EL METODO BULLET JOURNAL de Ryder Carrol

Este ‘gurú’ tiene un método infalible para aprovechar el tiempo (sin usar la tecnología)

 

A todos los que hayan fracasado estrepitosamente al intentar llevar una agenda actualizada, escribir un diario o acostumbrarse a alguna de las muchas ‘apps’ que existen para organizar el tiempo, les parecerá increíble que millones de personas hayan conseguido ser más productivas, incluso mejorar sus vidas, sumándose al ejército de seguidores del Bullet journal methode. Porque a priori es el sistema más simple y poco rebuscado que te puedas encontrar.

Un cuaderno cualquiera y un bolígrafo es todo el material que necesitas para llevar a cabo este ‘lifelogging’ analógico, aunque comprando el cuaderno oficial  (que cuesta 24,95 dólares, cerca de 22 euros) te ahorrarás el tiempo necesario para prepararlo. Si lo haces por ti mismo, tendrás que crear los módulos o colecciones. Los más habituales son cuatro (el índice y tres ‘logs’: futuro, mensual y diario), pero se anima a que cada cual quite o añada lo que considere oportuno para que el ‘journal’ se adapte a sus necesidades. Una vez listo, se sigue un sistema basado en listas de bolillos (‘bullets’, en inglés) para apuntar tareas, eventos y notas en los diferentes aparatos. También hay una serie de símbolos que facilitan la organización y permiten ajustar la prioridad de las tareas, crear subtareas o mover los distintos elementos en el tiempo para, por ejemplo, aplazarlos.

 

Aunque el funcionamiento es realmente sencillo, los que jamás hayan oído hablar del método podrán encontrar en el libro que la editorial Planeta acaba de publicar en España las indicaciones y consejos de su creador, el austriaco afincado en los Estados Unidos Ryder Carroll, un diseñador de productos digitales, desde ‘apps’ hasta videojuegos, que ha trabajado para empresas como Adidas, Vogue, The Wall Street Journal o HP.

 

 

Aunque sus vídeos los han visto millones de personas,  le han invitado a dar una charla TED y hay una enorme comunidad global entusiasmada con su método, lo cierto es que Carroll no ha inventado la rueda. De hecho, él mismo asegura que la clave de su método no está en el propio cuaderno, ni siquiera en el sistema de productividad. “El Método Bullet Journal no es un cuaderno, aunque pensarlo es un error común”, explica en una entrevista con Teknautas. “Es una práctica de ‘mindfulness’ disfrazada de sistema de productividad”. Lo que de verdad importa no es el modo en que ponemos las tareas negro sobre blanco, pues cada uno debe descubrir cuál le funciona, sino que el mero hecho de anotarlas en papel, dejando a un lado el resto de cosas por un momento, nos permite pararnos a reflexionar.

“Vivimos en un tiempo en que hay una generación entera que no sabe lo que es vivir sin internet”, afirma. “Pienso que no es una coincidencia que, de repente, los niveles de ansiedad y depresión se estén disparando. Es la falta de conciencia sobre nosotros mismos”. Y al separarnos de la pantalla y sentarnos frente al cuaderno a escribir sobre las cosas que hacemos y queremos hacer, sugiere Carroll, empezamos a tomar conciencia de nuevo. “Cosas muy interesantes suceden cuando ya no estás distraído. El mundo se ralentiza. Puedes pararte y pensar, en muchos casos por primera vez en mucho tiempo”.

La forma en que empezó todo es buena muestra de que lo importante es el cambio de mentalidad. Carroll era un adolescente cuando comenzó a escribir sus ‘journals’, a organizar su vida en un cuaderno y a desarrollar ese sistema que, después, compartió con sus amigos y acabó siendo un fenómeno viral. Lo hizo para contrarrestar el déficit de atención que sufría y los efectos negativos que implicaba en su capacidad de completar tareas de un modo productivo.

Ryder Carroll.
Ryder Carroll.

Hoy considera que todos tenemos un poquito de ese déficit por culpa de internet y la constante distracción que representa: “En la era digital, la información es ilimitada, la tecnología es ilimitada. Tenemos infinitas opciones para distraernos, pero nosotros, como personas, somos muy limitados. Nuestro tiempo y energías son muy limitados”.

No se trata de oponerse o renunciar a la tecnología, sino de liberarse de ciertas esclavitudes que nos han ido alejando de lo positivo y lo valioso que nos puede aportar. “Creo que la tecnología puede ser increíble para muchas cosas”, admite, “pero hay algunos puntos en los que creo que alejarse de la tecnología es significativamente más efectivo”.

Un buen ejemplo pueden ser las redes sociales, que para Carroll, “son un poco como el Salvaje Oeste”. No es que sean buenas o malas, es que “no hemos recibido una educación sobre cómo usarlas” y “si las usas de una forma muy específica puede ser muy positivas”, pero las decisiones que toman los gigantes de internet no siempre van en esa dirección.

“Al principio Facebook era genial, y durante mucho tiempo fue una cosa muy buena”, recuerda Carroll, “pero con los años cada vez había menos contenido, más publicidad, y al final eran todas esas empresas poniendo ahí sus cosas. Y luego llega el problema de las ‘fake news’ y ya ni siquiera sabes qué es real. Yo no quería ninguna de esas cosas. Yo quería Facebook para conectar con amigos que no he visto en mucho tiempo. Solo eso”.

“Facebook puede ser una magnífica manera de conectar con viejos amigos, pero también puede ser una magnífica forma de tirar dos horas a la basura”, apunta el creador del ‘bullet journaling’. A su modo de ver, el problema es que nos hacen “activar el piloto automático” cuando las abrimos y empezamos a cotillear. “Dejas de pensar, simplemente estás reaccionando a lo que ves”, afirma. “Creo que es importante que empecemos a responder”. En definitiva, tomar las riendas y quedarnos solo con lo positivo. Si al cerrar la aplicación sentimos infelicidad o culpa, la próxima vez que la abramos deberíamos tenerlo en cuenta y repensar los términos de nuestra relación con esa red social.

Mi placer culpable es Instagram, porque me encanta seguir a gente cuyo trabajo es genial y fantástico”, confiesa Carroll. “No soy inmune a estas cosas, pero me doy cuenta de que si no las uso con cierta intención y sigo demasiadas cosas, entonces no estoy sacando ningún valor y es solo una distracción”.

Precisamente en las redes se ha producido un efecto secundario de la viralización del ‘bullet journaling’. Se cuentan por millones las personas que despliegan todo su talento artístico para adornar y embellecer sus cuadernos, y luego los comparten a través de plataformas como Instagram o Pinterest con toda la comunidad. “Es como una nueva forma de arte”, señala Carroll, aunque no era para nada su intención que esta corriente surgiera ni es en absoluto necesario ser un artista en potencia para seguir su método. “Yo nunca comparto mi cuaderno con nadie”, reconoce. “Al final el ‘bullet journal’ es para ti y para nadie más, y es algo que intento dejar claro a la comunidad. Si quieren compartirlo, está bien, pero la prioridad son ellos”.

