Mis escritos

Artículos / Relatos

 

”Después de la tormenta sale el sol” dice el dicho popular (y la canción de Shamanes), y después de días de lluvia, grises, fríos húmedos ventosos y de inundaciones, el buen clima se instala poco a poco. La primavera llega tardía pero llega.

Hoy me toco hacer bicicleta, desde hace tres semanas la saqué del cobertizo con la firme determinación de ejercitarme hasta que el clima lo permita, esto quiere decir que más o menos hasta finales de octubre andaré pedaleando en mi bicicleta. Los primeros días andaba algo adolorida y mis piernas débiles pedaleaban con dificultad, ahora todo va mejor, me siento en mejor forma, ya no pienso en los malestares pasajeros del ejercicio, sino disfruto con una sonrisa de este tiempo. Y como les contaba, hoy he salido y hasta el momento ha sido uno de los paseos que más he disfrutado, esta vez ya no hubo el viento fresco ni los copos de nieve diminutos de la semana pasada, sino un viento cálido acariciándome el rostro, un sol radiante, un cielo azul y despejado, no podía más que sentirme feliz y agradecida. La red de bici pistas que atraviesa la ciudad esta en buena condiciones (pese a los caprichos de la madre naturaleza) y esto permite disfrutar de esta actividad con mayor seguridad. Atravieso calles residenciales, avenidas principales, pequeños parques, escuelas, hasta llegar al gran parque regional de Longueuil llamado Le parc Michel-Chartrand. Este bosque urbano es un pequeño paraíso que permite relajarse a todos aquellos que buscamos un remanso de paz en medio del bullicio de la ciudad. Como es una zona de conservación la flora y fauna están omnipresentes y agregado a ello, hay tres lagos artificiales, un reloj solar, jardines comunitarios así como pequeños espacios culturales, tenemos un mini Central Park en Longueuil.

Cuando hago ejercicio es cuando mejor me siento conmigo misma, la actividad física me lleva de la mano a un diálogo interior y éste a la meditación, y luego a la reflexión. En este breve lapso me sitúo en el tiempo presente con una mayor consciencia, es cuando estoy más a la escucha de mis necesidades reales. Por eso cuando salgo a ejercitarme en mi bici o simplemente a caminar mi espíritu se llena de una paz que no puedo describir del todo. Me recargo, me siento con más energía y me siento más fuerte para seguir mi camino.

…Después de un largo periodo de pruebas empiezo a ver la luz al final del túnel, después de batallas sangrientas, de enfrentar enemigos sin corazón, de noches sin dormir, de vivir la injusticia, cuando parecía que ya no había esperanza la Justicia Divina se volvió a manifestar. Los daños fueron grandes (como el aprendizaje), pero ahora camino con mayor confianza, más fuerte que nunca, como el ave fénix renaciendo de la cenizas, confieso que no ha sido fácil, pero al final ganamos la guerra (Gracias a Dios por las personas que pusiste en mi camino para ganarla y que con su sabiduría están coadyuvando en este cambio tan trascendental en mi vida). Ahora poco a poco voy tomando fuerzas para seguir mi camino, para cumplir mi misión, y como nunca empiezo a disfrutar más de la vida, estoy re-aprendiendo a caminar, a ser una persona mucho más agradecida, este puzzle que es la vida empieza a tomar forma, sentido. La aventura no ha terminado, queda mucho camino por recorrer, muchas noches sin lunas, muchos días sin sol, pero también vienen en camino noches mágicas y días maravillosos. Después de la tormenta ha salido el sol, y por si no fuera suficiente estoy viendo un arcoíris…

Lorena Lacaille

Longueuil, Mayo 20, 2017

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2017.

Shamanes – Después de la Tormenta sale el Sol

Dias de Lluvia

La meteo local ha anunciado que toda la semana tendremos lluvias, lo cual me provoca un cierto desánimo. Los días de sol anteriores me habían inyectado una buena dosis de energía y optimismo: —Al fin la primavera se instala— pensaba. Sin embargo, fue una ilusión que duro bien poco. Una vez que me encontré al exterior, el viento gélido, una caída breve de «neige fondante» me recordaron que aún quedaban rescoldos de un invierno, que a diferencia de otros años había sido «doux et bienviellant». El frío extremo estuvo ausente en esta estación, así que no podía quejarme tanto.
Como cada semana organicé mi agenda y ello me recordó y me obligaba a que pese a los imprevistos del clima, tenía que cumplir con mi meta (entre otras) de caminar mínimo 3 días por semana. Era lunes, y los lunes están siempre saturados de mil pendientes. Este día de la semana lo visualizo como una gran pendiente; y obvio, comenzar mi día me cuesta el doble de esfuerzo. Y para rematar: el escenario externo que apreciaba desde mi ventana, no ayudaba ni me motivaba en lo más mínimo. El cielo color plomo, el viento frío y violento, las casas con una halo de tristeza y el graznido crispante de los cuervos. Todo era perfecto para escribir una historia macabra. Así que opté por algo más «light»: comencé a leer otra novela de Amélie Nothomb, mucho más ad hoc con el momento. Desde hace dos meses que cada semana divago en los claroscuros de sus historias. Me imagino que también es un reflejo de mi estado de ánimo (esta autora ejerce en mi una fascinación extraña y adictiva). «Tuer le père» aligero el escenario fatal que había visto desde el umbral de la ventana.


A la mañana siguiente, muy temprano tomé mi agenda y volví a re-leer los pendientes que tenía. Aproveché para subrayar con un marcador rosa fosforescente aquellos que ya había realizado. Y de nuevo vi, «aquel pendiente» esperando su turno. Después de trabajar varias horas de corrido frente al ordenador, me dije que sería un buen tiempo para caminar. Mis piernas entumecidas me lo exigían. Pero, en eso un ¨reminder¨ de mi teléfono inteligente me recordó que esa tarde cenaríamos con los abuelitos de mi esposo. Miré el reloj y después de hacer unos cálculos mentales deduje que apenas tendría el tiempo necesario para ir al banco, recoger a los niños al colegio y pasar a la SAQ ( Société des Alcools du Québec) por una botella de vino rosado que tanto le gusta a la abuelita. Así que de nuevo tenía una nueva excusa, pero algo en mi me lo reprochaba, me condenaba mi falta de disciplina. Y para reconfortarme volví a asomarme por la ventana: «Il pleut à boire debout» llovía con intensidad, seguramente si hubiera salido habría regresado toda empapada.
Es jueves y esta vez me digo: —«no habrá excusa que valga, tengo que salir a caminar» «necesito re-cargarme»—. Instantes después vuelvo a mirar por la ventana como cae la lluvia, sus gotas acompasadas como una dulce sonata, son como una canción de cuna que me arrulla. La noche anterior me acosté hasta muy tarde y mi cuerpo lo resiente, el escenario es perfecto para una siesta vespertina. Mis ojos se dan por vencidos. Mi alarma suena media hora más tarde, adormilada aún miro la hora, me pongo de pie, bajo las escaleras a tientas y luego me dirijo a mi escritorio, ahí sentada, la ventana me llama de nuevo, cavilo sobre lo que haré el resto de la tarde. De un golpe me levanto, me pongo el abrigo, las botas y mis guantes,. En un abrir y cerrar me encuentro sobre mi calle caminando, respiro varias veces y de inmediato una sensación de bienestar invade todo mi cuerpo. Camino a buen ritmo, esta velocidad me permite observar mi alrededor lo suficiente e identificar los cambios en el mismo. Una lluvia intermitente cae, el cielo continua con la cortina grisácea de los últimos días, los pájaros cantan, los árboles comienzan a llenarse de retoños. El césped y las plantas se despiertan tranquilamente de un largo sueño. A mi paso encuentro aún vestigios del invierno: algunos montones de nieve sucia, hace tiempo que su blancura virginal ha sido mancillada. Sobre el asfalto «Les nids-de-poules» abundan y algunos automovilistas logran pasar los obstáculos con gran maestría, otros menos expertos y distraídos vociferan todo tipo de obscenidades al darse cuenta que pasaron uno sin evitarlo, entre la lluvia que camuflajea el hoyo y entre que miran el móvil, un vrai danger. La lluvia se vuelve pertinaz y poco a poco sube su intensidad. Me mojo. Lo disfruto. Mis pasos y la lluvia me ponen como en un estado de levitación profundo, siento una gran paz, medito, me re-conecto con mi fuente. Me siento agradecida con la vida y con el universo, caminar bajo la lluvia, un jueves de un cierto día del mes de abril del 2017, a las 14 horas y 35 minutos es un privilegio. Sobre todo cuando pienso que hay más de 3000 millones de seres humanos que en estos momentos están trabajando, y no tienen el privilegio que yo tengo: de caminar bajo la lluvia. En la recta final de mi recorrido, un tipo de casita en madera pintada en color morado a las afueras de una propiedad llama mi atención. Al principio pensé que era para el correo, pero ya estando más cerca, a través de la vitrina puedo ver algunos libros en su interior y leo los anuncios: «Si tu veux un libre-poses en-un!» Bibliothèque de rue. —!Que excelente idea!—pienso. Sin embargo, no me atrevo a abrir la vitrina y tomar uno, la presencia de un viandante me intimida y continuo mi camino hasta casa. Me reprocho mi cobardía, pero me consuelo pensando que tengo una nueva motivación para seguir haciendo mis caminatas, y en caso de que me quede sin bouquins ya tengo una nueva opción. No cabe duda que los días de lluvia son especiales…

Lorena Lacaille

Longueuil, abril 13, 2017

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2017.

 

 

 

 

  • Merci Amélie!

Llevaba cuatro meses buscando la forma de atravesar el abismo mental del cual era prisionero mi cerebro y por más que trataba nada funcionaba. El desanimo me venció por largo rato, sin embargo, no estaba deprimida, aceptaba mi punición sin chistar como un condenado a muerte. El muro era más fuerte y grande que yo, estaba claro que por el momento no me seria posible encontrar la forma de vencer tal obstáculo. Me deje llevar por el viento de la vida en diferentes direcciones, de cuando en cuando aterrizaba en alguna que me parecía interesante y mi mente se distraía pensando que había encontrado la cura, o al menos un bálsamo ante este naufragio mental, a mi incapacidad de volver a crear una frase. Decidí entonces auto-sabotearme, vetarme y no tocar los libros nuevos que tengo en la biblioteca, y mucho menos terminar aquellos libros que había comenzado. Me decía que “eso se había acabado” que “escribir no era para mi” para que seguir leyendo, pensaba que nada ni nadie me libraría de este châtiment. Había encadenado dos fracasos de un golpe, me sentía como Sísifo (Salvo que no me considero mezquina ni desleal como él) recomenzando una y otra vez sin ver el resultado final. Me preguntaba también por que los dioses se ensañaban conmigo. Dos años tratando de concluir dos proyectos, dos años perdida en el limbo y honestamente no veía por donde saldría del inframundo. Me sentía vacía, como muerta en vida, el cielo me parecía cada vez más lejano, una utopia. Así pasaron estos meses estériles hasta que en los últimos días volví a sentir ese gusanillo, “ese deseo incontrolable” de volver a leer, de escribir, pero me reprimía una y otra vez, no quería volver a empezar. El miedo a volver a fracasar me paralizó. Sin embargo, el deseo fue cada vez más fuerte. Fue entonces que me dirige a mi biblioteca, mi vista recorrió la fila de libros donde ella se encontraba, mi mano estaba temblorosa por la excitación, cerré los ojos y cuando los abrí estaba ya cómodamente sobre el sofá leyendo “Stupeur et tremblements” (cuatro días después la terminé y comencé “Cosmétique de l’ennemi” que devoré en tres días, y ahora leyendo “Attentat¨) Amélie Nothomb en la lengua de Moliére. !Que placer inmenso sentí! No volveré a privarme nunca de este alimento bendito de letras y palabras que revigorizan mi mente, mi espíritu y a mi cuerpo. En el pasado “Ni de Eva ni de Adán” (en español) y “Antéchrista” (en francés) ya me habían seducido. La prosa de Amélie es delicada, simple, espontánea, resalta con gran maestría la oscuridad y la luz de las emociones humanas. Y con ese poder sobrehumano sus letras me volvieron a la vida, me dieron esperanza, Amélie se convirtió en mi Salvadora, literal. Me hizo entender y ver las razones de mis tribulaciones y de mi caída al precipicio mental. Amélie se convirtió en mi Psicompompo, me resucitó, y de su mano volví a cruzar el umbral de la vida. Ahora, ella es mi principal mentora y miembro activo de mi gabinete-creativo imaginario. Como si despertará de un mal sueño volví a sentarme frente el ordenador y retomé de nuevo el teclado y redacté un pequeño cuento para el blog. Y días después este articulo-carta de agradecimiento por su invaluable ayuda. No podía dejarlo pasar. También estoy pensado seriamente en escribirle, sé que no le gusta el internet y contactarla por las redes sociales es imposible, en eso nos parecemos (en cada una de sus entrevistas descubro con beneplácito las similitudes entre ella y yo, escucharla y verla es un gaudeamus de literatura). Esas plataformas del ego son peligrosas, son demonios que si te descuidas se apoderan de tu mente y de tu alma y te convierten en zombi. La relación epistolar que mantiene Amélie Nothomb con sus lectores es bien sabida y con un poco de suerte me contesta, y con un otro poquito de suerte un día tendré el privilegio de conocerla, mientras tanto soló puedo decirte: Merci Amélie!


Lorena Lacaille

Longueuil, Marzo 13, 2017.

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2017.

-Cuento: Cena en Chez Trebbiano

Es una tarde de invierno, del invierno más dulce y benévolo que tenemos desde que tengo memoria. Seguro los meteorólogos tienen una muy buena explicación: El cambio climático. ¿Algo pasa con la madre naturaleza? que más da, lo importante es que estamos en marzo y el invierno esta en su etapa final. Es la Semaine de relâche o de March break en Canadá, una semana de vacaciones que usualmente solíamos pasar en alguna estación de sky o bien en alguna playa del sur. Sin embargo, este año resulto anómalo como el invierno, las estaciones de sky gastan miles de dólares fabricando nieve artificial tratando de cumplir con los compromisos de sus actividades en oferta, mientras que mi padre trabaja horas extras tratando de que su negocio sobrelleve la crisis económica, razón por la cual nos hemos quedado en casa. Situación que también no se daba desde que tengo memoria. Los días me resultan largos, anodinos, sobre todo por que no puedo ver a mis amigos, todos están fuera de la ciudad en algún chalet o en algún país del trópico disfrutando del sol y la playa. Tampoco puedo ir a mi entrenamiento de soccer, las prácticas han sido canceladas debido al gran número de jugadores ausentes. Así que la mitad de la semana ha transcurrido entre juegos con el Wii, lecturas de mi autor favorito: Geronimo Stilton, juegos de mesa con mi hermana que con frecuencia terminan en discusiones por que ella es una pésima perdedora. También hemos salido al cine, de shopping, al bowling, mi madre hace lo posible por que los tres combatamos de la mejor manera el tedio de esta semana sin vacaciones al exterior. Sin embargo, sus esfuerzos resultan insuficientes para un niño de 11 años como yo, y para una adolescente como su hija. La ausencia de papá pesa mucho, nuestro ánimo esta alicaído. Mi padre pone tanta vida. En los momentos en que no sé que hacer me pongo a jugar con pequeñas pelotas por toda la casa, lo cual me vale uno que otro regaño de mi madre que siempre vaticina que puedo romper “algo”. Otras veces tomo la tableta electrónica y me entretengo con video juegos de race cars o de soccer por supuesto. Y cuando ya no puedo más acepto las invitaciones de mi madre de salir a caminar por el quartier y respirar el aire fresco. La temperatura douce de los últimos días ha provocado que casi desaparezca la nieve y ha estropeado mi cueva subterránea que con tanto esfuerzo había hecho. Quel ennui! De repente, cuando todo parece indicar que todo será una tarde que terminara con una cena ordinaria y algún film en familia, claro, si papá no esta muy cansado. Escucho el celular de mi madre sonar, corro a buscarlo al igual que mamá. Pero le ganó la carrera, soy más rápido que ella. Habló breve con papá y me da la buena nueva que iremos a mi restaurant favorito: Chez Trebbiano. Lo cual me pone de muy buen humor, pues significa que veré a mi chum Salvatore, el chef, es un hombre gordito con un sentido del humor formidable. Sus platos son verdaderos manjares para los dioses. Me encanta la comida italiana.
Al fin llega la hora y todos partimos en familia, estacionamos el coche a las afueras del negocio familiar sobre la rue Saint-Charles, du vieux Longueuil y caminamos un centenar de metros, el viento es frío, mis padres caminan de la mano sin prisa, mientras que mi hermana y yo competimos por llegar en primer lugar al resto. Alessio uno de los meseros nos recibe con una sonrisa y un apretón de manos. Apenas nos instalamos en la mesa pregunto por el chef, Alessio nos informa que ha partido a Cuba con sus hijos. Mi decepción es grande. Durante la cena conversamos amenamente en familia hasta que mi vista se fija en un hombre obeso que come solo en una mesa, en ese momento realizo que estaba ahí desde que llegamos. Haciendo exactamente lo mismo: comiendo un bocado y su mirada fija sobre su móvil, en ningún momento veo que aparte su mirada ni siquiera para comer, pica al azar y come. El movimiento de su papada al masticar le da un aire grotesco, el hombre no es muy agraciado. Con cierto morbo lo observo, tiene el cabello chino, muy fino y corto. De piel blanca-ceniza, unos jeans holgados que lo hacen parecer con más sobre peso y una playera polo rojo. Me pregunto que estará viendo en su celular que esta tan absorto. Tan solo, tan aislado del mundo. Pero irónicamente esta “conectado”. Continuo observándolo a discreción, y de vez en cuando miro alrededor o intervengo en la conversación familiar. Sin embargo, ese hombre vuelve atraerme como imán. Al fin veo un poco de acción de su parte, le pide al mesero la cuenta. Y por primera vez desde que lo observo pone a lado su celular y revisa meticuloso la factura, apenas si gesticula. Una vez hecho el pago se levanta y toma con una mano el celular mientras que con la otra se ayuda para ponerse el abrigo, todo en cámara lenta, pues su celular es muy importante, vuelvo a preguntarme que ve este pobre hombre y me cuestiono también si no esta fingiendo solamente que hace “algo importante” o “ve algo muy interesante”. En esos momentos siento pena por él. Y al mismo tiempo, me siento sumamente afortunado de estar en familia, debe ser terrible tener que comer solo y tener como compañero a un celular… Concluyo que después de todo mis vacaciones no son tan aburridas. Por último, el hombre obeso se pone su gorro y parte caminando como un zombi mirando el celular.

