. De todas formas los libros han caído en buenas manos.

Cambiando de tema, en cuanto a literatura descubrí y leí un cuento de Patricia Highsmith titulado: «La señorita perfecta» y de inmediato supe mucho antes de buscar referencias sobre ella que estaba frente una maestra. Thea, el personaje principal de dicha historia en un ángel perverso sin corazón, de belleza inmaculada, la historia es breve, pero me dejo atónita por la maldad que puede habitar en un ser, más bien por la maldad que puede anidar en cada uno de nosotros. Por algo Highsmith es una de las mejores escritoras de la novela negra. De ahí que entre mi lista de libros a leer en el 2017 estén sus relatos o novelas. A ver que me traen los reyes magos…

Otro libro que todavía estoy leyendo es «Madame Bovary» y no es por falta de interés, la historia es buena, Flaubert otro maestro de la literatura, el problema ha sido la falta de tiempo, y mi mal hábito de estar leyendo varios libros al mismo tiempo. Así que me he quedado en que al fin Emma ha caído en la tentación, en los brazos del mal intencionado de Rodolph. Me preguntó que pasara con su marido, ¿la descubrirá?

El año ya casi termina, y aprovecho este espacio para agradecerles el estarme acompañando en esta aventura literaria que espero duré muchos años más, este espacio lo disfruto mucho, leer y escribir están en mi ADN es algo que es más fuerte que yo, y aunque la vida me lleva por otros lares, de algo estoy segura que aunque haga otras actividades que complementan mi vida, este rinconcito que he creado lo seguiré manteniendo y aunque tarde un poquito más seguiré creando personajes, nuevos mundos y nuevas historias. En estos momentos ando cortejando con «el tiempo» una vez que caiga en mis redes y sea mi aliado, sé que podré hacer mucho más de lo que hasta ahora he hecho.

Me despido deseándoles un excelente cierre de año 2016 y que el 2017 este lleno de buena literatura para todos lo que amamos los libros.

p.d. Aquí les dejo una selfie que me tomé ayer mientras caminaba bajo la tormenta de nieve. Una experiencia que cada vez que puedo la repito, respiro aire fresco, la blancura de la nieve me maravilla, los copos de nieve en mi cara me pintan una sonrisa, y el placer lúdico de dejar mis huellas sobre los caminos vírgenes que la Dama de blanco crea es indescriptible…

img_0179Una sonrisa sincera con todo y mis brackets

 

 

 

!Hasta muy pronto!
Lorena Lacaille

Longueuil, diciembre 30, 2016.

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2016.

Más o menos una mañana en mi vida…

Más o menos una mañana en mi vida…
En esta ocasión no seguiré con mis artículos epistolares sobre mis lecturas de los últimos meses, ahora tengo ganas de compartirles un poco de lo que hago en mi vida.

…Me levanto aún somnolienta, en el último año levantarme a las 4:45 a.m. se ha convertido en todo un reto, y para ser sincera a veces pasan 5,10, y hasta 15 minutos antes de que me ponga de pie. Después, mientras voy bajando las escaleras empiezo a pensar en que es lo que haré una vez que esté sentada enfrente de la pantalla de mi ordenador. Hay días en que todo lo tengo muy claro, ya sea poner al día mis blogs, o bien hacer búsquedas sobre algún tema, o continuar mis dos proyectos que actualmente están en estado intermitente. En la novela me he detenido por que ya no me convence la estructura narrativa, la comencé en forma de diario, pero a medio camino me he dado cuenta que mi historia es muy ambiciosa, y este formato me limita. Razón por la que he decidido tomarme un tiempo antes de recomenzar. La historia en si me encanta, es sólo que mi bloqueo esta en como presentarla. Así que mientras supero este blocage creatif retomo otro proyecto que también había dejado a medias por meterme en la novela: una colección de relatos, ahora ya me siento con la motivación necesaria para continuar escribiendo pequeñas historias.

Por otra lado, estas situaciones me han llevado a darme cuenta que disfruto más del cuento que de la novela, si bien también realizo un trabajo de investigación importante, es menos extenuante que cuando me meto en una novela. Además, como siempre ando con muchas ideas al mismo tiempo el cuento me permite aterrizarlas más rápidamente. Otros días simplemente me pierdo entre el ciberespacio, a veces termino leyendo las noticias del día, o leyendo algún artículo que me haya interesado, o en banalidades como la moda y el último gadget tecnológico. También tengo días en que la inspiración y la organización me abandonan y no sé por donde empezar, (pese a mi agenda semanal), cuando veo que de plano no poder avanzar, me reconforto leyendo. No hay nada mejor para calmar a mi espíritu. Siempre he creído que leer un buen libro es la mejor terapia para nuestros males.

…Sin otra opción, a las 6:30 a.m. debo detener lo que este haciendo en mi computadora, lo cual a veces me causa mucha frustración por que me encuentro metida en la escritura o en la investigación, pero como otro de mis oficios es ser madre, el deber me llama. Afortunadamente, esta fase no dura mucho, y una vez que estoy en las habitaciones de mis vástagos, los despierto de poco a poco, con mimos y besos, les hablo en español para que sus mentes frescas sigan reteniendo y aprendiendo el idioma de Cervantes. En mi hogar se hablan tres idiomas: el francés (lengua materna de mi esposo e hijos), el inglés por que nuestros críos desde que comenzaron su educación escolar van a una escuela anglófona y el español por que tienen una madre mexicana. Así que en casa de repente hablo spanglish y quebeco-franchute, un verdadero revoltijo, total que a veces no sé ni que digo, pero a pesar de mis pifias con los idiomas mi familia me perdona con amor y paciencia, eso sin desaprovechar la ocasión para corregirme de la forma más cortés posible.

img_0016Mon café latte délicieux!

Después es el desayuno, mi esposo se encarga de hacer los sándwiches o bien de recalentar lo que haya quedado de comida del día anterior y lo pone en un termo. Mientras que yo me encargo de darles de comer a nuestros hijos, y de la colaciones para escuela. A las 7:25 a.m. en punto estamos en la parada del autobús escolar, el cual demora entre entre 5 a 10 minutos. Cuando regreso a casa mi esposo me recibe con un café latte espumoso y calientito, mi recompensa por el sprint matutino. Y para disfrutarlo de la mejor manera: un buen libro, otrora leía las noticias en mi tableta electrónica, pero llegué a la conclusión que el mundo seguirá de cabeza irremediablemente, y en lugar de deprimirme o enojarme por las malas noticias, he optado por leer lo que yo quiero y me place, no lo que los medios quieren que «sepa». Luego de mi pausa converso un poco con mi marido, nos apapachamos, hacemos picardías cuando los tiempos nos los permiten, (tiempo de calidad en pareja, importante y necesario) nos ponemos al día sobre nuestras agendas y seguimos con el corre—corre cotidiano tratando de estar los más positivos, no siempre es fácil por que la vida tiene sus altas y bajas, sin embargo, estoy convencida que estar en este mundo de nuevo, es un verdadero privilegio. Me despido y les deseo !un excelente día!
Lorena Lacaille.

Longueuil, Noviembre 16, 2016.

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2016.