Por eso sus ‘journals’ favoritos son aquellos que la gente utiliza como herramienta para superar algún determinado reto de su vida, como lo hizo él mismo con su déficit de atención. “Puede ser cualquier cosa, desde lidiar con dificultades en el colegio o gestionar proyectos hasta retos verdaderamente complicados. He visto muchos ejemplos de ‘bullet journals’ sobre cuidados paliativos, lidiar con gente en condiciones médicas muy graves o enfrentarse a una depresión”, ejemplifica. Y no solo le gusta y le conmueve que su método le sirva a estas personas para sobrellevar mejor sus trances, sino también que a veces los compartan con otros que están pasando por lo mismo, ayudándose entre sí. “Han adoptado mi sistema y lo están usando para cosas que me abruman”, sentencia.

Pero no hace falta tener un gran motivo más allá de la propia necesidad de organizarse y reclamar el tiempo que internet nos ha robado a todos. Los que hemos fracasado con la vieja agenda, el diario y las ‘apps’ de productividad podemos encontrar en el Método Bullet Journal no solo un sistema analógico que nos ayuda a lidiar con el estrés de la era digital, sino también esa lección de ‘mindfulness’ que el autor nos había prometido.

Como esa peculiar e interesante forma de entender los objetivos que Carroll nos explica con una analogía. “Cuando me marco un objetivo, nunca espero completarlo”, asegura. “Para mí, un objetivo es como un faro. El barco nunca va hacia el faro, sino que usa el faro para no perderse, para no estrellarse contra las rocas. Yo me fijo objetivos para no perderme y para no cometer errores. Es solo una forma de guiarme hacia esa tierra a la que quiero llegar”. Y no parece que funcione nada mall. Ya son millones de personas las que viajan en su mismo barco y han hallado en el sistema que inventó de joven un faro que les guía

 

.

 

 

Compilación realizada por: Lorena López escritora, biblioterapeuta,  traductora, especialista en Feng Shui y terapeuta en EFT (técnicas de liberación emocional)

Anuncios

“Intérprete del dolor”, de Jhumpa Lahiri.

Jhumpa Lahiri (Londres, 1967) asegura no leer jamás lo que se escribe sobre ella, limita sus apariciones en público e intenta viajar siempre con su familia. La severa melancolía que desprende esta hermosa mujer de ojos verdes solo se suaviza cuando habla de sus dos hijos o de Roma, la ciudad donde ahora vive. Hija de universitarios de Calcuta, Lahiri llegó a Estados Unidos cuando tenía dos años. Aunque las primeras palabras que escuchó y las primeras que dijo fueron en bengalí, aprendió a leer en inglés. Atrapada entre el deseo de no dar la espalda al mundo de sus padres y el anhelo de sentirse una más en Estados Unidos, Lahiri creció con la desazón de sentirse o una traidora o una intrusa. El desarraigo, la búsqueda de identidad y la soledad son el trasfondo de su obra, que ha convertido en best-seller las experiencias de la primera y segunda generación de bengalíes en EEUU. Con los relatos de su primer libro, Intérprete de emociones (1999), obtuvo el premio Pulitzer, la más alta distinción americana a una obra en inglés. Pero cuando nació su primer hijo, le habló en bengalí. El cerebro de Lahiri podía ser estadounidense; su corazón era indio. De la punzante conciencia de no pertenecer a ningún lugar nacieron sus siguientes libros: El buen nombre (2003), Tierra desacostumbrada (2008) y su última novela, La hondonada (2014 Salamandra).

Tanto en los cuentos de hadas como en gran parte de la literatura clásica, cuando una pareja se casa, cesan los obstáculos como por un toque de varita mágica y la novela llega a su fin. En la ficción contemporánea, los problemas empiezan en el momento en que una pareja inicia su convivencia. De esto hablan los nueve magníficos cuentos que componen Intérprete del dolor, de Jhumpa Lahiri.

 

Lo que dificulta la relación entre los protagonistas son las divergencias culturales. En el universo de Lahiri, escritora estadounidense de origen indio, caben hindúes, musulmanes y cristianos indios, además de estadounidenses de diversos bagajes culturales y religiosos. Esa es la principal razón por la que las relaciones amorosas resultan ser poco menos que explosivas.

El mejor cuento en mi opinión es el que presta el título a la colección. Habla de la joven señora Das, de vacaciones en India con su marido, ambos nacidos en Estados Unidos de padres indios. El matrimonio con hijos pequeños contrata a un guía, el señor Kapasi, para que los lleve a visitar el templo del Sol de Konarak. El viaje es largo, el chófer indio tiene tiempo de observar que la relación del matrimonio está bastante gastada, de modo que se siente libre de desear un vínculo, aunque fuera solamente epistolar, con la chica. Le cuenta que su profesión habitual es la de traductor para un médico rural que desconoce la lengua local, y por ello se siente como un intérprete entre naciones y culturas. En un arrebato de confianza, la muchacha confiesa que su hijo menor es fruto de su breve relación con otro hombre. El chófer juzga a la chica según la escala de valores de India: como una persona cínica y cruel. Su sueño de tierna amistad queda roto en pedazos y la muchacha no entiende el brusco cambio de su interlocutor.

En el universo de Lahiri las personas no se comprenden por más que hablen el mismo idioma porque las diferencias culturales las separan de un modo definitivo.

Algo parecido ocurre con otros protagonistas de ese volumen: Shoba y Shukumar solo se entienden en las noches que hay cortes de luz, cuando, como unos extraños en un restaurante, comparten confidencias a la luz de una vela. En otro cuento, Sanjeev, un científico metódico y “un pequeño hindú”, según se burla su pareja, Twinkie, no puede comprender que ésta ha infundido alma a unas estatuillas cristianas que encuentra en su nueva casa y que él juzga de una cursilería insoportable. Las parejas de Lahiri no funcionan porque no se entienden; solo la profunda ternura puede ocasionalmente salvar sus relaciones.

Con toda la razón, Lahiri obtuvo el Premio Pulitzer por esta ópera prima. Sus narraciones frescas y a la vez profundas, que evocan el vigor de los cuentos de Katherine Mansfield y recuerdan la enorme energía innovadora que poseen las obras de otros narradores indios de expresión inglesa —Zia Haider Rahman, Arundhati Roy y Salman Rushdie—, se sitúan entre la mejor obra de ficción de la autora. Además, este es sin duda uno de los libros de ficción que con más finas pinceladas ha sabido retratar el complejo universo de las relaciones amorosas entre extranjeros de diferentes culturas, etnias, religiones e idiomas.

 

Resultado de imagen para jhumpa lahiri el interprete del dolor

La entusiasta acogida que el público lector hispanohablante ha deparado a las dos últimas novelas de Jhumpa Lahiri —Tierra desacostumbrada y La hondonada— ha hecho indispensable la reedición de su ópera prima, con la que la escritora indo-norteamericana inició su fulgurante trayectoria literaria. Con apenas treinta y dos años, esta joven estadounidense de ascendencia bengalí obtuvo nada menos que el Premio Pulitzer y se ganó el elogio unánime de la crítica y los lectores con su prosa diáfana y precisa como un bisturí.

Los nueve relatos que componen este libro revelan la maestría de Lahiri para trazar una compleja cartografía emocional, la de una serie de personajes que en su búsqueda de la felicidad traspasan fronteras geográficas, culturales y generacionales. Ambientadas tanto en la India como en Estados Unidos, estas historias despliegan la riqueza y la profundidad de la mirada de Lahiri, capaz de detectar los más sutiles conflictos en las relaciones humanas y plasmarlos con una delicadeza incisiva y conmovedora. Nadie que, por cualquier motivo imaginable, se haya sentido alguna vez en su vida extraño y alienado del mundo podrá evitar darse por aludido en estos relatos.