52102

Lorena Lacaille

 

Longueuil, Marzo 04, 2017

 

Crítica Social: Si este vídeo note convence a guardar tu teléfono nada lo hará-

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2017.

 

Ya casi termina el año…

Ya estamos a sólo dos días de terminar este 2016, que ha estado de lo más intenso, y a pesar de que este año ha sido de muchos cambios acelerados, de crisis agudas y hechos inesperados, lo terminaré bajo una buena nota, todas estas situaciones que pudieran parecer adversas siempre traen su equivalente positivo. En la adversidad se fortalece el espíritu y el alma.

Desde mi último post me dio por retomar la lectura de Desarrollo personal así que en esta ocasión no sólo les compartiré de literatura. Curiosamente estos libros que ahora poseo estaban apunto de tirarlos a la basura. Durante el pasado verano estaban renovando una de las oficinas donde trabaja mi esposo, y como él sabe que los libros son una de mis pasiones me invitó a visitarlo para salvar dicho tesoro. Debo confesarles que había muchos más libros, y me limité a tomar sólo aquellos que podían servirme como mentores. Algunos como Napoleón Hill (a quién ya conocía) pues en el pasado leí su libro best-seller «Piense y Hágase rico» y ahora terminé de leer en francés «Accomplisez des miracles» que me cayo como anillo al dedo sobre todo por que no esta de más un empujoncito para el alma y el espíritu cuando se esta a punto de embarcar en una nueva aventura. Es un libro que se los recomiendo es una lectura metafísica y espiritual que les agradará sin duda y que les ayudara a reestructurar su filosofía de vida. Siempre escuché hablar de Og Mandino pero nunca había leído algo sobre él hasta que cayó en mis manos esta versión francesa: «Le plus grand succès du monde» una historia ficticia que se desarrolla en los tiempos en que vivió Jesús y que termina poco después de su crucifixión. Los diez mandamientos que deja como legado Zachée son simples, profundos y nos recuerdan que venimos a algo más a este mundo, que todos tenemos un rol único y una misión por cumplir. Otro libro que aún no termino, pero se los recomiendo es el de «Les regles pour réussir en affaires» de Martha Stewart, la ama de casa que se volvió millonaria, una mujer visionaria y creativa de la cual se puede aprender algo en este libro, sobre todo si tu intención es lanzarte como empresario (a). Me quedan algunos títulos más por leer, ahora me siento culpable de no haber salvado todos los libros que había en la pequeña biblioteca de la cafetería. Sin embargo, convencí a mi marido de donarlos a: L´Armé du salut, un organismo de servicios sociales que ayuda a los más desfavorecidos. De todas formas los libros han caído en buenas manos.
Cambiando de tema, en cuanto a literatura descubrí y leí un cuento de Patricia Highsmith titulado: «La señorita perfecta» y de inmediato supe mucho antes de buscar referencias sobre ella que estaba frente una maestra. Thea, el personaje principal de dicha historia en un ángel perverso sin corazón, de belleza inmaculada, la historia es breve, pero me dejo atónita por la maldad que puede habitar en un ser, más bien por la maldad que puede anidar en cada uno de nosotros. Por algo Highsmith es una de las mejores escritoras de la novela negra. De ahí que entre mi lista de libros a leer en el 2017 estén sus relatos o novelas. A ver que me traen los reyes magos…
Otro libro que todavía estoy leyendo es «Madame Bovary» y no es por falta de interés, la historia es buena, Flaubert otro maestro de la literatura, el problema ha sido la falta de tiempo, y mi mal hábito de estar leyendo varios libros al mismo tiempo. Así que me he quedado en que al fin Emma ha caído en la tentación, en los brazos del mal intencionado de Rodolph. Me preguntó que pasara con su marido, ¿la descubrirá?
El año ya casi termina, y aprovecho este espacio para agradecerles el estarme acompañando en esta aventura literaria que espero duré muchos años más, este espacio lo disfruto mucho, leer y escribir están en mi ADN es algo que es más fuerte que yo, y aunque la vida me lleva por otros lares, de algo estoy segura que aunque haga otras actividades que complementan mi vida, este rinconcito que he creado lo seguiré manteniendo y aunque tarde un poquito más seguiré creando personajes, nuevos mundos y nuevas historias. En estos momentos ando cortejando con «el tiempo» una vez que caiga en mis redes y sea mi aliado, sé que podré hacer mucho más de lo que hasta ahora he hecho.
Me despido deseándoles un excelente cierre de año 2016 y que el 2017 este lleno de buena literatura para todos lo que amamos los libros.
p.d. Aquí les dejo una selfie que me tomé ayer mientras caminaba bajo la tormenta de nieve. Una experiencia que cada vez que puedo la repito, respiro aire fresco, la blancura de la nieve me maravilla, los copos de nieve en mi cara me pintan una sonrisa, y el placer lúdico de dejar mis huellas sobre los caminos vírgenes que la Dama de blanco crea es indescriptible…

img_0179Una sonrisa sincera con todo y mis brackets.

 

!Hasta muy pronto!
Lorena Lacaille

Longueuil, diciembre 30, 2016.

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2016.

 

 

-Más o menos una mañana en mi vida.

Más o menos una mañana en mi vida…
En esta ocasión no seguiré con mis artículos epistolares sobre mis lecturas de los últimos meses, ahora tengo ganas de compartirles un poco de lo que hago en mi vida.

…Me levanto aún somnolienta, en el último año levantarme a las 4:45 a.m. se ha convertido en todo un reto, y para ser sincera a veces pasan 5,10, y hasta 15 minutos antes de que me ponga de pie. Después, mientras voy bajando las escaleras empiezo a pensar en que es lo que haré una vez que esté sentada enfrente de la pantalla de mi ordenador. Hay días en que todo lo tengo muy claro, ya sea poner al día mis blogs, o bien hacer búsquedas sobre algún tema, o continuar mis dos proyectos que actualmente están en estado intermitente. En la novela me he detenido por que ya no me convence la estructura narrativa, la comencé en forma de diario, pero a medio camino me he dado cuenta que mi historia es muy ambiciosa, y este formato me limita. Razón por la que he decidido tomarme un tiempo antes de recomenzar. La historia en si me encanta, es sólo que mi bloqueo esta en como presentarla. Así que mientras supero este blocage creatif retomo otro proyecto que también había dejado a medias por meterme en la novela: una colección de relatos, ahora ya me siento con la motivación necesaria para continuar escribiendo pequeñas historias.

Por otra lado, estas situaciones me han llevado a darme cuenta que disfruto más del cuento que de la novela, si bien también realizo un trabajo de investigación importante, es menos extenuante que cuando me meto en una novela. Además, como siempre ando con muchas ideas al mismo tiempo el cuento me permite aterrizarlas más rápidamente. Otros días simplemente me pierdo entre el ciberespacio, a veces termino leyendo las noticias del día, o leyendo algún artículo que me haya interesado, o en banalidades como la moda y el último gadget tecnológico. También tengo días en que la inspiración y la organización me abandonan y no sé por donde empezar, (pese a mi agenda semanal), cuando veo que de plano no poder avanzar, me reconforto leyendo. No hay nada mejor para calmar a mi espíritu. Siempre he creído que leer un buen libro es la mejor terapia para nuestros males.

…Sin otra opción, a las 6:30 a.m. debo detener lo que este haciendo en mi computadora, lo cual a veces me causa mucha frustración por que me encuentro metida en la escritura o en la investigación, pero como otro de mis oficios es ser madre, el deber me llama. Afortunadamente, esta fase no dura mucho, y una vez que estoy en las habitaciones de mis vástagos, los despierto de poco a poco, con mimos y besos, les hablo en español para que sus mentes frescas sigan reteniendo y aprendiendo el idioma de Cervantes. En mi hogar se hablan tres idiomas: el francés (lengua materna de mi esposo e hijos), el inglés por que nuestros críos desde que comenzaron su educación escolar van a una escuela anglófona y el español por que tienen una madre mexicana. Así que en casa de repente hablo spanglish y quebeco-franchute, un verdadero revoltijo, total que a veces no sé ni que digo, pero a pesar de mis pifias con los idiomas mi familia me perdona con amor y paciencia, eso sin desaprovechar la ocasión para corregirme de la forma más cortés posible.

 

img_0016  Mon café latte délicieux!

Después es el desayuno, mi esposo se encarga de hacer los sándwiches o bien de recalentar lo que haya quedado de comida del día anterior y lo pone en un termo. Mientras que yo me encargo de darles de comer a nuestros hijos, y de la colaciones para escuela. A las 7:25 a.m. en punto estamos en la parada del autobús escolar, el cual demora entre entre 5 a 10 minutos. Cuando regreso a casa mi esposo me recibe con un café latte espumoso y calientito, mi recompensa por el sprint matutino. Y para disfrutarlo de la mejor manera: un buen libro, otrora leía las noticias en mi tableta electrónica, pero llegué a la conclusión que el mundo seguirá de cabeza irremediablemente, y en lugar de deprimirme o enojarme por las malas noticias, he optado por leer lo que yo quiero y me place, no lo que los medios quieren que «sepa». Luego de mi pausa converso un poco con mi marido, nos apapachamos, hacemos picardías cuando los tiempos nos los permiten, (tiempo de calidad en pareja, importante y necesario) nos ponemos al día sobre nuestras agendas y seguimos con el corre—corre cotidiano tratando de estar los más positivos, no siempre es fácil por que la vida tiene sus altas y bajas, sin embargo, estoy convencida que estar en este mundo de nuevo, es un verdadero privilegio. Me despido y les deseo !un excelente día!
Lorena Lacaille.

Longueuil, Noviembre 16, 2016.

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2016.

 

 

Entre ciclos…

Terminando un mes y ya casi empezando otro, terminado un ciclo y empezando uno nuevo, no cabe duda que la vida y el universo son perfectos, todo a su tiempo. De nada sirve desesperarse, ni quejarse, ni apresurar las cosas todo llega en el momento preciso. Por lo que deje, que de igual manera me llegara la inspiración para escribir este artículo para el blog, y sobre todo el tiempo, que como ya les he contado este año tengo la impresión que va más de prisa. Sin embargo, ahora veo con más calma que era una percepción errónea.

1cfb8-major10-2

La última vez que escribí algo para el blog fue en agosto y de aquí a entonces han pasado tantas cosas, que no sé ni por donde comenzar. Y como ha habido de todo, me limitaré a contarles lo positivo, que de lo malo se encargan los noticieros… Primero, agradecida por que con el verano terminó un ciclo-ciclón y con la entrada del otoño he iniciado un periodo de calma-planificación, al fin puedo apreciar el mar de la vida sin exabruptos y tomar el mando de mi navío para explorar nuevos mares, emprender nuevas aventuras, bref simplemente me siento muy dichosa, aunque creo que más bien se llama en paz, eso es, estoy en paz. Y si a eso le agregamos que ando inspirada, pues todo va mucho mejor, pues mi inspiración me lleva a crear, y mi modo de crear es escribir, y cuando estoy en etapa creativa todo es sensacional. Y a pesar de los obstáculos y batallas que todavía me queda por librar estoy en una onda muy positiva, y es que no queda de otra, así es la vida hermosa, misteriosa, con sus claro oscuros únicos. Y aunque no soy una pitonisa, si sé que viene un cambio, estoy trepada en la rueda de la fortuna subiendo, ya veremos que sorpresas me trae. Y después de este choro mareador (como decimos en México) pasaré a mi informe epistolar sobre mis lecturas, en que me quede…

… Terminé el Perro de Baskerville que me encantó y que como buena sabueso, descubrí antes del final quien estaba detrás del misterioso y diabólico perro. Conan Doyle sabía como mantener enganchado y en suspenso, sus novelas nunca me aburren, al contrario siempre quiero más…

imagen-destacada-la-traicion-de-bourne-2

A finales de agosto recibí un paquete de libros que mis padres tan amablemente me enviaron desde México. Y entre ellos esta la novela de La traición de Bourne de Robert Ludlum, por Eric Van Ludstbader (éste último autor retomó la saga de Bourne). El libro tiene 639 páginas y ya voy en la 266, lo inicié hace dos semanas, y bueno cada vez que tengo un tiempo libre ahí estoy leyendo, ávida de saber que va a pasar con Martín Lindros su único amigo dentro de la CIA. Bourne liberó a su amigo de sus secuestradores, un grupo terrorista (en Etíopia), pero Martín ya no es Martín que enredo… me pregunto cuando Bourne se dará cuenta. Y por supuesto se los recomiendo es una película de acción mental sin parar. El Club de Bilderberg aún no lo termino pero en esas estoy… Y para tomar un répit de tanta acción, intrigas, y asesinatos escogí Rayuela de Cortázar en mi segundo intento por leerla, ya que la primera vez estaba distraída con otras lecturas. Apenas re-inicié ayer, así que todavía no puedo darles mi opinión. Se preguntaran por que no he leído más, lo que pasa es que también me fui de vacaciones en familia (de nuevo a Cuba), a la playita y bueno entre los preparativos, el viaje y el regreso a clases, no tuve tiempo, entre que soy mamá, ama de casa, cocinera, chofer, profesora, decoradora de interiores, jardinera, escritora y lo que me salga de improviso el tiempo de repente me escasea. Sin embargo, trato de encontrar un tiempo para todo, pero, hay veces que las situaciones se salen de mi control y ni modos. Lo importante es que ahora ya volví a reorganizar mi agenda y aquí estoy haciendo lo que más me apasiona: escribir y leer. Les deseo un excelente fin de semana y una estación otoñal de expansión total, hasta la próxima.
Lorena Lacaille
Longueuil, septiembre 29, 2016.

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.