Así pues, en estas páginas soberbias, Jhumpa Lahiri plasma un complejo tapiz de emociones y desasosiegos, una incursión a la intimidad de las personas que, indefectiblemente, resulta cautivadora por su belleza, su poder de evocación y la perennidad de su discurso.

 

.

 

 

Compilación realizada por Lorena López, escritora, traductora, biblioterapeuta, consultante en Feng Shui y terapeuta en Eft (técnicas de liberación emocional). 

«NEURO TUITS EN PILDORAS DE 140 CARACTERES» de Eduardo Calixto.

Eduardo Calixto González, médico, académico e investigador en el campo de las neurociencias, decidió hacer un ejercicio: escribir acerca de los avances más recientes de la ciencia en el cerebro, un tuit por cada hallazgo novedoso recién publicado. El objetivo era formar una comunidad plural que pudiera comentar, preguntar y debatir cada concepto. La respuesta fue inmediata, los seguidores de la cuenta fueron aumentando. En dos años, el proceso ha demostrado que en México sí leemos, y que esta labor en las redes sociales puede ayudar a comprender muchos temas, entre ellos el funcionamiento del cerebro en la vida cotidiana. La fórmula es simple: un concepto pequeño, de fácil lectura, que se aplica rutinariamente y que nos hace entender el porqué de nuestras conductas.

Resultado de imagen para eduardo calixto neurotuits

 

Eduardo Calixto González nació en la Ciudad de México en 1969. Médico cirujano y doctor en Neurociencias por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), realizó posdoctorado en Fisiología Cerebral en la Universidad de Pittsburgh, Estados Unidos.

Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), investigador y jefe del Departamento de Neurobiología del Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente Muñiz” de la Secretaría de Salud, además de docente de las facultades de Medicina y Psicología de la UNAM, y miembro activo de la Society for Neuroscience y de la Sociedad Mexicana de Ciencias Fisiológicas.

Estudia los procesos neuronales, así como la recuperación funcional neuronal en el cerebro ante daños cerebrales por traumatismos o cambios metabólicos. Es autor de 23 publicaciones científicas en revistas internacionales especializadas en Neurociencias y de los libros Neurotuits y Un clavado a tu cerebro (Aguilar, 2017).

 

 

Compilación realizada por Lorena López, escritora, traductora, biblioterapeuta, consultante en Feng Shui y terapeuta en Eft (técnicas de liberación emocional). 

 

IKIGAI, el método japonés para tener una vida saludable y feliz.

Según los japoneses, todo el mundo tiene un ikigai, un motivo para existir. Algunos lo han encontrado y son conscientes de su ikigai, otros lo llevan dentro, pero todavía lo están buscando. Este es uno de los secretos para una vida larga, joven y feliz como la que llevan los habitantes de Okinawa, la isla más longeva del mundo. El proyecto de este libro surgió uniendo la experiencia en cultura japonesa de Héctor García (autor de Un Geek en Japón), que lleva doce años viviendo en Japón, con el arte escribiendo de Francesc Miralles (autor de decenas de libros y novelas y especialista en psicología).Resultado de imagen para ikigai libro

 

Para escribir la obra, los dos autores fueron recibidos por el alcalde de Ogimi (Okinawa), una localidad del norte de Japón con el mayor índice de longevidad del mundo, y tuvieron acceso a entrevistar a más de un centenar de sus habitantes. Analizamos las claves de los centenarios japoneses para una existencia optimista y vital, descubriendo cómo se alimentan, cómo se mueven, cómo trabajan, cómo se relacionan con los demás y –el secreto mejor guardado- cómo encuentran el ikigai que da sentido a su existencia y les impulsa a vivir cien años en plena forma. Tener un ikigai claro y definido, una gran pasión, es algo que da satisfacción, felicidad y significado a la vida. La misión de este libro es ayudarte a encontrarlo, además de descubrir muchas claves de la filosofía japonesa para una larga salud del cuerpo, la mente y el espíritu.

• Una obra que nos acerca los secretos de los centenarios japoneses para una vida saludable y feliz.

• Ofrece herramientas prácticas para que el lector descubra su particular ikigai, su razón de ser.

La aldea de los centenarios

Al norte de la isla de Okinawa, hay una población conocida como “la aldea de los centenarios”. Ogimi ostenta el honor de ser la localidad con el mayor índice de longevidad del mundo, y allí hicimos nuestro trabajo de campo que culminó con el ensayo Ikigai. Algunas observaciones sobre su estilo de vida:

  • El 100% de los entrevistados tiene un huerto.
  • Todos pertenecen a alguna asociación de vecinos en la que se sienten queridos como si pertenecieran a una familia.
  • Celebran mucho, incluso las pequeñas cosas. La música, cantar y bailar es parte esencial de su día a día.
  • Tienen una misión importante en la vida, o incluso varias. Poseen un ikigai, pero tampoco se lo toman muy en serio. Hay relajación y disfrute en lo que hacen.
  • Están muy orgullosos de sus tradiciones y de la cultura local.
  • Muestran pasión por todo lo que hacen por poco importante que parezca.
  • El yui-maru, que se podría traducir como “espíritu de cooperación mutua” está firmemente asentado dentro de su corazón. No solo se ayudan en labores agrícolas, sino también a la hora de construir una casa o de prestarse voluntarios en obras públicas.
  • Están siempre ocupados pero con tareas diversas que les permite relajarse. No vimos a ningún abuelo sentado en un banco sin hacer nada nada. Siempre estaban moviéndose de aquí a allá, yendo al karaoke, a la siguiente partida de getball o a la reunión de vecinos.

El moai: la ayuda mutua

De hecho, en todo Okinawa hay una importante tradición de formar fuertes lazos en las comunidades locales.

El moai es un grupo informal de gente con intereses comunes que se ayudan entre sí. Para muchos, el servicio a la comunidad se convierte en uno de sus ikigais.

El origen de los moais viene de los tiempos difíciles, cuando los agricultores se juntaban para intercambiar información sobre las mejores formas de cultivar, así como para ayudarse entre ellos en caso de que la cosecha no fuera bien ese año.

Los miembros tienen que pagar una cantidad mensual establecida. Este pago les permite asistir a reuniones, cenas, partidas de shogi (el ajedrez japonés) o a cualquiera que sea la afición común que tengan.

El sentimiento de pertenencia y ayuda mutua aporta seguridad y contribuye a aumentar la esperanza de vida

El dinero de todos es usado en las actividades y, si se acumula demasiado, un miembro (van rotando) recibe una cantidad de dinero también establecida. Por ejemplo, si pagas 5000 yenes al mes, al cabo de dos años recibes 50.000 yenes (es una forma de ahorrar con la ayuda de los otros), y al cabo de dos años y un mes será otro amigo del mismo moai quien cobra 50.000 yenes.

Estar en un moai ayuda a mantener la estabilidad emocional y también la financiera. Por ejemplo, si alguien del grupo se encuentra en apuros se le puede adelantar la “paga” de ahorros del grupo.

Ikigai, pasión y trabajo unidos

En Okinawa trabajo y pasión suelen encontrarse. El ikigai y la vida laboral suelen ser lo mismo. En cambio, en Occidente es una historia tristemente común que, tras una vida de duro trabajo, las personas jubiladas no encuentran unos hábitos motivadores que sustituyan el tiempo que dedicaban a su empleo, incluso si no les gustaba.

De repente, el tiempo libre se llena de un sentimiento de inutilidad que es un campo abonado para la depresión, además del sedentarismo y otros malos hábitos que aceleran el envejecimiento y minan la salud de manera alarmante.

Esto no sucede a quien ama su trabajo porque, sencillamente, nunca deja de hacerlo. Un maestro apasionado puede jubilarse, pero seguirá ejerciendo de maestro. Continuará formándose, leyendo, e incluso utilizará el tiempo liberado para enseñar como voluntario a colectivos a los que antes no tenía acceso. Resumiendo: será tanto o más feliz que cuando “fichaba” en su escuela.

esquema ikigai

Tal como muestra el gráfico que vemos arriba, merece la pena luchar por hacer de nuestra pasión, del propio ikigai, nuestra actividad laboral. Como decía Confucio:

“Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”.

10 claves para vivir tu ikigai con éxito

Para vivir más, seguramente es necesario vivir mejor, ser más felices. Aquí tienes pautas, pasos, consejos inspirados en los centenarios japoneses.

1. Mantente siempre activo, nunca te retires

Quien abandona las cosas que ama y sabe hacer, pierde el sentido de su vida. Por eso, incluso después de haber terminado la vida laboral “oficial” es importante seguir haciendo cosas de valor, avanzando, aportando belleza o utilidad a los demás, ayudando y dando forma a nuestro pequeño mundo.

2. Tómatelo con calma

Las prisas son inversamente proporcionales a la calidad de vida. Como dice un viejo proverbio: “Caminando despacio se llega lejos”. Cuando dejamos atrás las urgencias, el tiempo y la vida adquieren un nuevo significado.

3. No comas hasta llenarte

También en la alimentación para una vida larga, “menos es más”. Según la ley del 80%, para preservar la salud mucho tiempo, en lugar de atiborrarse hay que comer un poco menos del hambre que tenemos.

4. Rodéate de buenos amigos

Son el mejor elixir para disolver las preocupaciones: con una buena charla, contar y escuchar anécdotas que aligeren la existencia, pedir consejo, divertirnos juntos, compartir, soñar… En suma, vivir.

5. Ponte en forma para tu cumpleaños

El agua que se mueve, fluye fresca y no se estanca. Del mismo modo, tu vehículo para la vida necesita un poco de mantenimiento diario para que pueda durar muchos años. Además, el ejercicio segrega las hormonas de la felicidad.

6. Sonríe

Una actitud afable hace amigos y relaja a la propia persona.Está bien darse cuenta de las cosas que están mal, pero no hay que olvidar el privilegio de estar aquí y ahora en este mundo lleno de posibilidades.

7. Reconecta con la naturaleza

Necesitamos regularmente volver a ella para cargar las pilas del alma. Aunque la mayoría de los seres humanos vivan en ciudades, estamos hechos para fundirnos con la naturaleza.

8. Da las gracias

A tus antepasados, a la naturaleza que te provee aire y alimento, a tus compañeros de vida, a todo lo que ilumina tu día a día y te hace sentir dichoso de estar vivo. Dedica un momento del día a dar las gracias y aumentarás tu caudal de felicidad.

9. Sigue tu ikigai

Dentro de ti hay una pasión, un talento único que da sentido a tus días y te empuja a dar lo mejor de ti mismo hasta el fin.
Si no lo has encontrado aún, como decía Viktor Frankl, tu próxima misión será encontrarlo.

10. Vive el momento

Deja de lamentarte por el pasado y de temer el futuro. Todo lo que tienes es el día de hoy. Dale el mejor uso posible para que merezca ser recordado.

  • Ikigai. Los secretos de Japón para una vida larga y feliz. Héctor García (Kirai) y Francesc Miralles. Urano, 2016

 

 

Compilación realizada por Lorena López, escritora, traductora, biblioterapeuta, consultante en Feng Shui y terapeuta en Eft (técnicas de liberación emocional). 

«El mercenario que coleccionaba obras de arte» de Wendy Guerra.

Los entendidos de estos temas lo reconocerán en un primero o segundo momento. La idea de la escritora Wendy Guerra para todos los demás lectores es enfrentarlos a un personaje que puede estar en cualquier lado, cerca de nosotros mientras espera a que sus hijos bajen de algún juego mecánico o durante la apertura de alguna exposición. “Al personaje me lo encontré en la cena de inauguración de una muestra, donde nos presentamos y me dijo que era de un país que yo sabía que no era, y le dije ‘perdóname, pero con ese acento…’ Ahí empezamos a hablar y me lo encontré varias veces, de hecho la portada del libro es de un artista cubano José Bedía, un gran amigo, al que él siempre le compraba obra”. Así fue como empezó a interesarse en la vida de un ser con distintas personalidades: podía organizar una guerrilla, pero a la vez era una persona que cuidaba a sus hijos y si debía darle un tiro a alguien lo hacía en nombre de lo que creía correcto, lo que terminó por convertirse en la novela El mercenario que coleccionaba obras de arte (Alfaguara, 2018).Resultado de imagen para wendy guerra el mercenario novela

 

“El libro es, además, un mapa, que desmitifica a la izquierda, a la derecha o al centro. Siempre he dicho que hay grandes próceres que tenemos como nuestros ídolos, pero no se ocuparon de sus hijos, ni de nadie, y te encuentras con un mercenario preocupado por ver a sus hijos, por escaparse de la reunión con el hombre de la CIA y llevárselos a Disney”, a decir de la también autora de títulos como Posar desnuda en La Habana, Nunca fui primera dama o Domingo de revolución. La novela no fue nada sencilla de concretar, porque muchas veces se llegó a preguntar Wendy Guerra cómo podía existir un personaje así y, en especial, cómo escribía su historia, porque proviene de una izquierda, muy de izquierda, “sin ofender a mis padres o a mi mundo, aunque mi mundo también ha hecho lo suyo”,

LOS MALES DEL CONTINENTE Adrián Falcón es el seudónimo del personaje real que protagoniza la historia de El mercenario que coleccionaba obras de arte, sobre quien aún se debe profundizar mucho para poder acercarse a “quién o quiénes son los que conviven en esa persona: trabajó con la CIA, se enroló con la contraguerrilla. Él es un personaje típico de una serie de televisión. “Siempre digo que más allá de la izquierda o de la derecha, hay que conversar sobre los males del continente: son males profundos que han sembrado la lucha de contrarios. Me siento como un médico al que le traen un enfermo y lo curas: no le pides que te diga si es de izquierda o de derecha, para curarlo”. Cuando Guerra terminó el proceso de escritura de Domingo de revolución, decidió contar la historia de este personaje, bajo el entendido de que la literatura, sobre todo para muchos autores de su generación, se había convertido en una escritura de escritorio, “y me incluyo: he estado en una zona de confort”. “Estamos en un momento histórico en el que los malos son buenos y los buenos son malos, te das cuenta hasta en las series de televisión que una persona con buena voluntad puede trastornar al país: él conoce su condición histórica y no le molesta, incluso cree que muchas personas que piensan que no son mercenarios, al final lo son”, aseguró Wendy Guerra. Una de las cosas que más llamó la atención de la escritora es que muchos de esos mercenarios, entre ellos el protagonista de la novela, interpretaran en su guerra de guerrillas la música de Silvio Rodríguez. “Ahí me di cuenta que los opuestos se han dado la espalda. De ese mercenario todos tenemos un poco, porque a veces trabajamos para medios que no pagan bien, que nos explotan y todo ello estalla en situaciones en las que no quisiéramos estar involucrados”, enfatizó la escritora cubana.