-Disfrutando del verano, yoga «beer», nuestro mundo de mal en peor y lo que nos falta…

Estamos a la mitad del verano y esta estación ha estado bastante movida. El tiempo sigue su curso y el mundo cada vez más lejos de ser una sociedad civilizada y progresista. Llevamos más de cien años de retraso científico, pero eso no es lo peor, sino que como sociedad estamos cada vez más bajando nuestra escala de valores. Hace unos días aquí en Montreal un adolescente le echo un café a un vagabundo, y su hazaña como suele suceder cada vez con más frecuencia, la subió al facebook. Lo que la gente hace por obtener un poco de atención. !Es deplorable! Ya no importa si es o no correcto, o interesante, cualquier tontería es valida par unos cuantos likes. Continuando en este tenor la maldad humana sigue aflorando: los atentados, tiroteos contra civiles inocentes se ha vuelto el pan de cada día. Los medios de comunicación y las autoridades se siguen encargando de alimentar la islamofobia. Ahora los malos siempre son los árabes, el plan maestro de Occidente por demonizar a esta parte de la población esta funcionado, y a los del «imperio» les importa un bledo que civiles inocentes paguen con tal de lograr su cometido. Ellos nos crean una realidad que no es real, logrando así que vivamos en una psicosis colectiva de pánico y terror. ¿Por que no nos hablan de los Métodos de control mental MK-Ultra y la programación Monarca?(Leer nota 1 y 2 al respecto) ¿Por que no nos dicen que estos métodos que surgieron en el régimen nazi sigue siendo usado por gran parte de los ejércitos del mundo, por grupos terroristas (financiados por el tío Sam y sus aliados) y la CIA su principal promotora? Y que en realidad el nazismo nunca ha muerto, esta más vivo que nunca. Gracias a este inhumano proceso para lavar el cerebro de las personas están apareciendo por doquier «locos», «lobos solitarios» «kamikazes» que llevan a cabo atentados, tiroteos, asesinatos en nombre de Alá. Todo parece embonar perfecto. Sin embargo, quedan hilos sueltos y nos están ocultado como siempre la verdad. Estoy harta de escuchar y de ver noticias que promueven la islamofobia. Desde los ataques a las oficinas de Charly hebdo hasta nuestros días, he visto como mi entorno social se vuelve más y más xenofóbico. Vivo en Montreal, Canadá, una de las ciudades más multiculturales del mundo. Otrora los quebequenses solían ser muy abiertos y cálidos con los inmigrantes, pero ahora es frecuente escuchar toda clase de ataques verbales sobre «los árabes, o musulmanes o el Islam». Las mujeres que portan el hiqab, el niqab, la burka o el khimar son señaladas y criticadas. Los niños sufren de bullying. ¿Es acaso una solución el odio hacia este grupo social de la humanidad? El tío Sam y sus aliados pueden estar orgullosos, por que han logrado dividir a la humanidad. Pero, al igual que el Dalai-lama creo en que un día es posible lograr una armonía religiosa, y la clave es el respeto hacia cada una de estas doctrinas que al final buscan darnos fe y hacernos mejores personas. El mundo musulmán se ha deslindado muchas veces de solapar los ataques terroristas, no es por que hay algunos podridos y que en su mayoría han sido sometidos a un lavado de cerebro que toda su comunidad esta implicada. Como inmigrante, como ciudadana del mundo, espero que la gente lea y se informe adecuadamente sobre quienes son los verdaderos orquestadores de esta era de xonofobia. Quiero salir a tomar un café de nuevo con mi amiga Randa sin sentirme observada por curiosos, que los mejores amigos de mis hijos de origen musulmán disfruten de su niñez libre del acoso, y seguir hablando con el señor Fethi (padre de una de las mejores amigas de mi hija) de todo y nada. Y por todos aquellos compañeros de clase de origen árabe con los que compartí tiempos inolvidables de camadería. Ya me extendí más de lo que pensaba, pero lo acontecido en Nice, encendió muchos más los ánimos en el mundo. Y desafortunadamente, la verdad sigue siendo ocultada, nos manipulan como títeres y es tiempo de cortarnos los hilos, de tirar la venda de los ojos y de escuchar, de salir de nuestra área de confort. En los próximos posts, seguiré dándoles algunos recomendaciones de libros sobre El nuevo orden mundial que pueden leer, y que quizás puedan contribuir a aclarar muchas de sus dudas sobre el acontecer mundial en todas las esferas.

xenofobia-a97c577f-1e72-47d3-9e85-97a99181b98c
Cambiando de tema, les cuento que este verano lo he dedicado a gran parte al descanso y recuperar mi salud física, mental y espiritual, una buena limpia interna que ya me hacia falta. Ahora ya me siento mucho mejor, mis caminatas matutinas y el yoga me ha ayudado bastante para volver a enfocarme. Ya que mi «brújula personal» andaba algo desorientada, como buena Géminis siempre queriendo abarcar mucho… Sigo con mi hábito terrible de leer 5 libros al mismo tiempo, pero eso me encanta, siempre hay dos o tres que me traen picada y el resto me esfuerzo por terminarlos, como este de «El viejo y el mar» de Hemingway que ya me aburrió con la eterna pesca del «dorado». Además, como no sé nada de dicha actividad tengo que estar buscando constantemente las palabras para entender lo que hace el viejo. Así que cuando no puedo más retomo a la lectura de «El perro de los Baskerville» que me tiene en ascuas todavía no sé si es es una criatura sobre natural o bien un hombre disfrazado… Otro de mis favoritos es la peculiar historia de amor de Rinri y Amélie de la novela «Ni Adán ni Eva» de la escritora belga Amélie Nothomb (conocida como la Woody Allen de las letras) es una prosa muy suave, refinada y nada aburrida. De hecho, la novela acaba de ser llevada a la gran pantalla por Stefan Liberski y lleva por nombre Romance in Tokyo. Y de paso, he echado un vistazo al modo de vivir y pensar nipón. Otra lectura que me cuesta dejar a lado (para seguir con mis actividades cotidianas) es «el Club Bilderbeg» de Daniel Estulin. Que nos habla justamente de un grupo mundial que nos gobierna sin que sepamos, todo absolutamente todo lo que sucede en el mundo esta «pervesamente» planificado… y el quinto libro y que ya terminé fue «Las batallas en el desierto» de José Emilio Pacheco. Una excelente novela corta que me hizo viajar en el tiempo, evocando mi infancia en México. Por otra parte, me conmovió el amor no correspondido imposible que Carlos (un niño que se enamora de la mamá de Jim) le profesaba a Mariana. Hasta aquí con mis lecturas de verano.

Romance en Tokyo – Trailer subtitulado en español

 

Y para finalizar les comento que el pasado mes de julio en el festival de cervezas de Laval (Festival des bières de Laval) se dio un curso de yoga «beer», es decir que una vez que terminas con tus asanas, viene la recompensa: te tomas dos cervezas en formato degustación y los alumnos son invitados a observar la cerveza, su color, la efervescencia, los aromas y a saborearla en su boca. Desafortunadamente, me enteré del evento una vez que había terminado, pero ya lo puse en mi agenda para no faltar el próximo año. Y mientras tanto, trataré de disfrutar al máximo lo queda de estés vacaciones estivales, hasta el próximo mes.

Lorena Lacaille
Longueuil, agosto 11, 2016.

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2016.

Nota1:La Programación Monarca es un método de control mental utilizado por numerosas organizaciones con fines encubiertos (gobierno oscuro). Es una continuación del proyecto MK-ULTRA, un programa de control mental desarrollado por la CIA, y probado en militares y civiles. Los métodos son increíblemente sádicos (su único propósito basicamente es traumatizar a la víctima) y los resultados son espeluznantes: La creación de un esclavo controlado que puede ser activado en cualquier momento para realizar cualquier acción requerida por el controlador.La Programación Monarca(Monarch)es una técnica de control mental que comprende elementos de Abuso Ritual Satánico (SRA) y Desorden de Personalidad Múltiple (MPD). Utiliza una combinación de psicología , neurociencia , y rituales ocultos para crear en los esclavos un alter persona que puede ser activado y programado por los controladores. Los esclavos Monarca son utilizados por varias organizaciones relacionadas con la élite mundial en ámbitos tales como la esclavitud sexual, ámbito militar, y la industria del entretenimiento.
Uno de los primeros estudios metódicos sobre el control mental basado en el trauma lo llevó a cabo Josef Mengele, un médico que trabajaba en los campos de concentración nazis. Al principio se hizo famoso por ser uno de los médicos de las SS que supervisó la selección de los presos que llegaban, para determinar quién iba a ser asesinado y quien iba a convertirse en un trabajador forzoso. Sin embargo , fue conocido sobre todo , por haber llevado a cabo espeluznantes experimentos con seres humanos prisioneros de los campos de concentración, incluidos niños, por lo que Mengele fue llamado el “Ángel de la Muerte”.La investigación de Mengele sirvió de base para este programa encubierto, la investigación ilegal con humanos de la CIA llamada MK-ULTRA.

Nota 2: El Proyecto MK-ULTRA se desarrolló entre los años 1950 hasta por lo menos finales de los 60 con ciudadanos estadounidenses y canadienses como sujetos de prueba. La evidencia publicada indica que el Proyecto MK-ULTRA implicó el uso de varias metodologías para manipular los estados mentales individuales y alterar las funciones cerebrales, incluyendo la administración subrepticia de drogas y otras sustancias químicas, la privación sensorial, el aislamiento y el abuso verbal y sexual.
Los experimentos más publicados llevados a cabo por MK-ULTRA fué la administración de LSD sin saberlo en seres humanos, incluidos los empleados de la CIA, militares, médicos, y otros agentes del gobierno, prostitutas, enfermos mentales, y miembros del público en general, con el fin de estudiar su reacciones.
Sin embargo, el alcance de MK-ULTRA no paró ahí. Experimentos con descargas eléctricas violentas, torturas físicas y mentales y el abuso sexual se utilizaron en una cuestión sistemática sobre muchos pacientes, incluso niños.
– NWO, Conan Doyle, Banda de motociclistas, mi cumpleaños, Cayo María y ya estuvo.

Esta vez ya no les escribo retrasada, sino retrasadísima. A tal grado que ya pasaron dos meses en donde por más que tuve la buena intención de escribir a tiempo los artículos para el blog, no me fue posible. Mayo fue un mes peor que una montaña rusa, y yo que creí que los meses más intensos ya habían pasado. De entrada, mi agenda estuvo atiborrada de compromisos sociales y familiares, más los que ya tengo en mi vida cotidiana con los hijos y en el hogar. Y fue realmente, un reto constante buscar el tiempo tanto para mis lecturas como para escribir mi novela. Por lo que fui posponiendo cada día escribir el articulo para el blog, hasta que me venció el tiempo. Y para este mes las cosas no variaron mucho, si mayo fue una tormenta tropical, junio ha sido un huracán, con mucha información, ideas, encuentros, mi cumpleaños, un viaje inesperado, total que no me he aburrido, ya les contaré más adelante.

1AB

Cambiando de tema, y hablando de literatura un poco, les cuento que leí el libro tan esperado y mediatizado de Mario Vargas Llosa: Cinco esquinas. La historia es entretenida, despierta cierto morbo, pues la Chabela y Maritza dos grandes amigas terminan compartiendo la cama. Y durante la trama el marido de esta última termina uniéndoseles. Y tras el trío amoroso un trasfondo social que habla someramente de los tiempos en que gobernó Fujimori. Con todo respeto, me parece que nuestro premio nobel esta comenzando a chochear, y en esta novela simplemente nos contó un par de fantasías incumplidas que él tiene entre hacer un «trio» y una «orgía». En el héroe discreto había escenas cachondas, pero estaba mejor contada, aportaba algo a la literatura. En mi opinión muy personal me decepcionó el libro. Pero, sin duda con la portada ha sido un éxito de ventas indiscutible. Me quedo con el sueño del Celta que ha sido de lo mejor que ha escrito mi estimado Don Mario. Otro libro que termine al fin, fue el Signo de los cuatro de Conan Doyle, uno de mis escritores ingleses favoritos, sus historias detectivescas y su personaje de Sherlock Holmes me fascinan. Siempre son historias bien hechas, con una narrativa muy rica, y cada vez que leo una me cuesta trabajo hacer una pausa, pues siempre quiero más.
Por otra parte, aprovecho este espacio para agradecerle a mi hermana «Beba» por el enviarme con prontitud de mi último pedido de libros desde México. No hay nada mejor que un buen libro y en español mucho mejor. Aunque tengo material digital, siempre prefiero palpar con mis manos un libro cada vez que es posible. Después de este preámbulo, continuo, he comenzado otros cuatro libros (como buena Géminis) pero aún no les he terminado. Así que mejor se los comento para el próximo artículo.
En mi visita mensual a la tienda de Don Mario, ¿Lo recuerdan? se los comenté en el anterior post, salió en la plática el tema del Nuevo Orden Mundial o New World Order, me preguntó qué pensaba al respecto. La pregunta me tomó desprevenida, no supe que contestar. Ya que aunque ya había escuchado y leído un poco al respecto (hasta ese momento) me parecía algo demasiado macabro para ser cierto. Así que cambié de tema, pues no tenia material para echar a andar una discusión al respecto. Sin embargo, el tema volvió a despertar mi interés y desde ese día hasta hoy no he parado. La verdad, todo es muy complejo, mucha información, y de repente parece como una película de ciencia ficción:«“El nuevo Orden Mundial”, es un control global, caracterizado por un solo gobierno, un solo poder, una sola religión, una sola moneda. Los gobiernos terrenales desde hace varios años están preparando el gobierno del anticristo sin darse cuenta. La expresión “nuevo orden mundial” se usa para referirse a un nuevo período de la historia, cambios dramáticos en las ideologías políticas y en el equilibrio de poderes». Sin embargo, haciendo mi propia investigación y desde mi muy personal punto de vista es más real de lo que pensaba. Hay muchas situaciones y hechos que se relacionan que ahora cobran sentido. Y como no pretendo convencerlos de nada, sólo los invito a realizar sus propias búsquedas, y a estar abiertos de mente y espíritu. Ya que también entra en juego nuestro ser espiritual, al que ponemos a un lado por que estamos muy «ocupados» con el otro: el «físico, el materialista». Como saben cuento con un blog de desarrollo personal, y ahí he comenzado a hablar del tema desde otra perspectiva, por si les interesa, visítenlo. Y en cuanto a esté tema en este año salió un libro llamado Nuevo Orden Mundial escrito por un personaje muy controvertido llamado Henry Kissinger. Político germano-estadoudinense, ex-secretario de Estados Unidos y asesor de varios presidentes, uno de los autores intelectuales del golpe de Estado contra Salvador Allende, gracias a él la guerra de Vietnam continuo a pesar de haber sido un error como lo reconoció Robert McNamara, entonces secretario de defensa. Así que el Kissinger es todo un personaje, y para rematar premio Nobel de la paz 1973. Ya sabemos que este mundo esta lleno de injusticias y absurdos como premiar a un genocida y a quienes realmente luchan por un mundo mejor «matarlos o encarcelarlos» por rebeldes sin causa… Ya no me extiendo más en tema, sólo les digo que vale la pena que investiguen y se informen para que la cruda realidad no los tome por sorpresa.
Como les comenté al principio en este mes también celebré mi cumpleaños 37, este número me gusta, hace un par de años que lo imaginaba y ahora ya estoy en esta edad. Lo empece con viaje sorpresa a Cayo María, Cuba, un lugar maravilloso. Con una de las playas más bonitas del caribe, (y miren que tengo la suerte de conocer casi todas), el agua clara, transparente, el mar azul-turquesa, el cielo azul, y un calorcito sabroso. Fue mi primera vez en Cuba y me encantó. Por supuesto, estando ahí encontré unos buenos libros sobre la conspiración de la Cia para eliminar al Ché, y otro sobre la revolución cubana sobre la que no tenía muy claro sus causas. Otra situación que me sorprendió mucho es de saber que ahí no existe el narcotráfico, las garras del tío Sam no han llegado aún, y es de los pocos lugares en el mundo que no sufren de las calamidades de ese flagelo. Que tan perversamente orquesta nuestro vecino con sus grandes corporaciones de inteligencia asesinas. Por un lado, hacen como que atacan y combaten el mal y por otro lo alimentan y lo amplifican. Se quejan y espantan del «Chapo Guzman», pero ellos son los peores traficantes y genocidas, y al parecer, o por el momento intocables… No quería seguir hablando del NWO pero fue inevitable, todo termina por relacionarse, los accidentes no existen todo se concatena en un rompecabezas perverso y no exagero… Los atentados terroristas, las guerras, las matanzas colectivas, las crisis económicas, todo absolutamente todo hace parte de una agenda mundial perfectamente organizada por un grupo. Volviendo a mis vacaciones el lugar me pareció un verdadero paraíso, donde realmente pudimos desconectarnos del mundo y cargarnos de buena energía mi marido y yo. Ahora si, ya me despido, pero por favor no dejen de investigar sobre el NWO, la verdad quedaran sorprendidos del entramado maquiavélico en el cual vivimos. Aquí les dejo algo que encontré  al respecto.

 

Lorena Lacaille
Longueuil, junio 29, 2016.

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2016.