 

 

Compilación realizada por Lorena López, escritora, traductora, biblioterapeuta, consultante en Feng Shui y terapeuta en Eft (técnicas de liberación emocional). 

«La ira», de Thich Nan Hann.

Una obra imprescindible para abordar la ira desde una perspectiva práctica.

Resultado de imagen para la ira thich nhat hanh

La base de todas las enseñanzas de Buda consiste en que la infelicidad humana se asienta fundamentalmente en tres elementos: la ignorancia, el apego y la ira. Y, de hecho, la ira, como ha demostrado la ciencia veinticinco siglos después, puede causar graves daños psíquicos y físicos. Sin embargo, no sólo podemos dominarla, sino incluso convertirla en una fuerza positiva, para lo cual disponemos de las herramientas necesarias en nuestro interior. Sólo tenemos que quererlo.

 

Los problemas relacionados con la ira son motivo frecuente de consulta a los profesionales de la psicología.

Incluso hay terapeutas que están especializados únicamente en el control de la ira y la agresividad, dato que nos habla de que es algo que afecta a muchas personas. ¿Cómo controlar la ira? Esto es precisamente lo que se preguntan los pacientes, puesto que suele ser difícil manejar la tendencia agresiva o a enfadarse sin ayuda externa.

Hoy tratamos el problema de la ira y la agresividad, y exponemos algunos consejos para controlarla.

¿Qué es exactamente la ira?

La ira es una emoción que se caracteriza por un incremento rápido del ritmo cardíaco, de la presión arterial y de los niveles de noradrenalina y adrenalina en sangre. También es común que la persona que siente ira se enrojezca, sude, tense sus músculos, respire de forma más rápida y vea aumentada su energía corporal.

Siendo una emoción relacionada con el impulso agresivo, algunos expertos señalan que la ira es la manifestación de la respuesta que emite nuestro cerebro para atacar o huir de un peligro. Por otra parte, el estado mental propio de los momentos de ira nos vuelve instintivos y merma nuestra capacidad para razonar.

Las causas de la ira

La ira puede surgir como consecuencia de un estado de inseguridad, envidia, miedo, etcétera. La ira puede aparecer también cuando somos incapaces de afrontar una situación concreta, pudiendo herirnos o molestarnos la forma en que actúan las personas de nuestro entorno.

En resumen, la ira o la agresividad suelen aparecer en situaciones que percibimos como una amenaza. Por tanto, la ira está fundamentada en sentimientos como el temor, el miedo, la frustración o incluso en cansancio.

Cuando nos sentimos frustrados ante algo, podemos reaccionar de varias maneras. Para el caso que nos ocupa, una de las posibles reacciones ante la frustración es la ira. La agresividad, por su parte, es la manifestación exterior de la cólera que sentimos.

La ira aparece de un modo automático ante algunas situaciones que nos obstaculizan para lograr fines u objetivos. Las emociones que sentimos no se producen sin razón, sino que cada una tiene una función específica. En el caso de la ira, el cerebro causa este estado para prepararnos para efectuar un esfuerzo superior para superar la dificultad que se nos ha presentado.

Tipos de ira

La ira tiene distintas facetas y adquiere diferentes formas:

1. La conducta agresiva y la violencia puede aparecer como una manera de lograr distintos objetivos cuando no hemos sido capaces de lograrlos sin usar la violencia. En este caso, podríamos hablar de una ira instrumental, porque la empleamos como un medio para obtener algo. Los terapeutas asocian esta conducta a unas pobres habilidades de tipo comunicativo o en el autocontrol, pero siempre será posible mejorar estos aspectos.

2. Puede aparecer la ira como explosión, a causa de haber aguantado durante mucho tiempo una situación injusta o perturbadora. Así, las pequeñas frustraciones diarias se van acumulando y, a base de no expresar nuestro malestar, acabamos estallando en un momento u otro. La solución a este tipo de círculos viciosos es gestionar adecuadamente la ira, y no ir acumulándola hasta explotar.

3. La ira como defensa surge cuando percibimos que nos están atacando o nos enfrentamos a una dificultad. Normalmente, tendemos a reaccionar de forma negativa más por intuición que por los hechos objetivos, lo que puede conducirnos a que nuestra ira sea poco justificada objetivamente.

¿Cómo controlar la ira? Algunos consejos para manejarla

Tomar conciencia de las causas que nos llevan a un estado de ira es un gran paso para avanzar hacia una buena gestión de nuestros enfados. Aprender a controlar la ira pasa por aprender a racionalizar algunas emociones e impulsos irracionales y relativizar las reacciones que nos produzcan algunos eventos de la vida.

En caso contrario, la agresividad y la ira nos puede conducir a un estado permanente de alerta que puede generar malas experiencias personales. Por tanto, uno de los factores claves en el manejo de la ira es el autocontrol, pero también cabe destacar las siguientes dinámicas en pos de desarrollar la prevención de la ira:

1. No acumular ira sino gestionarla adecuadamente

Cuando algo injusto sucede y no reaccionamos, vamos acumulando ira y enfado. Tarde o temprano, todo este enojo que vamos guardando estallará y puede dar lugar a un episodio de violencia verbal y/o física. Por tanto, es importante afrontar los problemas con asertividad y control, para no dejar que la bola del enfado vaya creciendo por momentos.

2. Evitar la mentalidad de ganador/perdedor

En muchas ocasiones, nos enfadamos como reacción a la frustración de no haber logrado algunos objetivos que nos planteábamos, o cuando algo no ha salido tal como esperábamos. En estos casos, la empatía es el rasgo distintivo entre aquellos que saben gestionar la frustración, controlar la ira y aceptar las contrariedades con deportividad. Debemos evitar plantear las relaciones interpersonales como un juego en que se gana o se pierde.

3. Reflexionar acerca de las causas y las consecuencias de nuestra irascibilidad

Pensar en ello y analizar si nuestra reacción emocional es realmente justificada nos puede ayudar. Muchas veces no pensamos por qué estallamos en un arrebato de ira, por ejemplo cuando conducimos un coche y reaccionamos instantáneamente insultando o haciendo gestos a otros conductores cuando hacen algo incorrecto.

En ese momento sería vital meditar sobre el porqué reaccionamos de este modo: ¿has pensado en las posibles consecuencias de tener un episodio de ira mientras estás conduciendo? Visto así tal vez vale la pena tomarse estas situaciones de otra manera.

4. Descansar lo suficiente

Cuando estamos agotados física o mentalmente, nuestras reacciones de ira y los impulsos agresivos son más frecuentes y tenemos menos herramientas para gestionarlos. Por este motivo es necesario descansar y  dormir a las horas necesarias: tanto en el plano cuantitativo (dormir mínimo 8 horas) como en lo cualitativo (descansar bien).

Además, existen varios momentos del día en que somos más vulnerables a estallar de ira, y eso varía de una persona a otra. Somos capaces de controlar la ira cuando estamos descansados, porque podemos analizar mejor las situaciones.