 

-Marché Azteca, Houellebecq, A sangre fría y la novela negra, todo un amasijo…

El tiempo se pasa volando, el mes ya casi termina, y yo apenas escribiendo retrasada de nuevo mi artículo para el blog. Ha sido otro mes intenso, pero esta vez no les hablare de mis aventuras y desventuras familiares. Antes de contarles sobre mis lecturas les compartiré sobre una salida mensual que suelo hacer ( desde hace año y medio) y que me pone de muy buen humor. Y es la visita que hago a una pequeña tienda de abarrotes mexicana o como le dicen en francés une micro-épicerie mexicaine llamada Marché Azteca. Ahí, Don Mario el propietario me recibe siempre muy amable. Si esta ocupado sólo nos saludamos a distancia y sino platicamos un ratito de todo un poco. Nuestra afinidad es mayor, ya que él también es Mexicano y viene del D.F. lo cual lo dice orgulloso. Le calculo que ronda los 60´s aunque nunca le he preguntado. Tampoco sé su apellido ni  he entrado en detalles personales. Cuando entro a su tienda me transporto instantáneamente a mi niñez, cuando iba a la tienditas más cercanas para hacer algún mandado, o por el puro placer de comprarme unas galletas o algún dulce. La entrada del local esta tapizado de publicidad sobre los negocios de la comunidad Latina en Montreal y sus alrededores. Hay dos periódicos latinos que circulan semanalmente: El Chasqui latino y el Directorio comercial latino de Montreal. Así que usualmente tomo uno de cada uno para hojearlo en algún momento de ocio. En mi visita no dejo de comprar mis tortillas de maíz, alguna salsa, y mi veladora de la Virgen de Guadalupe. Y cuando se acerca el 28 de Octubre también compró la de San Judas Tadeo de quien soy también fiel devota. La tienda cuenta también con una fonda que abre los fines de semanas, pero, nunca he ido, así que todavía me faltan cosas por descubrir y compartirles. Mientras tanto para los latinos y paisanos que viven en la Costa Sur les paso la dirección es: 2954 Ch. Chambly Longueuil J4L 1N2. Es una buena opción, ya que evitan el tráfico de la ciudad de Montreal para ir hasta el famoso mercado Jean-Talon. Que desde mi punto de vista es más agradable de visitar en el verano. Para más referencias esta a lado de «La clé du plaisir», que por su nombre ya pueden inferir que es un sex shop y bueno pueden aprovechar también para satisfacer otro tipo de apetitos.

1209141_1411827529031387_2022948809_n

En cuanto a mis lecturas, pues por primera vez leí algo de Michel Houellebecq este escritor francés tan controvertido y que últimamente ha dado mucho de que hablar por su último libro: ¨Sumisión¨. El cual para muchos promueve la islamofobia. De hecho, por morbo (lo confieso) me puse a buscar sobre su bibliografía y entre ellos encontré: Ampliación del campo de batalla. Así que fue uno de los libros que mi querida amiga Karla Paredes me trajo de México en su visita a Canadá. Volviendo al autor, su estilo es sarcástico, poco diplomático, dice tal cual las cosas pero a diferencia de Fernando Vallejo tiene más clase, más refinado y su humor negro no molesta, pues hasta me resultó agradable. ¨Tiene la mismísima cara de un sapo: rasgos espesos, groseros anchos, deformes, lo contrario exactamente de la belleza…¨. Es una novela autobiográfica, en donde narra en primera persona sus experiencias como informático en la época en que trabajaba en el Ministerio de Agricultura. A lo largo de la novela hace reflexiones sobre la existencia humana, la sexualidad, sobre el trabajo, sobre la sociedad neoliberal, etc. Es una etapa gris, depresiva en la que a pesar de ser un profesionista con «un buen puesto» vive un gran vacío interno y emocional. Motivo que lo llevo a internarse en una clínica psiquiátrica por voluntad propia. La historia es entretenida y me ha gustado y por lo tanto se los recomiendo. Otra novela que leí, y que apenas terminé ayer fue A sangre fría de Truman Capote. Este año estoy en una etapa en donde las novelas policiacas y la novela negra me atraen poderosamente. Quizás sea por esa ambivalencia que encierran: una constante lucha entre el bien y el mal, y en donde los personajes que afloran de las mentes de los escritores exponen el lado oscuro de los seres humanos, pero que esta ahí y no podemos ignorarlo. Es algo intrínseco, al fin de cuentas somos simples mortales con claroscuros. La novela al principio me pareció tediosa por las largas descripciones bucólicas que hace Truman de la vida de los Clutter, la familia que asesinan. Sin embargo, conforme avancé en la lectura la historia se volvió más interesante con la aparición de Hickock y Smith, el duo de asesinos que conmocionó al estado de Kansas con su terrible hazaña. La descripción psicológica que va haciendo el autor es magistral y despierta tu curiosidad por indagar más. Me preguntaba constantemente que había llevado a este par a cometer un homicidio sólo por gusto y sin ningún remordimiento. No cabe duda que los antagónicos se llevaron el estelar. Así que les recomiendo también este clásico. Otra novela que terminé fue El cuaderno de Maya de Isabel Allende. Una novela con personajes muy humanos, muy reales que hace que te compenetres en la historia de inmediato. Maya una chica rebelde, sedienta de amor, vive una serie de vicisitudes que por momentos me quitaron el aliento, me encantan las historias de esta escritora, así que le doy cuatro estrellas. Por que mis preferidas siguen siendo Paula y el Juego de Ripper.
Finalmente, me despido y nos vemos el próximo mes con otro post sobre mis aventuras personales y mis lecturas.

avatar_400x400
Nota: Para ver el documento con las notas de pie de página ve a la sección de mis escritos y abre el documento en PDF. Ya que el programa de wordpress no me las acepta.

Dar click Marché Aztecapdf
Lorena Lacaille
Longueuil, abril 27, 2016.

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2016.

 

-Montaña rusa

Hace al menos dos semanas que estoy tratando de escribir este artículo para el blog, pero, por una u otra razón algo me lo impedía. No sé si es su caso, pero este mes de marzo ha estado en los extremos, con muchos altibajos. Aunado a ello que numerosos imprevistos se han presentado en mi vida, como el esguince que sufrió mi hijo menor en su práctica de soccer, la semana pasada. Ese día tenia en mente (planificada) una semana muy productiva (para reponer el tiempo de la semaine de relâche) pero, la inicié con el pie izquierdo literal en urgencias. Pasamos la noche en vela. La sala del hospital estaba atiborrada ese lunes, y constantemente éramos desplazados en el tablón electrónico, pues había casos de mayor «urgencia». Así que nuestro turno llego hasta el día siguiente a la 6:15 a.m. !Increíble! ¿No es cierto? Pues ustedes pensaran que como vivo en un país miembro de la G8 pareciera que estoy inventando. Canadá esta considerado uno de los países de primer mundo. Pero, sorpresa, hay servicios como el servicio médico que son del tercer mundo. Después de años, todavía es fecha que no tengo médico familiar, sigo en la lista de espera… Pero, bueno ese es otro boleto, tampoco quiero explayarme más en el asunto, y hacer de este artículo una queja.

hullámvasút

Retomando el tema de lecturas del articulo pasado, les cuento que durante las últimas cinco semanas leí La vírgen de los sicarios de Fernando Vallejo (escritor Colombiano). Las primeras páginas me resultaron suficientes para querer de dejar de leer el libro. Pero, como mis libros son siempre pedidos especiales a mis familiares y amigos de México, no pude darme ese lujo. Así que hice el esfuerzo por terminarlo. ¿Que no me gustó? El lenguaje soez y la forma tan cruda en que retrata a la sociedad de Medellín. Es cierto que el flagelo del narcotráfico ha dejado y sigue dejando grandes estragos en todos los ámbitos: político, social y económico principalmente. Nada más hay que mirar lo que pasa en Latinoamérica y en el mundo en general. Sin embargo, Vallejo a veces me parece que carece de calidad humana: ”Cuentan que poco antes de mi regreso a Medellin paso por esta ciudad destornillada un loco que iba inyectando en los buses cianuro a cuanta perra humana embarazada encontraba y a sus retoños. ¿Un loco? ¿Llamáis un «loco» a un santo? !Desventurados! Dejádmelo conocer˝… Y este es sólo uno de los tantos ejemplos que hay en libro, me parece misántropo, misógino y misándrico. Y eso que él es homosexual. Y no tengo nada contra los gays, al contrario son los mejores amigos (en mi experiencia) son personas super creativas, serviciales, sensibles, pero como en todo, nunca falta el frijolito en el arroz. Antes de él sólo el Marqués de Sade me provocó tal repudio, su «estilo narrativo» es muy similar. De hecho, aún no he terminado Julieta ya tomaré de nuevo aire para finalizar esas sórdidas descripciones de actos orgiásticos y demás que componen la historia.

 

Pasando a algo mas agradable, otro libro que leí fue la novela de Viento amargo de Beatriz Rivas (escritora mexicana), una historia ficticia sobre un posible amor (con Elisabeth Balcombe) que tuvo el corso, Napoleón Bonaparte. La lectura fue todo un deleite, una historia sencilla, romántica que transcurre en la isla de Santa Helena, lugar en donde vivió su destierro Napoleón hasta el final de sus días. Esta novela me permitió asomarme un poco a la vida de este caudillo y héroe de la historia y aprender un poco de su filosofía de vida, por cierto muy enriquecedora. Vale la pena leerla, se las recomiendo ampliamente. Después de este bálsamo azteca di un salto hasta Francia, sin querer queriendo. Y en esta ocasión leí a Milan Kundera, su novela La ignorancia. Su narrativa filosófica, poética y reflexiva me envolvieron. Lograron que la historia aparentemente trivial tuviera un impacto. Más bien un doble impacto. La historia de amor fallida de una inmigrante llamada Irena (originaria de Praga) que regresa de visita después de 20 años de estar viviendo en París, despertó en mi una empatía peculiar. La protagonista al igual que yo emigra a otro país y eso hizo que me identificara de inmediato con ella. La empatía hacia Irena continuo in crescendo debido a diversas situaciones que vive a lo largo de la historia. Al final Irena realiza que su vida esta en París, ya que en su tierra natal ha pasado a ser una extraña-conocida como yo. Cada vez que viajo a México tengo esta sensación. La Lorena mexicana es un recuerdo y la nueva Lorena es un híbrido. Tomando lo mejor de mis raíces mexicanas con lo mejor de esta tierra del maple. Ya me estoy poniendo sentimental… Y eso me recuerda que en esta montaña rusa que ha resultado marzo, también festejé mi décimo aniversario de bodas. Lo cual fue motivo de alegría, de añoranza por los tiempos en que nació nuestra historia de amor. Momentos inolvidables que me llevaron de viaje con escalas a México, a Costa rica y finalmente, aterrice en Canadá. Toda una aventura. Sin duda, soy muy afortunada por el compañero que tengo, realmente no puedo pedir más.
Para finalizar mis más sinceras condolencias a los familiares de las víctimas de los ataques terroristas a Bruselas. Realmente pido de corazón que ya no se repitan más estos hechos aberrantes y cobardes, y pido por la paz mundial que la humanidad tanto necesita.

2271513
Lorena Lacaille

 

Artículos con pies de nota en PDF: Montaña Rusa2 pdf
Longueuil, Marzo 24, 2016.

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2016.

 

 

 

 

-Invierno con tintes de primavera, caÍda en el hielo, mis lecturas y más.

Ya casi llegamos a la mitad del mes de febrero, la cuesta de enero quedo atrás, y el invierno otrora extremadamente frío ha estado muy benévolo este 2016. El fenómeno del niño nos ha regalado días con sol y temperaturas moderadas, con tintes de primavera. La señora de blanco nos ha visitado con menos frecuencia que a nuestros vecinos. El invierno aún no ha dicho su última palabra, puede que lleguen algunas sorpresitas. De hecho, en el día de la marmota (el pasado 2 de febrero) las marmotas quebequense y ontariana vieron su sombra lo que vaticina un invierno más largo, de seis semanas de más. Ya veremos que decide la madre naturaleza. Mientras tanto para mantenerme en calor he comenzado el año con una novela de suspenso: (La chica del tren, de Paula Hawkings) y una novela policíaca (Que se levanten los muertos) de la reina del género: Fred Vargas. La primera me mantuvo en ascuas por descubrir al asesino de Megan. Les confieso que me equivoqué, pues resultó la persona que menos imaginaba. En cuanto a la de Fred Vargas, estoy en la recta final de la novela y bueno hace tiempo que sospechaba quien podía ser el asesino de Sophia Siméonidis, pero aún así continuo su lectura. La recomiendo ampliamente, es una novela con humor, mi personaje favorito sin duda el poli corrupto de Vandoosler, condenado viejito con sus puntadas y su buen olfato me ha ganado. Hay otra novela que apenas comencé ayer, pero esa se las comentaré en mi próximo post.

IMG_1454

Otra de las actividades que estoy haciendo en este invierno es una rutina de yoga y caminatas, tres veces por semana (eso de hacer ejercicio diario no se me da), para mantenerme en forma. Pero sobre todo, por que respirar el aire frío me hace sentirme viva, me despierta y me inyecta de energía. Eso si, después de mi caída del sábado pasado ahora voy más atenta, que !golpazo! me di, ni las manos pude meter, caí de espaldas y mi pobre cabecita fue la que más resintió el impacto. Y es que el día anterior habíamos tenido un cóctel meteo de lluvia con hielo, y luego cayó una capita de nieve. Y como consecuencia toda esta semana me la pasado con malestares musculares, pero cada día estoy mejor. Estas son las aventuras de mi invierno y aún no termina… y ustedes carpe diem, el suyo.
Lorena Lacaille
Longueuil, febrero 12, 2016.

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2016.

 

 

-Bajo Perfil.

Desde hace un año y medio mantengo en mis redes sociales un bajo perfil y desde entonces me siento mucho mejor. Ya no tengo la presión de estar informando sobre los acontecimientos más relevantes de mi vida ni de lo que hago o dejo de hacer. Deje de estar al pendiente de la realidad de otros, de estar husmeando en sus vidas y sobre todo de perder un tiempo valiosísímo que ahora trato de emplear de la mejor manera posible. Otro de los factores que influyó en mi decisión fue el asedio constante de facebook con sus correos en mi celular para informarme quien había actualizado o no su status, o sus correos donde me avisaba que había pasado mucho tiempo desde mi última visita y que había faltado importantes eventos de mis contactos. Comenzó hartarme. Después de haber sufrido una adicción moderada de esta red social comprendí de que se trataba el juego y me enfade mucho conmigo misma por no haber puesto un alto antes. Comprendí que mi vida privada es algo preciosos, una joya que no tiene precio y que no tiene por que ser más exhibida. Puse limites. Ahora, de vez en cuando subo una que otra foto. Y en mis correos o de voz propia les he informado a mis familiares y amigo más cercanos que se comuniquen conmigo por mi correo electrónico, por mi celular o bien por skype o face time cuando el tiempo lo permite. En el pasado varias personas me cuestionaban por que no subía mas fotos, o por que no estaba al tanto de la noticia del momento. !Que flojera!  !Que perdida de tiempo! Incluso los primeros meses en que adopté mi bajo perfil varias personas me preguntaron si acaso estaba enferma, o si pasaba por alguna crisis existencial, o si me había divorciado. Me sorprendí del poder de embelesamiento de esta red en particular, para muchos se ha vuelto un medio de comunicación indispensable. No se dan cuenta que todo es ilusorio. Que no hay nada mejor que el contacto cara a cara o escuchar la voz de nuestro interlocutor. Desafortunadamente, si miramos a nuestro alrededor, sin importar el lugar o las circunstancias la mayoría de la gente esta al pendiente de sus celulares inteligentes, la gente se vuelve más y más anti-social paradójicamente. Sus relaciones personales están on-line
En mi caso, deje de ser parte de ese juego perverso de enajenamiento colectivo que parece haber embrujado a millones de personas en el planeta. La única razón por la cual sigo conectada a mis tres cuentas de redes sociales (facebook, twitter y google plus) es para postear artículos de mis dos blogs, o algo relacionado con mis libros o mi trabajo literario o bien cuando quiero compartir alguna información que considero importante o interesante. En mi celular eliminé las aplicaciones y cuando tengo el tiempo accedo a través de mi ordenador, por que así lo decido no por que me este presionando una alerta.

Kiev, Ukraine - May 20, 2013 - Hand pointing on keyboard with social media logotype collection of well-known social network brand's placed on keyboard buttons. Include Facebook, YouTube, Twitter, Google Plus, Instagram and more other logos.

Actualmente, disfruto del momento presente, de la compañía de las personas que veo y no estoy preocupada por subir la mejor foto, ni los obligo a que posen en una sesión forzada para obtenerla. Cuando la ocasión lo amerita tomó la foto para mi, para tener un recuerdo tangible. También invierto más tiempo en ejercitarme o bien salgo a caminar lo que me permite observar los cambios que se suscitan en mi entorno, y saludar o regalar una sonrisa a las personas que voy encontrando. Y por supuesto, ahora soy más productiva, tengo menos distracciones y puedo avanzar mucho más en mis proyectos. En resumidas cuentas, ha sido un cambio para bien. Y me da mucho gusto ver que poco a poco hay más personas que se están dando cuenta que pueden tener una vida plena después de alejarse de las redes sociales, o que de plano deciden cerrar sus perfiles como ha sido el caso de un amigo, de mi hermana y más recientemente mi esposo. A las redes sociales hay que controlarlas, utilizarlas inteligentemente y no permitir que gobiernen nuestra vida.

Y para despedirme les comparto un video que encontré que va muy adhoc con mi artículo. !Que tengan una excelente semana!

HAY TODA UNA VIDA SIN LAS REDES SOCIALES

Lorena Lacaille
Longueuil, Enero 12, 2016.

 

-Bienvenido 2016

No sé como empezar este artículo, mi mente es un torbellino de ideas y pensamientos que se amontonan buscando una salida, un escape que los libere y les de vida. Poco a poco con la ayuda de una hoja de papel y una pluma, la calma se va instalando y empiezo a liberar esas ideas, que parecen aves ansiosas por desplegar sus alas y emprender su vuelo, quieren escribir su propia historia. Escribir siempre ha sido mi mejor terapia y mi gran pasión. Sin embargo, el proceso de liberación mental-creativo será paulatino, pero constante. Cada día iré avanzando y mejorando, eso lo sé. Fueron meses de extrema sequía, por más que traté de escribir durante ese tiempo no pude hilvanar una sola frase. Mis enemigos fueron varios: el tiempo corría demasiado prisa, las horas escasearon hasta que prácticamente desaparecieron dejándome míseros minutos a cuenta gotas y de forma intermitente. La creatividad y la inspiración también me abandonaron. De la noche a la mañana me encontré en un desierto oscuro, frío, sin sol… Fueron días difíciles, me tomó tiempo aceptar la situación, que no valía la pena remar contra la corriente, que los vientos estaban en mi contra. El destino así lo disponía.
Por días y noches me observé como al Colgado de las cartas del tarot, al principio me asustaba, me daba miedo, me sentía frágil, atada, bloqueada, desanimada, pero después deje de sentir esas emociones. Comprendí que era necesario pasar esa prueba. Pasaron días y luego semanas hasta que deje de preocuparme por el tiempo, ya no me interesaba. Me enfoqué a vivir la experiencia, a aprender nuevas cosas, totalmente opuestas, y comencé a volver a mi centro. re-aprendí cosas que había hecho a un lado y que tanto bienestar me producen. Atravesé el desierto confiada en que volvería a encontrar la Luz, la esperanza y con la certeza de un cambio profundo. Pasé por tierras áridas y solitarias hasta que encontré un bosque hermoso, inmenso, grandioso. Ví muchas entradas a él, titubeé por unos momentos hasta que me deje guiar por mi intuición, esta vez dejé que el corazón decidiera. No me equivoqué, la aventura ha comenzado, me siento extasiada, con mucha energía y con una gran paz. El sol radiante se filtra por las ramas espesas, la belleza del lugar es indescriptible, hay tanto por descubrir, por aprender y por crear… !Bienvenido 2016! Ya te esperaba.

año4-1

Lorena Lacaille

Longueuil, Enero 3, 2016.

-Vacaciones de verano, ocio y modas absurdas.

Hace unos días regresé de una breves vacaciones familiares, para ser exactos de una semana, aprovechando que el verano esta en su apogeo en estas tierras frías, donde la estación estival es muy breve, los días de sol y de calor son contados por lo que hay que aprovecharlos al máximo. Por suerte la meto estuvo a nuestro favor y no llovió hasta el último día de descanso. Los primeros tres días los pasamos en Niágara, obvio para visitar las majestuosas cataratas, que son de una belleza natural única. Ese fue nuestro primer objetivo. Sin embargo, en nuestras búsquedas por internet nos quedamos gratamente sorprendidos de saber que la ciudad ofrecía muchos atractivos turísticos, hicimos una lista jerarquizando los lugares de acuerdo a nuestro interés y tiempo.
El cuarto de nuestro hotel nos ofrecía una vista directa y maravillosa de la cataratas, desde ahí la aventura comenzó con el pie derecho. Durante nuestra estadía tuvimos la oportunidad de estar detrás de la catarata Horseshoe que es la que se encuentra del lado canadiense. Dicha actividad es más conocida en inglés como journey behind the falls. Una experiencia única, el ambiente en los túneles es de misterio, la iluminación escasa, no apto para claustrofóbicos. La humedad, las filtraciones de agua, el estruendo incesante de las aguas del Niágara, su fuerza sin límites nos hizo sentir lo frágil que resultamos frente al poder de la naturaleza. Personalmente, me quede absorta por varios segundos contemplando su belleza, no me importó mojarme pues de repente un roció violento salpicaba a los visitantes en los accesos para ver las aguas de la catarata más de cerca. No menos espectacular resultó el viaje en barco hasta la base de la catarata, ahí el escenario parecía de película tan real como irreal, simplemente magnifico. También hicimos un par de paseos por Clifton Hill en donde hay una gran variedad de establecimientos para la diversión en familia, para comprar recuerdos y claro para comer. Compramos nuestro pase y disfrutamos por dos días de una variedad de actividades de entretenimiento que nos dejaron con ganas de regresar. Pues el tiempo resulto insuficiente, ya que teníamos programado pasar el resto de las vacaciones en Sandbanks, una de las playas mas hermosas en America del norte. Y así fue, la arena blanca, fina y suave, y los tonos de azul turquesa en algunas zonas me transportó de inmediato a las paradisiacas playas del Caribe como San Martín o Saint Kitts. Excepto por algunas diferencias: en lugar de palmeras hay árboles y en lugar del mar el lago Ontario de agua dulce, con olas suaves y cálidas. En esta ocasión no acampamos, rentamos un pequeño cottage con todos los servicios. Los días en la playa fueron muy entretenidos, sobre todo cuando en mis momentos de ocio me ponía observar a la gente a mi alrededor, buscando algo que me inspirase a crear algún personaje o alguna historia, o simplemente recolectando material para futuros escritos. Y en esas estaba, cuando un trio de jovencitas se asoleaban como lagartijas para broncear sus pieles de porcelana, y lucir más atractivas. Aquí el bronceado es símbolo de sensualidad, de belleza, de un status económico incluso. Por que quiere decir que tienes los recursos para viajar au sud, es decir a las playas del resto de América. A donde quiero llegar con todo eso. Denme unas lineas más y entenderán. De repente, una de las chicas sacó de su bolsa el famoso selfie-stick, este gadget se puso de moda desde el 2014. Pese a las criticas sobre uso y restricciones (ya que en los parques de diversión, estadios de futbol y otros centros de entretenimiento lo han prohibido por atentar contra la seguridad) esta viviendo aún su apogeo (en Niágara falls perdí la cuenta de los palos-fotos que vi, podría añadir que es un articulo indispensable en tus vacaciones). Bueno, las chicas pasaron más de media hora tratando de obtener la mejor foto para subirlas a sus respectivas redes sociales, según escuché. Y la cual nunca llegó, incluso provocó ciertas fricciones entre ellas entre pose y pose, demasiada luz, una con los ojos cerrados, otra buscando el ángulo de la cámara que la favoreciera, etcétera. Al final sólo una continuó con su obcecación, hasta que de plano se dio por rendida, lo intentarían más tarde. Me pregunté hasta donde nos lleva esta presión social de las redes sociales, de siempre postear todo lo que acontece en nuestras vidas privadas (que más bien se ha vuelto pública) los mejores eventos, las vacaciones perfectas, los objetos de lujo, los rostros y cuerpos perfectos, etcétera. Impidiéndonos de disfrutar el momento presente por que estamos más preocupados en la imagen y en los likes que obtendremos. En esos momentos de reflexión me alegró haber decidido tiempo atrás de mantener un perfil bajo, en mis cuentas doy señales de vida de vez en cuando, subo algunas fotos, y comparto artículos o noticias. Puedo pasar días, incluso semanas sin entrar y tengo el control de mi vida privada, la expongo el mínimo.

IMG_0787

Sandbanks, Ontario.
Y justo en mis ratos de ocio en la playa, cuando revisaba brevemente las noticias encontré que esta de moda el facekini. Para los que no lo conozcan aún, el facekini es una mascara de nailon que te protege de los rayos UV y que esta causando furor en China este verano. Esta moda la encontré tan grotesca y clasista. Pues resulta que las usan las chinas de clase alta que no quieren broncearse, ya que de lo contrario quiere decir que perteneces a la clase baja. !Válgame Dios! que moda tan más absurda, claro que hay que tomar sus precauciones protegiéndose con una buena crema solar y un sombrero, pero de ahí a salir con una máscara de luchador que te etiqueta me parece demasiado exagerado. No cabe duda que el mundo esta de cabeza no ¿creen?.

FACEKINI-10_3017507k

Facekini

 

Lorena Lacaille
Longueuil, Julio 23, 2015.

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2015.

 

 

-Sólo por compartir…

En este mes he cumplido cuatro años de haber obtenido mi ciudadania Canadiense y el mes pasado celebré una década de mi exilio voluntario de México. Y como cada año estos eventos que han marcado mi vida me llevan siempre a hacer un balance. Recuerdo con nostalgia y con precisa nitidez mi salida de mi terruño ese 29 de abril del 2005 lo puedo describir a pesar de los años con mucha claridad, aunque lo resumiré en una cuantas líneas para no aburrirlos. Mi madre me acompañó de Cuernavaca al aeropuerto de la ciudad de México, tenía tres meses de embarazo y las náuseas me jugaron una mala pasada durante el trayecto. Reprimiendo sus lágrimas mi madre (no en mi caso) me dio su bendición y me deseó suerte en mi nueva aventura. Y a 3,736 kilómetros de distancia me esperaba ansioso en Montreal mi ahora esposo. Así partí en compañía de mi bebé y un par de maletas, con la incertidumbre de lo que me esperaba después de cruzar el umbral. El recibimiento de estas tierras frías fue poco acogedor: inmigración en cuanto vio que mi boleto no tenía fecha de regreso se puso sobre mis espaldas, y peor cuando supo por la llamada telefónica que le hicieron a mi entonces novio que estaba en estado de gravidez. Me dieron un mes para obtener un permiso que me permitiera quedarme seis meses al igual que una visa de turistas. Desde ahí comenzó un periplo tortuoso de trámites engorrosos, exámenes y demás papeleos para obtener la residencia permanente. En resumen nos tomó dos años obtenerla incluyendo una demanda rechazada. En pocas líneas parece no gran cosa, pero las noches de desvelos, los momentos de zozobra, y los gastos que se salían del presupuesto nos quitaron la sonrisa por un buen tiempo. Al final de una larga batalla, la victoria fue nuestra y pude disfrutar de mi segundo embarazo sin el yugo opresor de inmigración y sin el miedo de que tuviese que regresar a mi país a continuar la demanda de residencia. La buena noticia llegó por conducto de nuestro agente especializado en inmigración Serge Samson, luego nos dijo que en tres años podría hacer la solicitud para la ciudadanía y así lo hicimos. El 4 de mayo del 2011 en una ceremonia solemne donde había unas quinientas personas entre los nuevos ciudadanos canadienses y sus familiares recibí el tan codiciado status. El calvario había terminado. Ese día celebramos con la familia de mi esposo y mis hijos por todo lo alto, el acontecimiento lo ameritaba. Durante algún tiempo me persiguió un conflicto de identidad, realice que ya no era 100% mexicana pero tampoco me sentía 100% canadiense. Los viajes a México me hacían sentir cada vez una extraña, el país cambiaba tanto al interior como al exterior, mi ciudad natal se transformaba y yo ya no estaba ahí para presenciar los cambios. Y con frecuencia en esas visitas extrañaba al país extranjero, me di cuenta que mi lugar ya no estaba ahí, que mi hogar había cambiado de dirección. Y por otro lado, tampoco terminaba de encajar en la nueva sociedad a la que ahora pertenezco. Me sentía como la india María ni de aquí ni de allá. Con los años terminé un curso de francisación que el gobierno ofrece aux nouveax arrivants y que completé con otro curso en la Universidad de Quebec. Eso me permitió salir de mi ostracismo involuntario y hacer una pequeña red de contactos y amistades en su mayoría inmigrantes de diferentes partes del mundo. Fue una experiencia enriquecedora y me ayudó a ver las grandes ventajas de vivir en Canadá. Poco a poco me fue interesando en su historia, en su vida política, social, deportiva y cultural. Mis hijos nacidos aquí me ayudaron a enraizarme de forma muy sutil. Y con el paso de los años le ido tomando cariño y respeto. Ahora me emocionó con sus triunfos y sufro con sus tropiezos. Por ejemplo, la semana pasada se celebró en Montreal la final de la concachampions entre el América y el impact de Montreal, mi esposo en un detallazo de su parte movió tierra y cielo para conseguir boletos y lo logró. Me dijo —Amor nada mejor que ir a una final de soccer entre un equipo de tu país y el mío— aunque él no es futbolero de vocación con el paso del tiempo al ver a nuestro hijo practicar el deporte rey con tanta pasión y amor éste se ha contagiado. Sin embargo, hace ya un tiempo que sigo la liga MLS por mi retoño y por ende he terminado siendo fan de los azules. El ambiente en el estadio olímpico fue increíble, el apoyo incondicional pese a que sabíamos que sería toda una epopeya ganarle al equipo visitante. La emoción del primer gol fue indescriptible, el júbilo y la esperanza de lograr la victoria puso al estadio de cabeza. Pero de igual forma, el primer gol americanista cayó como un balde de agua fría en la cabeza que lentamente nos devolvió a la realidad. Los de casa no ganaron pero nos divertimos y dejo ver que paulatinamente el fútbol de Canadá esta creciendo. En resumidas cuentas, ya no soy cien por ciento mexicana ni cien por ciento canadiense soy un híbrido que ha tomado lo mejor de su país de origen y lo mejor de su nueva patria. Y me siento sumamente orgullosa de esta singular metamorfosis.

IMG_0469

Lorena Lacaille
Longueuil, Mayo 5, 2015.

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2015.

 

 

-Meta-reflexión de mi oficio…

Escribir para mí es una de mis mayores pasiones. Es un acto que me permite viajar a diferentes tiempos y épocas de mi existencia. Cuando decido viajar al pasado me libera de ese pesado equipaje, es sin duda la mejor auto-terapia, de este modo saco a mis demonios internos. Cuando decido viajar al presente, simplemente estoy ahí, consciente de cada moviendo que hago, de mi respiración, observo mi alrededor, me siento bendecida por esos momentums de lucidez que me hacen apreciar lo maravilloso que es el mundo a pesar de sus contrastes, vale la pena vivirlo y recorrerlo. Escribir me hace sentir mucho más viva. Escribir es mi vehículo por el que transito por esté mundo y otros. A través de éste acto divino también viajo al futuro y me imagino mi vida de muchas formas, visualizo todos los escenarios posibles; también me imagino siendo diferente en otros cuerpos, hablando otras lenguas, visitando lugares desconocidos, vivo muchas vidas en una sola. Cuando escribo soy una heroína pero también puedo ser una villana, es !increíble el poder de la escritura! Me fascina tener esa capacidad, esa fuerza, esa habilidad, ese talento que es mío y de nadie más y el cual puedo ir puliendo cada día para mejorar mi estilo. Para un escritor en ciernes como es mi caso, el desafío de aprender nuevas palabras y formas de expresión es un afrodisiaco único…

Cuando escribo, soy Yo realmente, no uso máscaras, me muestro tal cual soy, lo que pienso, lo que siento, lo puedo expresar sin miedos, sin presiones, sin tabúes, soy libre. En cada palabra que escribo hay una pincelada de lo que soy, de mi personalidad, de mi forma de vivir. !Confieso que soy una alma solitaria y me encanta! Escribir me permite disfrutar y sacarle provecho a esta soledad, pues para perfeccionar mi arte, mi oficio, necesito este espacio. Buscar y encontrar este tiempo es mi lucha diaria, sin tregua, la vida tan estresante y llena de obligaciones y deberes se ha convertido en mi principal enemigo, algunas batallas las ganan ellas, otras soy yo, y cuando eso sucede gozo al máximo del poder de esa victoria que me permite sentarme frente al ordenador y comenzar a escribir, o bien cuando las ideas se aglomeran y ya no puedo esperar recurro a mis trebejos favoritos: una hoja de papel suelta y una pluma de tinta negra !y listo ! De esta manera, entro como en un transe en el cual transcribo las palabras que están agolpadas en mi mente y que libero al momento de escribir. !Amo ese vals! que mi mano derecha ejecuta de derecha a izquierda mal acompasado y muchas veces sin ritmo. Otro elemento no menos importante e inherente a mi soledad es el silencio, mi gran aliado, cuando no hay ruidos ni voces que me perturban o distraen es más fácil que las palabras y las ideas correctas lleguen, de lo contrario, se vuelven un vorágine de letras, una masa amorfa que no tiene coherencia ni sentido de ser, y por ende de escribirse. El silencio me da la claridad.

Sino escribiera estaría medio chiflada, escribir me da estabilidad, es parte de mi eje, me ayuda a seguir siendo una persona normal, en pocas palabras: a estar cuerda. Es gracias a la escritura que puedo mitigar la frustración, la impotencia, la rabia que me producen los actos de injusticia de toda índole que a diario acontecen en el mundo. Y aunque suene a cliché, escribir me da la esperanza de un mundo mejor, donde un día nos comportemos como verdaderos seres humanos, pensantes, conscientes y sensibles y que detengamos de auto-destruirnos por el deseo enfermizo de obtener poder y posesiones a costa de lo que sea y pasando por encima del prójimo.