5. Relajación, meditación, autocontrol…

La relajación es la mejor manera de prevenir los ataques de ira. Existen distintas formas de relajarse: practicar deporte el yoga, la meditación, el Mindfulness, tomar un baño de agua caliente, o cualquier método que pase por distraer la mente y llevarnos a un estado de positividad.

De hecho, en los momentos concretos en que detectamos que podemos tener una reacción de ira, es una buena idea tratar de respirar profunda y lentamente durante por lo menos veinte segundos: esto hará que nuestro cuerpo se desintoxique de la negatividad y la irascibilidad que sentimos.

6. Evitar situaciones y personas irritantes

Debemos evitar encontrarnos en situaciones en que sabemos que pueden aumentar nuestra ira o llevarnos a un estado negativo. También es probable que conozcas ciertas personas que te irriten especialmente (las temidas personas tóxicas).

En la medida de lo posible, hay que tratar de evitar los contextos en que sepamos que podemos estallar, y en cuanto a las personas que nos irritan, algunas veces será imposible no tener ningún contacto (jefes, algún familiar en concreto), por tanto, en la medida de lo posible, habría que tratar de conversar con esa persona con el fin de que las interacciones no resulten tan irritantes.

7. Terapia con un psicólogo

La ayuda de un psicoterapeuta profesional y acreditado puede ayudar decisivamente a gestionar este tipo de reacciones emocionales, sobre todo cuando ha llegado un punto en que los comportamientos agresivos derivados de un mal control de la ira son frecuentes.

La terapia psicológica para estos casos está destinada a modificar actitudes que generan situaciones de enfado, y permiten lograr una reestructuración cognitiva para que el paciente pueda gestionar y controlar su ira. También se emplean algunas técnicas de control emocional para controlar la ira y manejar así la agresividad.

 

 

Compilación realizada por Lorena López, escritora, traductora, biblioterapeuta, consultante en Feng Shui y terapeuta en Eft (técnicas de liberación emocional). 

 

“Los secretos de la mente millonaria”, de T. Harv Eker.

  T. Harv Eker es un escritor, empresario y coaching canadiense conocido por sus teorías sobre la riqueza y la motivación. En su libro ‘Secrets of the Millionaire Mind’ (‘Secretos de la mente millonaria’) cuenta cómo fue capaz de amasar una gran riqueza con su propio esfuerzo, identifica un hábito diario aparentemente inofensivo que es común entre las personas corrientes y que los millonarios evitan: ¡quejarse!Resultado de imagen para secretos de la mente millonaria

 

“Quejarse es lo peor que uno puede hacer para conservar la salud o aumentar su riqueza”, afirma Eker en sus conferencias.

Eker explica que cuando nos quejamos nos estamos centrando en lo malo de la vida, y aquello en lo que nos centramos tiende a expandirse. “Lo semejante atrae a lo semejante”, observa el millonario. “Cuando nos quejamos lo que estamos haciendo es atraer ‘basura’ a nuestra vida”. Esto deja muy poco espacio para el crecimiento, especialmente para el crecimiento financiero.

Las conferencias de Eker se centran frecuentemente en su concepto de “mente millonaria”, una serie de “actitudes mentales que facilitan la riqueza”. Esta teoría propone que cada uno posee un “modelo financiero”, o un “guión interno que dicta cómo nos relacionamos con el dinero”, y que cambiando este modelo uno puede cambiar su habilidad para acumular riqueza.

En su libro, Eker enumera 17 formas en que los planes financieros de los ricos son diferentes a los de los pobres y la clase media. Uno de los temas identificados en esta lista es que los ricos descartan las creencias limitantes mientras el éxito sucumbe a ellos. Eker argumenta: Los ricos piensan: “Yo creo mi vida”, mientras que los pobres piensan: “La vida me sucede”, los ricos se centran en las oportunidades, mientras que los pobres se centran en los obstáculos, y los ricos admiran otra gente rica y exitosa, mientras que a los pobres les molestan los ricos y las personas de éxito.

Eker también dice que tan importante como no quejarse es alejarse de aquellas personas que lo hacen constantemente. “La energía negativa es contagiosa”, destaca.

“Hay que recordar que los que construimos nuestra vida somos nosotros y que constantemente estamos atrayendo éxito y basura”, escribe. “¡Es imperativo elegir nuestros pensamientos y nuestras palabras sabiamente!”, concluye.

Enseñanzas y frases de los Secretos de la Mente Millonaria

1. No te quejes, culpes o justifiques

Tú eres el responsable de lo que sucede en tu vida.

Así que, cada vez que te estés quejando por algo que sucedió, culpando a alguien por tu realidad o justificando la vida que estás llevando, date cuenta que estás aceptando que eres capaz de controlar tu vida, y que simplemente eres alguien que se deja llevar hacia donde otros quieren que vayas.

2. Escribe cada día algo que salió bien y algo que salió mal

Pregúntate, ¿qué hiciste para que esta situación ocurriera, y qué tan responsable eres de esto? Este pequeño ejercicio diario te mantendrá consciente que eres tú quien controla lo que sucede en tu vida, no otros, no el momento, no la situación…tú.

3. ¿Tienes objetivos económicos?

Anímate a escribir 5 objetivos relacionados con tu futuro económico que reflejen tu deseo y convección de alcanzar la riqueza, no la comodidad ni la estabilidad económica.

Ve más allá y enfócate en la abundancia.

Si bien estas metas deben ser realistas y con un plazo de tiempo determinado, debes mirar más allá de algo fácil de conseguir.

 

4. Olvídate por una vez de los precios del menú

Visita un restaurante, café o lugar que sea exclusivo y pide lo que se te antoje, no lo que tu bolsillo considere. Debes tener mentalidad de riqueza para alcanzarla, de lo contrario te quedarás en el lugar en el que estás hoy en día, queriendo pero no llegando.

5. Según los Secretos de la Mente Millonaria, la riqueza debe ser importante para ti

De forma concreta escribe porqué es importante la riqueza para ti, y la razón por la cual quieres alcanzarla.

6. Comprométete a ser rico

Declara que quieres ser rico y comprométete a lograrlo escribiendo:

Yo, _________, me comprometo a alcanzar la riqueza y ser millonario antes de__________.

Fírmalo y pégalo en tu pared, o entrégaselo a un amigo o familiar que te lo recuerde. Luego de hacer esto, analiza cómo te sientes…con miedo? con libertad? o simplemente no lo harás?

Puedes no hacerlo, igual, te quedarás donde te encuentras hoy en día.

7. Identifica cuáles son tus talentos

Todos nacemos con talentos que nos diferencian y nos permiten destacarnos entre todos los demás. ¿Cuáles son los tuyos?

Escríbelos y piensa cómo puedes utilizarlos en mayor cantidad en tu vida, en qué ámbito y lugar.

8. Impacta a más personas

Con toda seguridad tu trabajo implica solucionar un problema, generar alternativas o presentar oportunidades. De alguna forma u otra influyes a alguien más con lo que haces.

Teniendo en cuenta esto, piensa cómo puedes solucionar ese problema a 10, 20, 30 personas más, piensa en diferentes estrategias y alternativas.

 

9. Ejecuta, ejecuta y ejecuta

Ha llegado la hora de ejecutar ese proyecto, idea de negocio o situación al que le has querido dar vida por tanto tiempo.