Escribir es divino. Al realizar este arte me transformo en la persona que siempre soñé desde mi juventud, desde que realicé que contar historias, que inventar nuevos mundos, que crear personajes sería mi profesión. Confieso que por mucho tiempo este deseo estuvo reprimido por miedo, por dudas, pero ahora que me he liberado de esos lastres, de esas cadenas, puedo decirlo abiertamente y llena de alegría que ser escritora es mi misión, et voilà je suis ici…

Lorena Lacaille
Longueuil, Abril 1, 2015.

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2015.

 

-Enero, un mes con altas y bajas…

Desde la semana pasada estoy tratando de escribir para el blog, pero por una u otra razón me surgen contratiempos. El primero de ellos fue que tuve que cambiar de ordenador. Era algo que venia prolongando desde hace varios meses, escribir con mi vieja laptop Fujitsu era toda una odisea y una tarea que me demandaba mucha paciencia, para abrir se tomaba hasta diez minutos o mas, en general estaba muy lenta para todas las tareas que le pedía: ya sea conectarse a internet, abrir algún programa,o escuchar un video. Por lo que se lo comente al técnico y me dijo de hacer lo mas pronto posible un back up por que en cualquier momento podría dejar de funcionar, y rescatar los archivos podría ser complicado y costoso. Así que seguí al pie de la letra su consejo. Me tomo tiempo asimilar y aceptar que después de once años de compartir momentos tan inolvidables como la redacción de mi tesis profesional y mis libros, las fotos mi boda, de mis embarazos, el nacimiento de mis dos hijos, los viajes, los múltiples correos escritos y enviados a mi familia y amigos, y tantos otros eventos importantes tenia que despedirme de mi fiel laptop para siempre. Ya no seria posible mas reparaciones realmente había llegado a su etapa final de servicio. Con la asesoría de mi esposo adquirir mi nuevo ordenador: una Mac, lo cual ha sido todo un proceso de aprendizaje, en el cual estoy todavía conociendo el teclado, viendo como funciona safari, configurando y sincronizando mi ipad, mi iphone, que por momentos estuve a punto de regresarla. Y no por que el ordenador no sea eficaz sino por que estaba tan aferrada a mi vieja laptop que todo lo hallaba difícil. Me resistía con vehemencia al cambio. Con el paso de los días voy entendiendo mejor como funciona y ya me siento mucho mas cómoda. Ya pude poner al día mis blogs, y ahora estoy compartiéndoles esta experiencia a través de este escrito.

macvspc

Otro de los contratiempos que he tenido y que aun no termina es que mi hijo menor y yo hemos estado enfermos. A William le diagnosticaron una salmonelosis, y luego comenzó con un dolor de garganta, y este lunes con una gripa terrible. Y de mi parte, comencé igual con un dolor de garganta y tos. Y esta semana con un catarro que no me deja tranquila ni cinco minutos. Esto aunado al clima me ha tenido algunos días deprimida, como saben vivo en Montreal, Canada y el invierno suele ser muy crudo y largo. Sin embargo, al escribir estas lineas ya me siento mejor, se que dentro de algunos días estaré recuperada y podré volver a la carga a escribir nueva historias y compartírselas. Solo es cuestión de tiempo. Mientras tanto los invito a que sigan visitando el blog, y me escriban sugerencias para mejorar su contenido, incluso si quieren envíenme algun escrito que deseen compartir.

p.d. Y disculpen por los acentos que he omitido estoy en proceso de aprendizaje y aun no se como ponerlos… algunos me los corrige el corrector.Y al parecer no soy la única que enfrenta este problema en la web he encontrado una lista de sugerencias para ponerlos con un teclado en ingles pero hasta ahorita lo que he tratado no ha funcionado. !Vaya que hay diferencia entre un PC y una Mac!

!Hasta la próxima semana!

Lorena Lacaille
Longueuil, enero 29, 2015.

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2015.

 

-La tragicomedia de mi país: México

Hace nueve años que me exilié voluntariamente de México, sin embargo nunca he dejado de estar al tanto de lo que acontece en él. Tengo muchas razones: aún añoro a mi patria, a su gente, a su rica cultura, a su gastronomía, a su clima, a sus hermosas playas y bosques y claro el resto de mi familia y amigos siguen viviendo ahí. Cuando partí, era el último año del gobierno de Fox, y la esperanza de un cambio hace tiempo ya se había esfumado. Aunque era una realidad vaticinada desde que se supo que el PAN (partido de ultraderecha) estaría en el ejecutivo, la mayoría de los mexicanos no pudieron ver que todo era una farsa, un espejismo urdido por la mafia del poder. Y el gobierno del cambio sólo empeoró la situación. Con Felipe Calderón el país se convulsionó, no hubo mano firme, ni pasión por México, y mucho menos se pudo vivir mejor. Las promesas de campaña no se cumplieron, la imagen del país se deterioró como nunca con una lucha antinarco equivoca que solamente incremento los índices de violencia y demás actos delincuenciales que todos conocemos. En materia de economía no hubo estrategia que hiciera frente a la recesión y dejo un legado de pobreza, de precarización laboral y como nunca los escándalos de corrupción se multiplicaron. Aprovechando este panorama desolador el PRI volvió al escenario político con más fuerza, era vox pupuli que el grupo Atlacomulco ya tenía a su presidenciable: Enrique Peña Nieto y el retorno del PRI al poder era cuestión de tiempo. La izquierda con López Obrador no pudo remontar pese a haber atraído al voto joven, a la clase media y a los intelectuales del país. Y con toda clase de artimañas Peña Nieto ganó las elecciones. Todavía recuerdo con estupor los titulares de la prensa local (La presse de Montréal, la Gazette, le Journal de Montréal: «Enrique peña Nieto est le nouveau président du Mexique» la pesadilla había comenzado. De nada sirvió el movimiento #Yo Soy 132, la llamada primavera mexicana había sido debilitada por el gobierno (infiltrando encapuchados y anarquistas) y la dictadura mediática (Televisa-Tv Azteca) y como consecuencia el movimiento social-estudiantil quedo en un buen intento. Lo inevitable se hizo realidad. México tenía un sexenio de telenovela. La pareja de vodevil conformada por el Peña-Rivera nos dejaba claro a los mexicanos que este sexenio podía ser el tiro de gracia para el país.
Desde que este personaje patético, ignorante, sin escrúpulos, cofrade de la peor estirpe política del país y de un pasado nefando llamado presidente de México ha tomado las riendas del país ha quedado en evidencia su falta de visión, de compromiso, de sensibilidad para atajar los problemas sociales, de seguridad y que decir de la economía que esta por los suelos. Y se me estaba olvidando algo no menos importante y que salta a la vista: su falta de amor por México. No le han bastado los catorce años de servidor público para llenarse los bolsillos. El saqueo de los bienes de la nación, la impunidad y la corrupción son las características de este gobierno indolente. En el extranjero la imagen del país esta hecha trizas, desprestigiados como nunca. En muchas ocasiones he tenido varias discusiones con gente de mi entorno que estereotipa a los mexicanos con clichés bien conocidos: fiesta, tequila, sombrerudos que no trabajan, agachados, narcotraficantes, drogas, playas paradisíacas entre otros tantos. En esas diatribas les he hablado a mis interlocutores que México es una gran nación, que no sólo un lugar para vacacionar, que tiene gente de gran valía, profesionales comprometidos, gente honesta, que no todo esta podrido como parece, que gracias a ellos es que el país no ha sucumbido. Como mexicana me duelen los calificativos negativos hacia México. Pero ante los hechos es cada vez más difícil sacar la cara, todo parece en contra. Para colmo los hechos acontecidos en Ayotzinapa han terminado por desenmascarar la realidad del país. México esta al garete, en manos de una élite perversa, de una mafia a la que únicamente le interesa proteger sus intereses y acrecentar sus ganancias. El país y el resto de los mexicanos que se chinguen. Esa es la triste realidad. Sin embargo, ante este paisaje desolador y futuro incierto a los que si amamos Mexico aún nos queda esperanza de un cambio. Que los últimos acontecimientos sirvan para “el despertar de la nación” necesitamos una revolución de conciencias y si eso no basta una revolución social. Honestamente yo no veo otra salida. La población ya no puede más, ya basta de tantos abusos, ya no más desaparecidos, no más corrupción, queremos justicia, paz, oportunidades para todos. Hoy es el momento, no podemos bajar los brazos y agachar la cabeza como siempre, tenemos que luchar con los medios que están a nuestro alcance, un cambio sincero de adentro hacia fuera, aunque parezca insignificante ese granito de arena que podamos aportar hará la diferencia en el futuro, por que las nuevas generaciones lo merecen, merecemos los mexicanos una patria digna. Peña me das pena, renuncia que los mexicanos no te elegimos fuiste producto del dedazo y ya estuvo. Déjate de arengas y de discursos falaces que el único que ha desestabilizado el país eres tú y la camorra política que te apadrina.

“Todos somos Ayotzinapa”, “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”.

Lorena Lacaille
https://lorenalacaille.wordpress.com/

Montreal, noviembre 2014.

Lorena Lacaille, La tragicomedia de mi país: México, Septiembre 01, 2014 también puedes imprimirlo en PDF.

La tragicomedia de mi paísPDF
Para sugerencias y comentarios sobre mis artículos, escritos y sobre la información que encuentras en el blog, escríbeme al siguiente correo y te responderé a la brevedad posible.
-Lorenalacaille79@gmail.com

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2014.

 

-Cinco días desconectada del mundo…
Hace una semana regresé o más bien regresamos en familia (mis dos hijos y mi esposo) de nuestra estadía en el Parc National d’Oka que forma parte de la región turística conocida como des Laurentides en la provincia de Quebec. Es el segundo año consecutivo que hacemos camping y la experiencia siempre es enriquecedora, divertida y única. Para llegar a dicho lugar hay que hacer un viaje por carretera de aproximadamente 70 minutos, en su mayor parte muy estresantes, esto debido a que tienes que atravesar la Costa Sur (que es donde vivo) y luego la Costa Norte. Lo cual significa pasar varias avenidas principales de la ciudad y por algunas autopistas que se entrelazan y que por momentos parecen laberintos sin salida. Esta por demás decir, que sin el GPS se corre el riesgo de dar varias vueltas al garete o bien perderse. Sin embargo, el estrés bien vale la pena, pues apenas entramos al parque nos relajamos, yo me solté de la agarradera de la camioneta y fijé mi vista en el vasto paisaje tupido de árboles y vegetación. Lo primero que hicimos al llegar fue darnos de alta y registrarnos, una vez realizados los trámites de rigor nos dieron nuestro pase, nos asignaron a uno de los tres campamentos que existen y el número de terreno para acampar. Después de circular por más de 10 minutos a 20 kilómetros por hora llegamos a nuestro terreno, hicimos una breve inspección y enseguida instalamos la tienda y demás enseres para sobrevivir durante cinco dias y cuatro noches. A diferencia del año pasado (en el Parque Nacional de Driftwood, Ontario) esté parque ofrecía servicio de lavandería y una tienda pequeña bien surtida por si acaso olvidaste algo. Otra novedad fue que Mathieu, mi esposo decidió tomar un terreno sin electricidad, él quería estar seguro que una vez muerta la batería de su celular no habría la menor posibilidad de recargarlo y por ende estar tentado a checar su correo electrónico, y así fue. Durante el tiempo que estuvimos acampando él me dijo en repetidas ocasiones lo feliz que se sentía de no tener llamadas que en su mayor parte siempre son problemas a resolver. Por mi parte, me preparé psicológicamente a hacer una pausa a mi hábito cotidiano de leer todas las mañanas los diversos periódicos del mundo de mi preferencia en mi tableta electrónica. Evidentemente sin internet tampoco posteé en mi facebook, ni en mi twitter, ni en el g+. Los dias previos a nuestra escapada programé con esmero mis posts para mis blogs. Lo cual me permitió estar más resignada a prescindir de la tecnología. Y en el campamento puse mi celular en airplane mode de tal forma que sólo me servía de el como reloj hasta que la batería también se extinguió. Así que por unos dias el mundo se detuvo, los problemas que aquejan a la humanidad (y los míos) no pudieron perturbarme y el tiempo pasó mas lentamente. Me sentía como en otra dimensión.

Una vez instalados tomamos nuestros cascos y bicicletas y partimos emocionados a descubrir el parque y su playa. Esta última me entusiasmaba menos, lo confieso. Esto debido a mi ignorancia e ingenuidad de haber creído que en un país nórdico podría encontrar una playa como las del pacífico de México o bien del Caribe. En Driftwood la playa era estrecha y de color negro, y en lugar de palmeras estaba un hermoso bosque y obvio, en lugar de mar un inmenso lago de agua fría. Y con tal experiencia esta vez no tenía ninguna expectativa de algo diferente. Sin embargo, para mi sorpresa esta vez Playa d’Oka me dejó con la boca abierta, la arena es blanca, el agua tibia, y un ambiente muy de fiesta hicieron que me olvidará que estaba en Canadá y me sentía como en cualquier playa del sur. Evidentemente, después de conocerla cancelamos las posibles excursiones que habíamos planificado al exterior del parque y nos pasamos la mayor parte del tiempo en la playa y haciendo paseos en bicicleta por el bosque. Esos dias en familia fueron inolvidables y revitalizadores en todos los sentidos. El estar alejada de las comodidades y la tecnología me ayudó a estar en comunión conmigo misma, re-aprendí a disfrutar de las conversaciones de todo y nada con mi esposo, jugué como una niña corriendo por atrapar el frisby entre las aguas tibias del lago que me lanzaban mis hijos, tomé sol sin quejarme, me basto recordar el crudo invierno que tuvimos este año y eso fue suficiente para evitar esta perniciosa costumbre. No me cansé de mirar una y otra vez las maravillas del paisaje: las nubes y sus múltiples formas, el cielo azul, el bosque, el lago, las aves, la espesa vegetación, a la gente de mí alrededor, en fin todo. Y los más importante es que Deo gratias si pude desconectarme del mundo por cinco días…

Lorena Lacaille, Cinco días desconectada del mundo…, Septiembre 01, 2014 también puedes imprimirlo en PDF.

Cinco dias desconectada del mundopdf

Lorena Lacaille
Para sugerencias y comentarios sobre mis artículos y sobre la información que encuentras en el blog, escríbeme a la siguiente correo y te responderé a la brevedad posible.
-Lorenalacaille79@gmail.com
Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2014.
-¿Cuanto tiempo más?
Hoy se cumplen 24 dias de la ofensiva militar israelí “Borde Protector” y los resultados de esta embestida contra el pueblo Palestino son alarmantes y preocupantes. Al mismo tiempo me pregunto ¿Cuánto tiempo más durará esta masacre? ¿Cuántas muertes de civiles se necesitan para que por fin la comunidad internacional y el Consejo de Seguridad de la ONU actúen, exigiendo a Israel un cese al fuego, una tregua? También me pregunto si este conflicto tendrá la misma indolencia de Occidente como lo ha hecho frente al pueblo Sirio, cuya guerra civil esta por cumplir cuatro años. ¿Es que será posible que el mundo pueda seguir como si nada pasara, cerrar los ojos y eternizar el sufrimiento de nuestros hermanos palestinos? La doble moral de los Estados Unidos me indigna, me repugna. Por un lado aprueba un “ataque” moderado de Israel para defender su soberanía y territorio, argumentando que como Hamas es un “grupo terrorista” no puede intervenir como mediador, pero si puede darle ayuda financiera militar (para que puedan hacer el trabajo sucio que los americanos no pueden hacer directamente) anual a Israel por la módica cantidad de US$3.000 millones, ¡increíble! pero cierto, ¡imagínense! ese presupuesto para combatir la hambruna que azota al cuerno de África (Sudan, Uganda, Somalia y Etiopía). Los países europeos como Alemania, Francia, Italia y Reino Unido con su postura conservadora y “discreta” no suman. Pues es importante para ellos la imagen y evitar el resurgimiento de estereotipos antisemitas. Los judíos se agarran del Holocausto que sufrieron y del racismo nazi para justificar lo injustificable frente a Palestina. ¿Acaso no están ellos repitiendo lo mismo que sufrieron contra el pueblo Palestino? ¿Por qué no hablar ahora del racismo sionista? ¿Por qué los judíos no hablan de la matanza sistemática que han hecho a través de 60 años de desavenencias? ¿Por qué no hablan de los 8 años de bloqueo por parte de los bancos internacionales hacia Palestina? ¿Por qué no hablan de la ilegalidad del muro israelí? ¿Por qué no hablan del sueño sionista de dominar la tierra Palestina sin ningún palestino en ella? ¿En que se diferencia la política de exterminio de Hitler contra la que ahora encabeza Netanyahu?
Desde que dio inicio este ataque he estado siguiendo cada una de las noticias que nos llegan por los diversos medios de comunicación y cada día me lleno de pasmo, de rabia, de impotencia por no poder hacer algo contra un hecho que a todas luces resulta una barbarie, un genocidio. Como madre se me hace un nudo en la garganta y se me salen las lágrimas al ver las imágenes de niños heridos, otros muertos en los brazos de sus padres, madres llorando y desesperadas implorando ayuda, las imágenes son desgarradoras. Una de las noticias que más ha impactado es de la mujer Palestina embarazada que murió y a quien le provocaron una cesárea urgente para salvar a su bebé, mismo que murió cuatro dias después. Y la lista de atrocidades sigue in crecendo, a cada hora según datos de la ONU muere un niño palestino, esto es una vergüenza para el mundo, ¡necesitamos actuar! Necesitamos más voces como la de Jon Snow uno de los presentadores más conocidos de Reino Unido quien ha exhortado a su audiencia a “movilizarse” a no quedarse pasiva. Necesitamos más intelectuales como el escritor israelí Etgar Keret quien promueve (a pesar de las amenazas de muerte de la ultraderecha israelí) lograr «un acuerdo político» que permita restablecer la paz y la tranquilidad de sus coterráneos y la de los palestinos. Necesitamos más voces como la tuya como la mía que desde nuestra trinchera coadyuvemos al proceso de paz, ya sea a través de una carta, de tuits, de un articulo de protesta, manifestándote en la calles, el punto es “moverse mucho más”. Y ese granito de arena servirá para crear un mundo mejor, una sociedad más consciente y sensible. Una verdadera sociedad progresista, digna, democrática.
¡No podemos tolerar más este espectáculo grotesco! al cual los israelíes asisten como si fueran a un cinéparc, tienen el descaro de llevar a las colinas sus sillones, sillas, y de pie o sentados toman fotos de los ataques con sus teléfonos inteligentes o cámaras fotográficas, ¿en donde ha quedado su sentido común? Se congratulan de ver como sus fuerzas militares lanzan sus misiles F16. Ya solo les falta llevar sus palomitas para disfrutar de la función. Sin duda resulta patético. Pero eso no es todo, el día de ayer el soldado israelí David Ovadía publicó en su cuenta de instagram que había matado a 13 niños palestinos, poco después borró su “tuit”, me pregunto si este hombre tiene corazón, y me pregunto como puede seguir viviendo después de cometer semejante acto.