Independientemente de la razón o excusas que hayas tenido en el pasado, de la circunstancia en la que te encuentres, o lo que sea que estés imaginando…empieza ya mismo. Ejecútalo y hazlo realidad, tu realidad.

Si estás buscando ideas de negocio, considera alguna de estas franquicias baratas para emprender tu negocio.

10. Sé un optimista

Todo aquello que ocurre en tu vida puede ser una oportunidad y no un obstáculo; es cuestión de cómo lo mires, de ver el vaso medio lleno o medio vacío. Eso sí, la abundancia no admite vasos medio vacíos y mentalidades pesimistas.

11. Enfócate en aquello que tienes

Enfócate en todo lo que tienes, y no en lo que te falta. Escribe 15 cosas que tengas y con las que te sientas agradecido, cada mañana que te levantes, léelas y entiende que si no aprecias lo que tienes, nunca tendrás algo de más.

12. Admira lo que quieres

En vez de criticar y juzgar a aquellas personas que tienen dinero, casas bonitas, carros lujosos y otras posesiones, admíralas y bendícelas.

En otras palabras, admira a aquellas personas exitosas y llenas de riqueza, existe una razón simple para hacerlo: no conseguirás aquello que criticas, alcanzarás todo lo que admiras y buscas.

13. Escribe una carta a alguien que admires:

Tómate el tiempo de escribirle una carta a alguien que admires; no tienes que conocerlo, simplemente escríbele porqué lo admiras y como aprecias sus logros.

14. Inspírate con un libro

Existen libros acerca de personas que fueron extremadamente exitosas y que pueden inspirarte.

Biografías como la de Steve Jobs y otros personajes pueden enseñarte la estrategias y sobretodo, la perspectiva de riqueza, que los condujo al nivel de éxito que alcanzaron, o que han alcanzado.

 

15. Ingresa a un club

Rodéate de gente exitosa,  esa es la intención de afiliarte a un club de tenis, de negocio, de golf, de café, de lo que sea.

Si no puedes pagar sus membresía visita un lugar exclusivo de tu ciudad, pide algo, y analiza cómo se comportan éstas personas, entenderás que no tienen nada de distintos a ti.

16. Afuera lo negativo

Esa persona negativa que tienes al lado debes alejarla, lo único que está haciendo es desviarte de tu objetivo y deseo de riqueza; si es un familiar tuyo, por difícil que sea, debes apartarte de su compañía.

Lo mismo sucede con ese lugar o situación que solo te trae pensamientos e ideas negativas. Aléjate.

17. Rompe la relación con tu televisor

La relación que estás llevando con el televisor no es sana, y lo deberías saberlo, esa cantidad de horas que inviertes en él diariamente está alejándote de tus objetivos de abundancia.

18. Evalúa tus productos

¿Qué puntaje se merece el producto o servicio que estás vendiendo o estás apunto de vender?

Si consideras que tiene una calificación baja, deberías dejar de ofrecerlo inmediatamente; no hay ninguna razón para estar vendiendo algo en lo que no crees. Esta es una de las claves más importantes para crear negocios rentables  y exitosos.

19. Experto en ventas

Busca libros, oye a expertos, asiste a cursos de ventas  y charlas con el fin de aprender a vender.

No existe riqueza sin la capacidad de venta y mercadeo; debes aprender a vender tu habilidades, capacidades, experiencias y técnicas. Debes aprender a venderte.

20. El tamaño de tus problemas depende de tu mente

Las situaciones que enfrentas en tu vida no son ni grandes ni pequeñas, no son imposibles o sencillas…simplemente son situaciones analizadas bajo cierto punto de vista.

Si eres pesimista, todos tus problemas serán inmensos e imposibles de solucionar, si no consideras que estás preparado para afrontarlo, toda situación será un calvario.

Cambia de perspectiva y ten la seguridad que eres más grande que todo problema.

21. Soluciona un problema

Piensa en ese momento difícil por la cual estás pasando, ahora escríbelo en un papel junto a 10 acciones concretas e inmediatas que implementarás para darle solución.

Este pequeño ejercicio te hará enfocar en la solución y no en el problema, y con seguridad, te ayudará a darle fin.

22. Aprende a recibir

De ahora en adelante cada vez que recibas un cumplido, simplemente di gracias; aprende a practicar las actitudes y comportamientos recibir.

Muchas veces cuando te dicen algo positivo, sueles responder diciendo otro cumplido a quien te lo dijo.

 

Si bien esto no es malo, debes aprender a recibir y a sentir el placer de la recompensa. Ahora, cuando alguien merezca un cumplido entrégaselo y no esperes algo en retribución.

El libro de Los Secretos de la Mente Millonaria te enseñan a valorarte, y te recuerda celebrar tus metas alcanzadas.

23. Celebra tu dinero

Independientemente del dinero que recibas o de quién lo recibas; puede ser el que te encuentras en el suelo, la lotería, tu sueldo, tus impuestos, un bono… lo que sea, celébralo y agradece al universo por recibirlo.

Todos los pensamientos que albergas en tu mente se reflejan en la realidad, así que cada vez que celebres el dinero que recibes, el universo se encargará de ponerte más en los bolsillos.

De hecho, podrías utilizar algunas de estas  frases de éxito  para recordarte la importancia de agradecer el dinero que tienes.

24. Consiéntete

Una vez por mes deberías hacer algo que te llene de satisfacción; algo como irte de paseo, alquilar un bote, comer en un restaurante de clase, recibir un masaje, descansar en un hotel por una noche, que te atiendan todo el día en la cama.

El objetivo de este día es que te sientas millonario, rico y que lo mereces. Este tipo de experiencias reflejan tu abundancia. Recuerda la importancia de las señales que envías a tu entorno.

25. Cobra por tus resultados, no por tu tiempo

Si actualmente te encuentras ganando un salario quincenal o mensual por ir determinadas horas a tu trabajo, proponle a tu jefe o compañía que te permitan recibir parte de tu salario con base a tus resultados o productividad.

Si tu caso es que tienes un negocio, genera una estrategia donde tus empleados, aliados y proveedores ganen con base al resultado de las ventas.

Adicionalmente, asegúrate que tu salario no sea tu única fuente de ingresos.

26. Cambia de trabajo

Si eres empleado y sientes que no estás siendo bien remunerado, o que tu pago no es justo respecto a tus resultados, considera la posibilidad de iniciar tu negocio.

Tienes muchas formas de comenzar, algunas posibilidades son: hacerlo a medio tiempo, asesorando a otras empresas, haciendo consultorías.

Considera cada una de ellas con base a un sistema de cobro por resultado, y no solo por tiempo.

27. Ten una mentalidad de abundancia

¿Por qué no puedes tener las dos cosas que te están ofreciendo? Muchas veces te hacen propuestas donde tienes que escoger una de las opciones; trata de pensar y analizar lo que tienes que hacer para obtener ambas.

28. Dinero en circulación

El dinero funciona en giros dentro de una sociedad. Este viene a ti, tú le das los usos que necesitas y luego parte hacia otras personas.

Así que cada vez que gastes o decides invertir tu dinero, recuerda que este está generando valor para la persona que lo está recibiendo, y que tú haces parte de ese proceso.

29. Conviértete en un modelo a seguir

Practica y lleva un estilo de vida en el cual seas consciente que tú eres un modelo de conducta de otras personas.