Sinceramente, deseo desde lo mas profundo de mi corazón (como lo están deseando millones de personas en el mundo) en breve escuchar en los noticiarios un cese al fuego, una tregua, un acuerdo de paz, (que evite se siga derramando más sangre de civiles y acrecentando odios) aunque pueda parecer utópico en estos momentos…Por que nuestros hermanos Palestinos merecen vivir en su tierra libres, sin miedo. Por que merecen mirar al futuro con la frente alta y confiados. ¡Por una Palestina emancipada y en paz!

 

Lorena Lacaille, ¿Cuánto tiempo más?, Agosto 1, 2014 también puedes imprimirlo en PDF

Cuanto tiempo máspdf
Lorena Lacaille
Para sugerencias y comentarios sobre mis artículos y sobre la información que encuentras en el blog, escríbeme a la siguiente correo y te responderé a la brevedad posible.
-Lorenalacaille79@gmail.com
Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.

© Lorena Lacaille, 2014.

 

 

Cuentos

  • El desayuno, cuento new

Rosario se levantó de un salto apenas sonó la alarma de su celular, eran las 6:30 a.m. la hora de despertar a sus dos hijos y preparar el desayuno. Entre bostezos y quitándose las lagañas de los ojos ella caminó en dirección a las habitaciones. A mitad del pasillo se detuvo preguntándose a quien debería despertar primero. Sin embargo, el dilema duró poco, pues había luz en el cuarto de la izquierda, por lo que giró el picaporte de la puerta, y entró a la habitación de su hijo mayor Christopher, quien ya se encontraba despierto armando un rompecabezas de dinosaurios de 200 piezas.
—Buenos dias Chris, ¿Cómo dormiste? —Le dijo en tono amoroso mientras se acercó a él para darle un beso en la frente.
Très bien mom! Y ¿tú? —le contestó sin despegar los ojos de las piezas, le faltaban unas cuantas para completarlo.
—Tienes dos minutos para terminar tu casse-tête, mientras iré a despertar a Robert. ¿De acuerdo?
ok! mom…
En ocho pasos Rosario llegó a la puerta de la otra habitación, abrió la puerta de su hijo menor con mucho cuidado, y tal como se imaginó el pequeño aún dormía. Lo miró con ternura, Robert estaba abrazado a hot stuff un pequeño chango de color marrón, vestido con calzoncillos negros que tiene estampados varios chiles rojos, de ahí su nombre. —Parece un ángel…— pensó. Y con un gran sentimiento de culpa no tuvo más remedio que acercarse y despertarlo, lo hizo con besos pequeños en las mejillas y luego le susurró al oído que ya era tiempo de levantarse. Como cada mañana Robert se resistía, estiró el cuerpo y se puso rígido, luego escondió la cara sobre la almohada.
Je ne veux pas aller a l’école maman! —le respondió enfadado—, Je veux continuer à faire dodo! — le dijo enfático.
—Roberto Chamberland Gómez deja de refunfuñar y levántate, cada mañana es la misma historia contigo, ya estoy cansada de tus caprichos.
Tu est méchante maman! Je lui dirai à abuela la prochaine fois que on fasse face time… —Robert pataleó por unos segundos, se volteó y se cruzó de brazos, sus palabras causaron en su madre cierta compasión y al mismo tiempo risa, pero se contuvo para no empeorar la situación ante la amenaza del menor. Sabía que Doña Esperanza apenas escuchara la queja de su nieto ella se haría reprender por la abuela.
—Aquí tienes tu ropa, te espero en la cocina para que desayunes, y a partir de este momento tienes cinco minutos. —le advirtió al mismo tiempo que miró el reloj de la pared. Después Rosario salió, Robert no se movió hasta que escuchó que su madre bajó los 18 escalones, los contó mentalmente cada uno de los pasos. Y justo cuando se disponía a vestirse apareció su hermano mayor en el umbral de la puerta haciendo muecas grotescas y diciéndole mientras se vestía: —le gros bébé lala…— esta frase Christopher la repitió varias veces y sólo detuvo cuando vio que su hermano estaba a punto de terminar de vestirse. Entonces cual ladrón, huyó de inmediato, descendió las escaleras corriendo, lleno de excitación, lo cual provocó que su madre al escucharlo lo reprendiera gritando desde la cocina —que no debía de hacerlo, que cuantas veces se lo tenia que repetir—.
—¿Que vas a desayunar Chris? —le dijo alzando la voz, mientras lo miraba con severidad por la falta anterior.
—Yo quiero cereal de avvena.—El español de su hijo mayor había mejorado, aunque todavía cometía varia pifias en la pronunciación y solía alargar la letras o las sílabas al hablar.
—Ya te dije que en español no se dice el pronombre hijo, es incorrecto.
I ´m sorry mom! But it´s hard for me. I try to do my best… —le dijo sonriendo.
—Lo sé hijo, después de todo hablar tres lenguas al mismo tiempo no es nada fácil, pero a tu edad es un regalo, ya hubiera querido tener esta misma oportunidad que tu tienes. Tengo un acento terrible con el inglés, con el francés me defiendo, pero aún así, a veces se me traba la lengua, al grado que ya no sé lo que estoy diciendo…
You have to practice more mom. That all! —En eso Robert llegó al comedor arrastrando los pies y con los brazos cruzados y le dijo a su madre que fue blanco de nuevo de las befas de mal gusto de su hermano mayor.
Crhistopher is always bad with me mom! I hate him!
—!Ya estuvo bueno de berrinches y de peleas! No quiero escuchar más. Ustedes me vuelven loca, y no vuelvas a decir Robert que odias a tu hermano por que te daré un jalón de orejas. —Robert se sentó de mala gana y comenzó a comer el cereal que su madre le preparó sin preguntarle, pero ya no protestó, sabía que si volvía a respingar el castigo sería realidad.
—!Buenos días familia! —Maxime, el padre y esposo se presentó bien acicalado para irse al trabajo. Maxime es un quebequense que hace diez años en un viaje a Oaxaca, México quedo maravillado con la gastronomía: el pozole, los tamales, el guiso de iguana, los aguardientes y los mezcales, pero mucho más cautivado y enamorado quedo de la belleza mestiza de Rosario. Meses después regresó orgulloso a su país con el amor de su vida, formaron una familia que aún seguía creciendo, pues esperaban a su tercer hijo. Su español era bastante fluido aunque todavía después de una década sufría con la erre y la eñe. Luego de acariciar la pancita de su mujer se lavó las manos y le ayudó a Rosario a terminar el lunch para los niños. El resto del desayunó paso sin contratiempos. A las 7:30 a.m. la alarma para tomar el autobús sonó y Rosario salió con sus hijos apresurándolos para no perderlo.
Allez! allez! !Vamos! !Vamos niños caminen más rápido! —Al llegar a la parada saludaron a los vecinos que también esperaban al autobús. Bonjour! —dijeron en coro.
Je n’ aime pas quand tu me dépêches maman! — Le reprochó Robert.
—Lo siento hijo, pero caminas como una tortuga, no me dejas opción. Además, ya no tenemos tiempo de seguir esta conversación, el autobús ya esta llegando. —Segundos después los niños se formaron en fila india y subieron al autobús, Rosario los despidió con besitos a distancia mientras les decía—: Au revoir mes amours! !Hasta más tarde mis corazones!

depositphotos_29852361-Random-Letter-Collage

Lorena Lacaille
Longueuil, 24 de septiembre del 2015.

Derechos de autor
Este artículo es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2015.

 

A cada invierno, cuento.

A cada invierno me encuentro un día como hoy mirando a través de alguna ventana de la casa sus diferentes caras. Un día es gris y extremadamente frío, la temperatura oscila entre los -20 y los -35 grados centígrados según los vientos. Afuera todo parece como muerto, sin vida, hasta que de pronto, a pesar del frío atroz veo correr en el jardín cubierto de nieve a alguna ardilla. Y es cuando me pregunto: ¿cómo es posible que pueda tolerar tales temperaturas sin abrigo, ni calefacción? ¿de donde saca las energías para salir de su refugio y buscar alimento? no cabe duda que la naturaleza esta llena de enigmas y que es benevolente con las criaturas que la habitan.

IMG_0248

Éste frío glacial y que por días pareciera no va cesar nunca con frecuencia me pone en una crisis existencial. A veces es efímera, sólo algunas minutos u horas, otras veces son días, me pone en jaque obligándome a hacer un balance de lo que hasta ese momento ha sido mi vida y sobre lo que he hecho. Por momentos siento que no puedo más con esta depresión estacional, que el invierno me asfixia y me desarma. Que me roba mis tesoros: pierdo mi alegría, mi iniciativa, mi creatividad, pues pueden pasar días y días sin que sea capaz de esbozar una sonrisa o hilvanar una frase escrita. Me hace sentir como un barco sin brújula. Esta cara del invierno es la que más detesto y termino convencida de que el invierno también me odia. Y el sentimiento es más que recíproco. Odio tener que vestirme como una cebolla, con capas y capas de ropa para estar segura que podré sobrevivir en el exterior. Odio tener las manos secas y las cutículas agrietadas y rasposas que con frecuencia hacen que arruine mis medias. Odio tener las manos ateridas y moradas. Odio mis pies fríos y sudorosos a causa de este invierno infernal. Odio tener que cancelar mis compromisos sociales o de trabajo por que la batería del coche ha fenecido ante las inclemencias del mal tiempo. Odio esta actitud quejumbrosa que adopto durante esta época del año.

Otro día el invierno se muestra condescendiente: la temperatura sube lo suficiente para que pueda salir a caminar bien abrigada pero sin quejarme ni maldecirlo por el frío que me hacer sentir. El sol sale parcialmente y calienta lo suficiente para que mi humor apesadumbrado y lunático pueda por fin sonreír un poco. Su energía me reanima y me da la esperanza de que esta estación también pasara como todo en la vida. El aire puro y frío hace bien a mis pulmones, me dan nuevos bríos, me rejuvenece inexplicablemente. Y comprendo de un golpe que tanto encierro involuntario no es bueno ni para el cuerpo ni para el alma, que debo de re-programar mi rutina invernal.

Otro día el invierno aparece vestido de blanco, la nieve cae e ilumina nuestros días. Despertando diversos sentimientos: para los niños es fuente de alegría, de momentos lúdicos y de gran excitación. Mis hijos suelen pedirme con insistencia de ir a jugar con ellos y construir un bonhomme de neige. Lo cual resulta una terapia familiar muy agradable. Es uno de los momentos mágicos del invierno. Otro es cuando puedo sentir los copos de nieve cayendo sobre mi rostro, palparlos entre mis manos, siempre quedo maravillada de su forma hexagonal perfecta. Lo opuesto viene cuando tienes que tomar una pala y quitar la nieve acumulada en tu entrada o en tu garage para después proceder con el auto. Ahí los copos de nieve pierden su encanto, ya no se ven tan perfectos, tampoco son blancos, con la tierra y el asfalto se vuelven grises y pesados y son sólo gotas de agua congeladas que nos joroban la vida.

Otra careta es cuando por fin el invierno se encuentra en el ocaso. Cuando el mes de marzo llega, una gran algarabía nos comienza a invadir por que por fin los días con sol se harán más presentes, las tormentas de lluvia y nieve se despiden. La temperatura es agradable permitiendo que podamos hacer más actividades exteriores ya sea sky de fondo, hacer excursiones en el bosque sobre las raquetas de nieve, o simplemente ir al parque a deslizarse sobre la nieve en un trineo de madera o bien en una plancha o salvavidas ex professo para ello. Esta es la cara divertida del invierno aquí en Québec. también nos invita a quitarnos el sabor amargo del frío extremo con crepas bañadas en maple, !deliciosas! o visitar sus famosas cabane à sucre para endulzarnos el paladar y degustar los platillos típicos de la región que se cocinan con el maple. De este modo, hago las paces civilizadamente con el invierno. Aunque la primavera llega está se instala tardía debido a que el gran señor blanco se resiste a abandonarnos, sus vestigios: la nieve y algunos días de baja temperatura nos recuerdan que vivimos en un país nórdico. y que como a cada año tendremos que esperar pacientemente.

Lorena Lacaille
Longueuil, marzo 1 , 2015.

Derechos de autor
Este cuento es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2015.

 

-“La chica de la pijama con changuitos”, cuento.

La fecha tan esperada había llegado: 26 de diciembre 2014. Eran cerca de las 4:30 a.m. la temperatura estaba muy agradable para ser el invierno -3 grados centígrados. durante el trayecto en taxi nadie pronunció una palabra, el taxista un hombre negro estaba de mal talante y su rostro tampoco era muy amigable. No hubo forma de iniciar una conversación como usualmente solemos hacer. Después de meses de preparación nos encontrábamos mi esposo, mis dos hijos y yo en el aeropuerto de Montreal Pierre-Elliot Trudeau para irnos de vacaciones a México un par de semanas. Una vez que registramos las maletas con la aerolínea ingresamos al primer control de la aduana, y formados en fila india esperábamos con parsimonia nuestro turno. De repente, una singular chica llamó nuestra atención inevitablemente, las miradas de todos se concentraron en ella, para su ¨desgracia¨. Su vestimenta era bastante peculiar: una pijama de algodón, color verde oscuro con changuitos (específicamente del famoso changuito Paul Frank), botines negros con agujetas desabrochadas, su corta cabellera pelirroja hasta los hombros y despeinada, tez blanca, con pecas en la cara, rostro redondo, de estatura baja y de formas regordetas. La chica caminaba apresurada, parecía muy angustiada. En poco segundos llegó hasta su familia compuesta por su madre, una mujer en la cuarentena, ojos azules, de largos cabellos rubios que cubrían su espalda, chaparra y también de formas redondas, visiblemente enojada por el retraso de la adolescente. Al parecer no llegaron juntos según pude deducir, pues apenas estuvo lo suficientemente cerca su madre la recibió con una reprimenda. Su padre un hombre de estatura mediana, tez morena, parecía abochornado por la situación y trató de calmar a sus dos mujeres sin éxito. Ambas se miraban con ira y optaron por el silencio después del altercado. Conforme avanzaba la fila, la chica de la pijama de changuitos se sentía cada vez más y más incómoda, personas de todos las edades la observaban y criticaban de pies a cabeza, por lo que ella esquivaba mirando en direcciones contrarias, opuestas. Aunque no siempre podría lograrlo y cuando una de ellas coincidía se ponía mucho más tensa. De mi parte, traté de mirarla lo menos posible, pero cada vez que terminábamos una vuelta coincidíamos y era casi imposible no mirarla por su atuendo tan anormal. ¿Y que tiene de malo o de incorrecto ir en pijama tipo pelele con changuitos al aeropuerto? no hay nada de malo, ¿cierto? pero esté maldito hábito de juzgar y de seguir las pautas sociales del buen vestir o del llamado sentido común casi terminan con la estima de esta chica. Mientras seguimos en la fila, su padre al darse cuenta que su hija era flanco de miradas inquisitivas y criticonas también se sintió apenado y por momentos hasta parecía afligido. Ello me despertó una enorme compasión y ternura y me prometí detener los juicios que circulaban en mi cabeza. De en cuando en cuando la madre le hablaba a la chica sólo para reprocharle de forma breve y luego cada quien continuaba de su lado, su padre siempre en medio de las dos mujeres y de la mano de su otra hija, una pequeña que le calculó debía tener como 6 años. La chiquilla también aprovechaba algunos descuidos para molestar a su hermana mayor preguntándole ¿porque vestía dicha pijama? a lo que la chica sonrojada no respondía y prefería voltearse y hacer como que no había escuchado la pregunta tan impertinente de su hermanita.

150108_pauljpg_54c4a0a560
Casi puedo asegurarles que la chica de la pijama de changuitos Paul Frank en esos momentos de espera hubiera querido desaparecer de la faz de la tierra, pues en el fondo sabía que la ocurrencia de partir en pijama no fue muy buena idea, no sólo por que aumento la furia de su progenitora, sino por que seguramente nunca imaginó lo mal que la pasaría siendo el objetivo morboso de todos los pasajeros que estaríamos en fila. Al fin llegó nuestro turno de pasar a la aduana y ahí la vi por última vez, para entonces la chica ya parecía menos estresada, pero el malestar de su madre continuaba, pues no le dirigía la palabra y de vez en cuando la miraba cabreada. Nuestros caminos se separaron y la perdí de vista para siempre. Durante el vuelo hacia Dallas pensé en la chica varias veces, y siempre terminaba mis pensamientos con la misma frase: ¡Pobrecita! ¡Que pena que pasó la chica de la pijama de changuitos!

Lorena Lacaille

Longueuil, febrero 2015

Derechos de autor
Este cuento es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2015.

«Cortocircuito» 

Sucedió en una mañana húmeda y calurosa de verano del presente año. Como cada día me desperté al alba, pero de repente un malestar en general y una profunda pereza me hicieron vacilar por unos minutos si debía continuar con mi ritual matutino. No escuché a mi cuerpo y a marchas forzadas me levanté de la cama tratando de no hacer ruido para evitar despertar a mi marido. Con pasitos tácitos y mesurados caminé sobre el piso de madera antiguo, descendí las escaleras con los ojos entreabiertos y agarrándome del pasamanos. Luego me dirigí a la biblioteca que se encuentra al centro de la casa. Instantes después, encendí la luz, y me encaminé hacia el escritorio. Una vez sentada, prendí mi laptop para trabajar en mis escritos y en mis blogs, o al menos esa fue mi firme intención inicial. En eso tuve la irresistible sensación de hambre por lo que me puse de pie y me fui a la cocina a buscar un yogur. De regreso, comencé a abrir los archivos en los que trabajaba desde hacía algunos días. Mientras trabajaba me sentí sofocada y traté de abrir la ventana en forma de guillotina enfrente del escritorio, pero nada, no pude hacerlo, pues tenía que mover el mueble para ello y la tarea me resultó complicada por lo que se quedo en un intento. Y así indispuesta seguí trabajando, hacía esfuerzos colosales por concentrarme y teclear algunas líneas, la fatiga inexplicable de hace días se acumulaba y me pesaba como una cruz.
Cerca de la 6:30 a.m. escuché las voces de mi hija y mi esposo cuchicheando en las escaleras, tiempo después entraron a la biblioteca, nos saludamos y después cada quien siguió en sus asuntos como habitualmente. Crystal se puso a leer unos libros infantiles y Mathieu cogió su Ipad para leer la presse y ponerse al día de lo que pasaba en el mundo y en la provincia. Así pasaron unos minutos hasta que mi hija aburrida, supongo, se fue a la sala a ver una caricatura y mi esposo tomó camino hacia el baño. En segundos me encontraba sola, por más que trataba de trabajar en un artículo para mi blog la inspiración no llegaba y cada vez me sentía peor. Cansada de auto-torturarme opté por navegar por la red sin objetivo alguno. Y de vez en cuando tomaba el yogur líquido, sin embargo, el último trago me cayó mal, me dieron nauseas y allí comenzó mi suplicio. Empecé a sudar frio, me sentí mareada, por lo que mi último pensamiento fue de pedirle ayuda a Mathieu… pero las fuerzas me abandonaron, por que después ya no supe más de mí… fue como un cortocircuito, no había nada, ni colores, ni olores, ni personas, ni vacio, absolutamente nada. Perdí consciencia total.

Recuerdo que poco a poco volví a la vida, a lo lejos escuchaba la voz de mi esposo hablándome, aunque no entendía nada, lo veía borroso y a la zaga de él vi a mi hija llorando y gritando algo, pero no escuchaba qué. Después volví a fijar mi mirada sobre mi esposo que tenía el rostro desencajado y pálido y en su mano derecha el teléfono, él estaba hablando con alguien. Todo esto en un tris, de un golpe comprendí que algo grave me había pasado, la cabeza me dolía mucho y estaba tirada sobre el piso boca arriba por lo que traté de incorporarme pero no pude. Mis extremidades inferiores y superiores estaban engarrotadas y no respondían a mis órdenes. Me asusté, el corazón me aporreaba, y una gran angustia se apoderó de mí. Pensé que probablemente nunca más podría moverme, que quedaría paralizada. Muchas ideas pasaron por mi mente en segundos: también pensé que había sufrido un derrame cerebral o algo parecido. En mis oídos había un zumbido estridente y constante. Tuve mucho miedo. Miedo de morir tan súbitamente, con tantos pendientes y tantos sueños por cumplir. Miedo de no volver a acariciar a mis hijos y a mi esposo ni ver sus hermosas sonrisas, miedo de ya no volver a ver más atardeceres ni anocheceres, y tantas otras cosas más que pasaron por mi mente como una película. En resumidas cuentas, me invadió un miedo cerval indescriptible. Al mismo tiempo, mi esposo recibía instrucciones del 911. —Lore la ambulancia ya viene, aguanta mon amour, todo va estar bien— me dijo y partió para abrir la puerta principal para que los ambulancieros pasaran ipso facto. Sus palabras me llenaron de pavor y me vencí y ya no hice más intentos por levantarme. Crystal no dejaba de gimotear, estaba traumatizada. Al poco tiempo entraron los ambulanciers uno de ello me tomó la presión y preguntó que es lo qué me había pasado. Mathieu tomó la palabra y le relató que él escuchó un fuerte golpe en la biblioteca y pensó que nuestra hija había dejado caer varios libros. Pero no fue así. Crystal al escuchar el golpe fue de inmediato a la biblioteca y me encontró tirada en el piso, convulsionándome. Aterrada, corrió al baño a pedirle ayuda a su padre. Éste trató de reanimarme pero al ver que yo no reaccionaba llamó de inmediato al servicio de urgencias. Les explicó que durante más de cinco minutos estuve inconsciente, con la mirada extraviada, en el limbo, con las pupilas dilatadas, que hablaba en otro idioma, con las extremidades entumecidas, y que no respondía a su llamado. Él creía que estaba agonizando y en repetidas ocasiones me cerró los ojos para evitar que nuestra hija me viera en tal estado, pero yo los volvía abrir según dijo. Una vez que terminó el recuento de los hechos me subieron a la camilla, Mathieu les dio mi tarjeta de assurance maladie y me dio mi celular para comunicarnos, después partimos rumbo al hospital.
En casa se quedaron mis hijos y mi esposo, les dijeron que les llamarían para darles noticias de mi salud, que no tenía caso que fueran, pues los estudios tomarían todo el día. Y así fue. Durante el traslado casi vuelvo a desvanecerme, pero me pusieron una mascarilla de aire para ayudarme. Ya en la sala de urgencias me llevaron a practicarme un electrocardiograma, el cual salió negativo, no había daños. —Elle fait seulement la baisse pression— confirmó una enfermera. Como el dolor de cabeza continuaba les pedí algo para mitigarlo y me dieron una aspirina.
El resto de la mañana la pasé en un pasillo gris y tétrico de la sala de urgencias, oyendo quejidos de otros pacientes, y viendo el ir y venir de enfermeras y médicos, estaba hecha un manojo de nervios y preguntándome que más me harían. Al medio día un médico fue a verme y le repetí la misma historia que mi esposo contó a los ambulancieros y claro mi propia versión de los hechos. El médico me dijo que para estar seguros que no había daños en mi cerebro me harían un scan. Y por la tarde o noche cuando el neurólogo pudiese me pasaría a ver para informarme de los resultados. Las horas pasaron lentamente, de hecho me parecieron eternas. De vez en cuando, a hurtadillas le mandaba mensajes a mi esposo informándolo de los estudios y otros pormenores para al menos disminuir su zozobra sobre mi estado de salud. Y él, de igual forma me refirió como iban las cosas en casa, me escribió que William mi hijo pequeño no dejaba de preguntar por mí, y que Crystal había llorado por horas hasta que la vecina de enfrente la invitó a jugar.
Como mi presión estaba muy baja me pusieron suero para estabilizarla. Cerca de las dos de la tarde me moría de hambre y le solicité a la enfermera en turno que me trajese algo de comer, pero ella me respondió que no podía comer alimentos hasta que lo autorizara el médico. Deprimida, exangüe, me quedé dormida el resto de la tarde. Ya por la noche el bullicio en el pasillo me despertó, era el cambio de turno, y al fin me trajeron algo que comer, lo devoré todo, incluso el estofado de carne que no me gusta. Todo indicaba que pasaría la noche en el hospital, miré la hora en el celular y justo cuando estaba escribiendo un mensaje para mi marido llegó la especialista quien me interrogó de nuevo para saber que había pasado. La neuróloga checó en mi presencia mis estudios de sangre, el scan del cerebro y por último me hizo unos exámenes de reflejos. Todo en su lugar. No había nada de que alarmarse. Esboce una leve sonrisa y me tranquilice. Y fue entonces que le pregunté a la neuróloga –¿Qué fue lo que me pasó? ¿Por qué no puedo recordar nada?– ella me respondió que lo que me había pasado fue un síncope. La baja presión de varios días hizo su efecto sobre mi cuerpo, de ahí la fatiga, las nauseas y la temperatura de ese momento (en plena canícula) se confabularon para darme ese terrible susto. No había nada que hacer. Solamente me dio unas recomendaciones para controlar la baja presión agregando más sal a mi dieta, tomar más líquidos y cítricos. Eso fue todo. Apenas se fue la especialista llamé de inmediato a mi Mathieu, el pobre estaba tan preocupado, pero al escuchar las buenas nuevas hasta el tono de voz le cambió. Media hora después me recogió junto con mis hijos, ya en casa nos dimos un abrazo, nos apapachamos y le di gracias a Dios y a la vida de que esta vivencia había quedado en sólo en una amarga experiencia. Esa noche dormí profundamente. Al día siguiente me levanté y concluí que todo había sido una horrible pesadilla ¡que alivio!
Longueuil, Quebec, 1 de Octubre 2014.

Lorena Lacaille

«Cortocircuito» en PDF CortocircuitoLL3
Para sugerencias y comentarios sobre mis artículos, escritos y sobre la información que encuentras en el blog, escríbeme al siguiente correo y te responderé a la brevedad posible.
-Lorenalacaille79@gmail.com

Derechos de autor
Este cuento es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información.
© Lorena Lacaille, 2014.

 

 

 

Libros:

!Muy buenos dias queridos lectores! Hoy 4 de diciembre del 2014 tengo el beneplácito de compartirles la noticia de que mi libro “Collage de Historias” ya esta a la venta únicamente en formato electrónico (o digital) por el momento. En la siguiente sinopsis podrán leer más acerca de la temática de esta colección de cuentos. Así mismo, les agrego el enlace de publicidad en el cual podrán ver los distribuidores digitales (Apple store, Amazone, Kobo, Barnes&Noble y google), en los que esta disponible y así escoger el que mejor les convenga. Y ya que estamos en la recta final del año aprovecho para desearles una muy feliz Navidad en compañía de sus seres queridos y un 2015 lleno de bendiciones, de prosperidad y armonía.
Sinceramente
Lorena Lacaille
Sinopsis:
«Collage de historias» es una colección de diez cuentos cortos sobre inmigrantes que llegaron a vivir a la ciudad canadiense de Montreal. En dichas historias ellos nos comparten todos los vericuetos que pasaron para poder establecerse, como viven y sienten el exilio voluntario e involuntario, nos comparten sus penas y sus alegrías.

Fuente:http://www.amazon.com/Collage-historias-Spanish-Lorena-Lacaille-ebook/dp/B00PSGYLNS/
A través de los relatos viajamos la mayor parte por diversos países de América latina pero en el cuento “Tertulia en un café” damos un salto vertiginoso hasta Siria de la mano de Randa y el drama de su guerra civil. También conocerás de manera sucinta la cara del crimen organizado en la belle province (Quebec) en el cuento “mi amigo Marc Angels” y como Irving un ingenuo mexicano se convierte en forajido. ¿Y creen en las premoniciones? Sino tal vez el cuento “Già visto” protagonizado por Alfredo García Coaquira un boliviano que con sus peculiares experiencias oníricas seguramente les hará cambiar de opinión. Y mejor les dejo de contar, y los invito a leerlos, que tengan ¡una buena lectura y buen viaje!

Enlace de publicidad: http://osmora.com/libreria/ebook/collage-de-historias

 

 

 

El Puente Fú: El camino hacia la prosperidad

Sinopsis
“El puente Fú”, es el resultado de siete años de trabajo espiritual en los que la autora ha adquirido diversos conocimientos y experiencias que ha compilado de una manera precisa y concisa y que ahora comparte en este libro.
En la tradición china el símbolo Fú significa prosperidad y buena suerte y en las fiestas del año nuevo chino se suelen pegar imágenes de este símbolo para atraer las energías positivas para una vida más dichosa y un futuro mejor. De ahí, que la autora decidiera llamarle El puente Fú, el camino hacia la prosperidad. Ya que efectivamente, entre la información, las diversas técnicas de bienestar y los ejercicios (todos estos elementos en conjunto), te llevarán a tener la vida que siempre soñaste: vivir en armonía y en la abundancia.
Entre los temas que aborda el libro encontrarás: Los Mantras: los sonidos mágico-espirituales que curan y transforman, ¿Qué es el Concepto Inmaculado? ¿Cómo ejecutar esta ciencia en tu vida?, Crea tu libro alquímico-mágico, los ingredientes secretos de la pócima secreta del éxito según Hércules y Ahora utiliza a tu favor el gran secreto: «La Ley de la Atracción». Todo esto para impulsarte y para mantenerte firme en la lucha diaria por la realización de tus sueños.
El puente Fú es una guía holística de la cual no puedes prescindir hacia tu camino a la felicidad, el éxito y la prosperidad.
(Palibrio 2013).

 

El despertar de Ana

Sinopsis
EL DESPERTAR DE ANA es una novela iniciática, multifacética y de fácil lectura que nos lleva a los polos opuestos del ser humano. Del amor al odio, de la fe a la desesperanza, de la bondad a la maldad, del éxito al fracaso,.. Teniendo como marco una historia de amor (que pese a todos los pronósticos prevalece) llevándonos de la mano de México a Costa rica pasando nuevamente por México para establecerse en Montreal ciudad donde se desarrolla y culmina la historia. Personajes humanos reales que aman, que sufren, que aprenden, que celebran la vida; antagónicos exquisitamente maquiavélicos, contradictorios e internamente vulnerables.

La incesante lucha del bien y del mal, «El Despertar de Ana» hacia una nueva espiritualidad, un nuevo sendero lleno de luz, y seres extraordinarios que van marcando su vida a lo largo de la historia. En contraparte la bella y perversa Colette (la antagonista principal) que en aras de lograr sus ambiciones y caprichos recurre a la magia negra, adepta del satanismo y al final atrapada en su propia telaraña sin poder escapar…de su triste realidad.

En conclusión «El Despertar de Ana», es una invitación para explorar nuevos caminos para llegar a una sola meta: Ser feliz. Volviendo al centro, a nuestra fuente de origen, a esa gran energía creadora que es nuestro Dios-Padre-Madre y que rige todo el universo.
(Palibrio 2012)
Te invito a que visites también mi otro blog: http://mundometafisico.wordpress.com
En éste escribo y comparto diversa información muy enriquecedora e interesante (también de otros autores) acerca de la metafísica, el budismo y la espiritualidad en general.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s