Lleva un comportamiento que inspire a cambiar a los demás, siendo amable, humilde, generoso y sobretodo rico. Recuerda:

Sé el cambio que quieres ver en el mundo: Mahatma GandhiCOMPARTE EN TWITTER

30. Factores de la riqueza

Enfócate en cada uno de los elementos que constituyen tu riqueza:

  •  Ganar dinero extra incrementando tus ingresos.
  • Aprender cómo ahorrar tu dinero.
  • Incrementar el rendimiento de tus inversiones
  • Simplificar tu estilo de vida reduciendo los gastos innecesarios.

31. Calcula tu riqueza

¿Ya sabes cuánto es tu fortuna neta? Si quieres averiguarlo debes sumar todo lo que tienes, todo.

Esto se conoce como activos y se componen de tu casa, apartamento, carro, computador, ropa…todas tus pertenencias.

Luego resta todo lo que debes, que se conoce como pasivo. Comprométete a revisar este valor cada tres meses y decide sobre cual te quieres enfocar: ¿en tus activos, o en tu pasivos?

32. Invierte en tu retiro

En el libro Los Secretos de la Mente Millonaria, el autor sugiere que abras una cuenta bancaria donde depositarás cada mes el 10% de tu salario y del resto de tus ingresos.

Debes prometerte nunca gastar este dinero, únicamente vas a invertirlo buscando rendimientos e ingresos para tu jubilación.

33. Empieza una alcancía

Desde hoy cogerás un tarro de tu cocina y empezarás a depositar cuanta moneda se te cruce por el camino.

No importa cuánto ahorres, si es 1 o 10 dólares diarios, lo importante es que entiendas la importancia del ahorro y de sus beneficios a largo plazo. Con seguridad que este dólar dentro de un año serán cientos.

34. Crea una cuenta para divertirte

Tienes dos opciones, abrir una cuenta o comenzar una alcancía nueva; cualquiera que sea que escojas vas a depositar 10% de tus ingresos allí y este dinero lo vas a utilizar para divertirte y jugar; gástate este dinero en lo que te gusta.

Adicionalmente debes abrir 4 cuentas más:

1. Cuenta de largo plazo: Allí depositarás 10% de tus ingresos para gastos de largo plazo.

2. Cuenta de formación: Un 10% destinado a todos los cursos, diplomados y clases a las que quieras asistir.

Conoce nuestra sección de cursos para tu formación profesional.

3. Cuenta de caridad: Utiliza otro 10% de tu salario para destinarlo a ayudar a los demás, independientemente de cómo desees hacerlo.

4. Cuenta de necesidades básicas: El 50% restante de tus ingresos vas a utilizar para vivir y cubrir tus necesidades más importantes.

35. Administra adecuadamente tu dinero

No importa si estás ganando un salario mínimo o ganando miles de dólares mensuales, debes empezar a administrarlo hoy mismo.

Una de las enseñanzas claves del libro Los Secretos de la Mente Millonaria, es cuidar tu dinero dándole un bueno uso.

Es de suma importancia que comiences a dividir tus ingresos en las respectivas cuentas; así sean 10 centavos que debas poner en cada una de tus cuentas.

36. Infórmate y prepárate

Existen muchas formas de aprender y de prepararte para la riqueza. Puedes asistir a seminarios, cursos, leer libros, suscribirte a revistas de inversión.

Esto no significa que sigas al pie de la letra sus recomendaciones, se trata de que te rodees de este conocimiento, que entiendas los conceptos y tengas alguna idea de hacia donde va la economía.

Lo importante es que aprendas a invertir.

37. Ingresos pasivos

En Los Secretos de la Mente Millonaria se deja muy claro que necesitas generar ambos tipos de ingresos: los activos que son producto de tu trabajo y presencia; y pasivos que no necesitan de tu presencia o trabajo para producirse.

Existen muchas formas de generar estos últimos como las inversiones en bolsa o invirtiendo en algún negocio.

Conoce los pasos para aprender cómo alcanzar la libertad financiera.

38. Compra propiedad raíz

Mejor no lo pudo decir T. Harv Eker en su libro Los Secretos de la Mente Millonaria:

“No esperes a comprar bienes inmuebles o propiedad raíz, compra y luego espera”

39. Pre-ocupaciones respecto al dinero

Identifica y escribe en un papel cuales son tus principales temores, inquietudes o reservas respecto al dinero y la riqueza.

Lo mejor que puedes hacer es preguntarte qué pasaría si cada una de estas situaciones se volviera realidad, y luego pensar si lograrías sobrevivir a ellas.

Lo más seguro es que sí, así que deja de preocuparte y ocúpate por volverte rico.

40. Sal de tu zona de confort

Toma decisiones que sabes te resultarán incómodas; no existe otra forma para aprender cómo salir de tu zona de confort en la cual has decidido vivir.

Algunas situaciones que podrías vivir son: hablar con personas desconocidas, pedir ese ascenso o aumento de salario a tu jefe, levántate más temprano, cambia de recorrido…

41. Desafía tu “no puedo”

Entre las enseñanzas que encontrarás en Los Secretos de la Mente Millonaria es practica el control de tu mente y pensamientos.

Debes analizar cada uno de los pensamientos que albergas y determinar cómo afectan estos tu realidad. Esto se conoce como disciplina mental

Cada vez que estés dominado por tu “no puedo”, “no quiero”, “me da miedo” recuerda que la mayoría de tus decisiones están siendo tomadas con base a tus temores y no con base en tu deseos.

Aléjate de la seguridad y aspira por la libertad. La mejor forma de lograr esto es, que cada vez que sientas miedo, hazlo de igual forma, y entenderás que tu éxito no se limita a tus temores.

42. Enfócate en tu crecimiento

Comprométete a leer un libro cada mes, a asistir a un curso de finanzas personales, a un seminario de inversiones…

Recuerda que  tú eres el mejor activo en el que puedes invertir.

43. Comprométete con alguien

Háblale a alguien más de tus objetivos financieros y de tus metas; comprométete con esa persona cercana y pide que te evalúe constantemente.

Si bien necesitas tener un compromiso contigo mismo, es importante que alguien más esté al tanto de tu proceso y deseos. Esto te ayudará a conseguirlo de una manera más rápida y fácil.

44. Lee el libro Los Secretos de la Mente Millonaria

Este libro ha cambiado millones de mente, y en él ampliarás todos tus conocimientos prácticos respecto a esta guía.

Ten la seguridad que tu vida cambiará una vez decides leer el libro, ya que entenderás que la mente es tu principal recurso para construir tu riqueza.

45. No te conformes con tu situación actual

Cada día es una oportunidad para acercarte a tus metas financieras. No solo se trata de leer Los Secretos de la Mente Millonaria, es de construir un estilo de vida donde todos los días busques mejorar respecto al día anterior.

La riqueza, el dinero y todo lo que tienes es producto de los pensamientos que albergas en tu mente, de la conversación que tienes a diario contigo mismo.

Así que cuando aprendas a dominar tu mente, habrás aprendido a construir tu riqueza. De esto se trata Los Secretos de la Mente Millonaria.

 

 

 

 

 

 

Compilación realizada por Lorena López, escritora, traductora, biblioterapeuta, consultante en Feng Shui y terapeuta en Eft (técnicas de liberación emocional).